Influencia de la Civilización Islámica en Occidente (René Guénon)

La mayoría de los europeos no han evaluado exactamente la importancia del aporte que han recibido de la civilización islámica, ni han comprendido la naturaleza de sus tomas a esta civilización en el pasado y algunos hasta desconocen totalmente todo lo que a la misma se refiere. Eso viene de que la historia como se les enseña trasviste los hechos y parece haber sido alterada voluntariamente sobre muchos puntos. Es a ultranza que la enseñanza en cuestión proclama la poca consideración que le inspira la civilización islámica, y tiene el hábito de rebajar el mérito de la misma cada vez que se presenta la ocasión de ello. Importa destacar que la enseñanza histórica en la Universidades de Europa no muestra la influencia de que se trata. Antes al contrario, las verdades que deberían ser dichas sobre esta tema, ya sea que se trata de profesar o de escribir, son sistemáticamente descartas, sobre todo en cuanto a los acontecimientos más importantes.
Por ejemplo, si es generalmente conocido que España ha permanecido bajo la ley islámica durante varios siglos, jamás se dice que lo mismo ocurrió en otros países, tales como Sicilia y la parte meridional de la actual Francia. Algunos quieren atribuir este silencio de los historiadores a ciertos prejuicios religiosos. Pero, ¿qué decir de los historiadores actuales cuya mayoría carecen de religión, cuando no son adversarios de toda religión, cuando vienen a confirmar lo que sus antecesores han dicho de contrario a la verdad?.
Es pues menester ver ahí una consecuencia del orgullo y de la presunción de los occidentales, sesgo que les impide reconocer la verdad y la importancia de sus débitos hacia oriente.
Lo más extraño en esta ocurrencia es ver a los europeos considerarse como los herederos directos de la civilización helénica, cuando es que la verdad de los hechos incrimina esta pretensión. La realidad extraída de la historia misma establece perentoriamente que la ciencia y la filosofía griegas han sido transmitidas a los europeos por la mediación de los musulmanes. En otros términos, el patrimonio intelectual de los helenos no ha llegado a occidente sino después de haber sido seriamente estudiado por el Próximo Oriente y si no hubiera sido por los doctos sabios del islam y sus filósofos, los europeos habrían permanecido en la ignorancia total de esos conocimientos durante mucho tiempo, ello, si es que hubieran llegado jamás a conocerlos.
Conviene hacer observar que hablamos aquí de la influencia de la civilización islámica y no especialmente árabe como se dice algunas veces sin razón. Ya que la mayoría de los que han ejercido esta influencia en occidente no eran de raza árabe y si su lengua era árabe, era solo una consecuencia de su adopción de la religión islámica.
Dado que somos llevado a hablar de la lengua árabe podemos ver una prueba cierta de la extensión de esta misma influencia en occidente en la existencia de términos de origen y de raíz árabes mucho más numerosos de lo que se cree generalmente, incorporados en casi todas las lenguas europeas y cuyo empleo se ha continuado hasta nosotros, aún cuando que muchos de entre los europeos que se sirven de ellos ignoran totalmente su verdadero origen. Como las palabras no son otra cosa que el vehículo de las ideas y el medio de exteriorización del pensamiento, se concibe que sea extremadamente fácil deducir de estos hechos la transmisión de las ideas y de las concepciones islámicas mismas.
De hecho, la influencia de la civilización islámica se ha extendido en una muy amplia medida y de una manera sensible a todos los dominios, ciencias, artes, filosofía, etcétera. España era entonces un medio muy importante a este respecto y el principal centro de difusión de esta civilización. Nuestra intención no es la de tratar en detalle cada uno de estos aspectos ni la de definir el área de extensión de la civilización islámica, sino solo la de indicar algunos hechos que consideramos como particularmente importantes, si bien que sean poco numerosos en nuestra época los que reconozcan esta importancia.
En lo que concierne a las ciencias, podemos hacer una distinción entre las ciencias naturales y las ciencias matemáticas. Para las primeras, sabemos con certeza que algunas de entre ellas han sido transmitidas por la civilización islámica a Europa que se las tomó de una manera completa. La química, por ejemplo, ha guardado siempre su nombre árabe, nombre cuyo origen se remonta por lo demás al antiguo Egipto, y eso, aunque el sentido superior y profundo de esta ciencia haya devenido enteramente desconocido a los modernos y como perdido para ellos.
