Neo Strasserismo en Argentina

Queremos abrir una cuestión bastante particular que creemos que nos compete abordar de forma oficial en nuestro órgano doctrinal.

En primer lugar, no pretendemos abordar ésta cuestión bajo ningún punto de vista partidario, grupal o en nombre de alguna organización, sólo representando la postura oficial del Nacionalsocialismo Ortodoxo en la posguerra.

Creemos que la vuelta del Nacionalsocialismo al poder en Occidente es un hecho que sólo resta tiempo en consumarse e indicamos a aquellos opositores de ésta realidad como unos simples abnegados mentales, personas sufrientes de esclerozamiento mental y fosilización espiritual.

Aunque creemos plenamente en ésta realidad que está llegando, creemos que como protagonistas nos compete despejar de dudas e indicar con precisión quienes son éstas perversas mentes subversivas que se oponen a la ideología del Orden Natural.

Sabemos que éste sistema fue fundado y promovido desde la Subversión Inglesa en Francia, mal llamada: “Revolución Francesa” y su máxima característica es estar basado (el sistema que hoy gobierna Occidente) en la mentira, la falsedad y la calumnia, es la forma con la que los “Revolucionarios” de la Francia Liberal se oponían a sus enemigos antirevolucionarios y es la misma forma con la que los Aliados asentaron su conquista bélica a partir de 1945 hasta la fecha y han instaurado su tiranía demócrata liberal en todo Occidente, no sería de extrañar que éste cáncer mundial utilice las mismas tácticas para neutralizar a los movimientos ideológicos que pueden surgir y de hecho esto es lo que hacen.

Siendo el Nacionalsocialismo, el único movimiento que derrotó y puede derrotar a la maldad propiamente dicha en el Mundo, al régimen más sanguinario y perverso jamás visto, que como si fuera poco cree haber inventado la felicidad para el género humano, éste sistema es el Liberalismo.

Por lo tanto podemos deducir fácilmente que sobre el Nacionalsocialismo, la mentira, la calumnia y la falsedad están vertidas y junto con esto se aplica otro medio muy efectivo del liberalismo masónico: “Divide y Reinarás”.

¿Qué mejor que sumado a las mentiras que pesan sobre el enemigo, dividir sus fuerzas para así poder captarlas?. Bueno, esto es lo que se hace en los tiempos actuales y para frenarlo, lo que nos proponemos es dar una avanzada con la ortodoxia doctrinal de nuestra cosmovisión, reivindicándola, unificando a los elementos leales y denunciando a los traidores.

Hacemos esto ya que consideramos que la frontalidad es una de las características básicas de la ideología que defendemos, característica que nos ha dado muchas alegrías y problemas también.

Desde el principio de los tiempos, los movimientos traidores a la vida: Liberales (ya sean derechistas, marxistas o anarquistas) han envidiado en gran medida a la verdadera popularidad de los movimientos de tercera posición, ya que los primeros jamás han logrado despertar semejantes volcanes de pasión, fanatismo y lealtad.

Los movimientos liberales, siempre han tenido que recurrir a la táctica foquista para poder instaurar sus dictaduras materialistas y en dichos actos han amedrentado a la población que decían salvar, han robado, ultrajado y asesinado a cuanto se les ponga encima, inclusive a sus correligionarios considerados más “blandos” bajo el título de “reaccionarios” ésta radicalización llevó a la subversión liberal a buscar la forma de quedarse con la popularidad de los movimientos de tercera posición.

Cuando la Luz, la Verdad y la Belleza son encarnizadas en una Cosmovisión, valiéndose de un estudio irrefutable de la realidad, los traidores a la vida sólo tienen dos formas de combatir dicha cosmovisión: Con violencia o con mentira, es decir…

Exterminar a los Defensores de dicha Cosmovisión o inocular elementos ideológicos desviados para volver a dicha Cosmovisión servicial a la traición.