Para tomar otro ejemplo, el de la astronomía, los términos técnicos que son empleados en la misma en todas las lenguas europeas son todavía en su mayor parte de origen árabe, y los nombres de muchos cuerpos celestes no han dejado de ser los nombres árabes empleados tal cuales por los astrónomos de todos los países. Esto se debe al hecho de que los trabajos de los astrónomos griegos de la Antigüedad, tales como Tolomeo de Alejandría, habían sido conocidos por las traducciones árabes al mismo tiempo que los de sus continuadores musulmanes. Sería por lo demás fácil mostrar en general que la mayoría de los conocimientos geográficos concernientes a las regiones más alejadas de Asia o de Africa han sido adquiridos durante mucho tiempo por exploradores árabes que han visitado numerosas regiones y podríanse citar muchos otros hechos de este género.
Por lo que se refiere a las invenciones que no son más que aplicaciones de las ciencias naturales, han seguido igualmente la misma vía de transmisión, es decir, la mediación musulmana, y la historia del reloj de agua ofrecido por el Khalifa Haroun - El -Rachid al emperador Carlomagno, todavía no ha desaparecido de las memorias.
En lo que concierne a las ciencias matemáticas, conviene acordarles una atención particular bajo esta relación. En este vasto dominio, no es solo la ciencia griega la que ha sido transmitida a occidente por la mediación de la civilización islámica, sino también la ciencia hindú. Los griegos también habían desarrollado la geometría, e incluso la ciencia de los números que, para ellos, estaba siempre vinculada a la consideración de las figuras geométricas correspondientes. Ese predominio dado a la geometría aparece claramente, por ejemplo, en Platón. Sin embargo existe otra parte de las matemáticas perteneciente a la ciencia de los números que no es conocida, como las demás bajo una denominación griega en las lenguas europeas, por la razón de que los antiguos griegos la han ignorado. Esta ciencia es el álgebra, cuya fuente primera ha sido la India y cuya denominación árabe muestra suficientemente como la misma ha sido transmitida a occidente.
Otro hecho que es bueno señalar aquí a pesar de su menor importancia, viene todavía a corroborar lo que hemos dicho, y es que las cifras empleadas por los europeos son por todas partes conocidas como cifras árabes, aunque su origen primero sea en realidad hindú, ya que los signos de numeración empleados originariamente por los árabes no eran otros que las letras de alfabeto mismas.
Si abandonamos ahora el examen de las ciencias por el de las artes, haremos observar que, en lo que concierne a la literatura y a la poesía, innumerables ideas provenientes de los escritores y de los poetas musulmanes, han sido utilizadas en la literatura europea, y también que incluso algunos escritores occidentales han llegado hasta la imitación pura y simple de sus obras. De igual modo, pueden relevarse huellas de la influencia islámica en arquitectura, y eso de una manera enteramente particular en la Edad Media; así, la ventaja de ojiva cuyo carácter se ha afirmado al punto de que ha dado su nombre a un estilo arquitectural, tiene incontestablemente su origen en la arquitectura islámica, ello, aunque numerosas teorías fantásticas hayan sido inventadas para disipar esta verdad. Las teorías en cuestión son contradichas por la existencia de una tradición entre los constructores mismos que afirman constantemente la transmisión de sus conocimientos a partir del Próximo Oriente.
Estos conocimientos revestían un carácter secreto y daban a su arte un sentido simbólico; tenían relaciones muy estrechas con la ciencia de los números y su origen primero ha sido siempre atribuido a los que edificaron el Templo de Salomón.

Sea lo que fuere del origen lejano de esta ciencia, no es posible que la misma haya sido transmitida a la Europa de la Edad Media por un intermediario distinto que el del mundo musulmán. Conviene decir a este respecto que estos constructores constituidos en corporaciones que poseían ritos especiales, se consideraban y se designaban en occidente como extraños o, antes bien, como extranjeros, inclusive en su país natal, y que esta denominación subsiste hasta nuestros días, aunque estas cosas hayan devenido obscuras y no sean ya conocidas más que por un número ínfimo de gentes.
En esta rápida exposición, es menester mencionar otro dominio, el de la filosofía, donde la influencia islámica alcanzó en la Edad Media una importancia tan considerable que ninguno de los más encarnecidos adversarios de oriente podría desconocer la fuerza. Puede verdaderamente decirse que Europa, en aquel momento, no disponía de ningún otro medio para llegar al conocimiento de la filosofía griega. Las traducciones latinas de Platón y de Aristóteles, que eran utilizadas entonces, no habían sido hechas directamente sobre los originales, sino sobre traducciones árabes anteriores, a las cuales estaban agregados los comentarios de los filósofos musulmanes contemporáneos, tales como Averroes, Avicena, etcétera.
La filosofía de entonces, conocida bajo el nombre de escolástica, es generalmente distinguida en musulmana, judía y cristiana. Pero es la musulmana la que están en la fuente de las otras dos y más particularmente de la filosofía judía, que ha florecido en España y cuyo vehículo era la lengua árabe, como ello se puede constatar por obras tan importantes como las de Moussa - Ibn - Maimoun (Maimónides) que ha inspirado la filosofía judía posterior de varios siglos hasta la de Spinoza, en la que algunas de sus ideas son todavía muy reconocibles.
Pero no es necesario continuar la enumeración de hechos que todos los que tienen alguna noción de la historia del pensamiento conocen. Es preferible estudiar para terminar otros hechos de un orden enteramente diferente, totalmente ignorados por la mayoría de los modernos que, particularmente en Europa, no tienen ni siquiera la más ligera idea de ellos, mientras que bajo nuestro punto de vista estas cosas presentan un interés mucho más considerable que todos los conocimientos exteriores de la ciencia y de la filosofía. Queremos hablar del esoterismo con todo lo que se le vincula y todo lo que se desprende el mismo en tanto que conocimiento derivado, constituyendo ciencias totalmente diferentes de las que son conocidas por los modernos.
En realidad, Europa nada tiene en nuestros días que pueda recordar esas ciencias, es más, occidente ignora todo de los conocimientos verdaderos tales como el esoterismo y sus análogos, mientras que en la Edad Media la cosa era enteramente diferente; y, en este dominio también, la influencia islámica en aquella época aparece de la manera más luminosa y evidente. Por lo demás es muy fácil revelar las huellas de la misma en obra cuyos múltiples sentidos y cuya meta real eran muy distintos que literarios.
Algunos europeos han comenzado por sí mismos a descubrir algo de este género concretamente por el estudio que han hecho de los poemas de Dante, pero sin llegar a la comprensión perfecta de su verdadera naturaleza. Hace algunos años, un orientalista español, don Miguel Asin Palacios, ha escrito una obra sobre las influencias musulmanas en la obra de Dante y ha demostrado que mucho de los símbolos y de las expresiones empleadas por el poeta, lo habían sido antes de él por esoteristas musulmanas y en particular por Sidi Mohyiddin - Ibn - Arabi. Desafortunadamente, las precisiones de este erudito no han mostrado la importancia de los símbolos puestos en obra. Un escritor italiano, muerto recientemente, Luigi Valli, ha estudiado un poco más profundamente la obra de Dante y ha concluido que no ha sido el único en emplear los procedimientos simbólicos utilizados en la poesía esotérica persa y árabe; en el país de Dante y entre sus contemporáneos, todos estos poetas eran miembros de una organización de carácter secreto denominada Fieles de Amor de la cual Dante mismo era uno de los jefes. Pero cuando Luigi Valli ha intentado penetrar el sentido de su lenguaje secreto, le ha sido imposible a él también reconocer el verdadero carácter de aquella organización o de las demás de la misma naturaleza constituidas en Europa en la Edad Media (1). La verdad es que ciertas personalidades desconocidas se encontraban detrás de estas asociaciones y las inspiraban; eran conocidos bajo diferentes nombres, de los cuales el más importante era el de Hermanos de la Rosa Cruz. Éstos no poseían en punto ninguno, por otra parte, reglas escritas y no constituían una sociedad, tampoco tenían reuniones determinadas, y todo lo que puede decirse de ellos es que habían alcanzado un cierto estado espiritual que nos autoriza a llamarles sufis europeos, o al menos çawwufîn llegados a un alto grado en esta jerarquía. Se dice también que estos Hermanos de la Rosa Cruz que se servían como cobertura de estas corporaciones que hemos cuestionado, enseñaban la alquimia y otras ciencias idénticas a las que estaban entonces en plena floración en el mundo del islam. Ciertamente, formaban un eslabón de la cadena que ligaba oriente y occidente y establecían un contacto permanente con los sufis musulmanes, contacto simbolizado por los viajes atribuidos a su fundador legendario.
Pero todos estos hechos no han llegado al conocimiento de la historia ordinaria que no lleva sus investigaciones más allá de la apariencia de los hechos, cuando es que es ahí, puede decirse, donde se encuentra la verdadera llave que permitiría la solución de tantos enigmas que de otro modo quedarían siempre obscuros e indescifrables.

1) Publicado en Études traditionnelles, XII - 1950, páginas 337-344. Artículo traducido del árabe, aparecido en la Revista El Marifah.