Por lo tanto, nos encontramos que siendo martirizados los líderes Nacionalsocialistas en Nüremberg y despertando ésta ideología a nivel mundial en una escala no esperada por ninguno de los traidores a la vida, precisan de la segunda estrategia y la utilizarán, para los fines enumerados: Que los liberales se queden con la popularidad de la auténtica tercera posición y desviar ésta ideología a que sea servil a la traición.

Si bien el término “Strasserismo” es ajeno a lo que políticamente se conoce como Argentina, vemos el paralelismo entre el antimovimiento Strasserista en Alemania y los Montoneros en Argentina, vemos como los hermanos Strasser por órdenes de la Corona Británica trataron de infiltrar el Nacionalbolchevismo dentro del Nacionalsocialismo para convertir a éste en funcional a los intereses económicos de la Corona Británica.

En Argentina sucedió lo mismo con el Nacional Justicialismo, elementos subversivos infiltraron dicho movimiento para volverlo servil a los intereses de los traidores a la vida y pervertirlo ideológicamente.

Los resultados de éstas movidas están a la vista de todos…

El Nacionalsocialismo tuvo la capacidad de neutralizar la subversión y acabarla fácilmente, el Nacional Justicialismo no tuvo la misma suerte, la subversión se apoderó de su movimiento y hoy tenemos al Justicialismo como el arma más grande de sometimiento a los intereses de la opresión mundial que sufre la Argentina.

Sin entrar en minuciosos detalles históricos que no vienen al caso en éste informe, podemos ver como el Nacional Justicialismo nació siendo una adaptación del Nacionalsocialismo en la posguerra para la Argentina, terminó siendo infiltrado por el Liberalismo de Derecha y de Izquierda, ni que hablar de la gran cantidad de Masones y Sionistas dentro de dicho arco político en la actualidad y como se fué deformando poco a poco dicho movimiento (Nacional Justicialista) con su fundador en vida o sin él.

De cara a un nuevo siglo, viendo los hechos que están por suceder en el Mundo, todo está dado para un resurgimiento de la auténtica tercera posición en Occidente (el Nacionalsocialismo) y los liberales se ven en la desesperada necesidad de frenar ésta cuestión de alguna forma, por lo tanto necesitan reflotar los emprendimientos que alguna vez promovieron y que en un caso le dio resultado y en otro no, por eso es que hoy estamos viendo como en distintos lugares del Mundo las corrientes infiltradas en la Tercera Posición están volviendo al asecho, vemos en Europa una cantidad de Nacional Bolcheviques, Nacional Anarquistas y distintos grupos Neonazis que sólo tienen como bandera una versión subversiva de lo que pretenden destruir (y supuestamente defender), el Nacionalsocialismo y ésta cuestión en Argentina no puede ser menos…

Volviendo a movilizarse nuevamente la Tercera Posición Nacionalsocialista, los traidores a la Vida en Argentina precisan nuevamente reflotar el movimiento Montonero para intentar frenar de alguna forma la inminente vuelta del Nacionalsocialismo al poder, ésta es una realidad tangible que quien quiera negar verla está autoengañándose y con dicha inocencia está beneficiando a los enemigos.

Ante ésta problemática, cabe preguntarse: ¿Cómo se los puede identificar?, ¿quiénes son los Montoneros hoy?, ¿qué solución existe?.

Lo primero que se debe hacer, antes de ofrecer una solución, es identificar a ésta subversión en nuestra actualidad argentina y a modo de introducción se puede refutar con simpleza su perverso discurso.

Se entiende que quien pretende pervertir un ideal, debe de alguna forma, tratar de trastornar su eje doctrinal, a modo de ejemplo se puede decir que, quien pretenda pervertir el Cristianismo, tiene que buscar la forma de poner en duda, hacer ignorar u olvidar el reconocimiento de Jesús el Cristo como Salvador de la Humanidad.

De igual forma, quien pretenda subvertir la auténtica Tercera Posición, el Nacionalsocialismo, tiene que buscar la forma de poner en duda, hacer ignorar u hacer olvidar el reconocimiento de la Raza como eje mundial y como supremo conector de los pueblos humanos con su naturaleza.

Es justamente esto lo que buscan los subversivos:

En primer lugar, valiéndose de teorías netamente marxistas gramscianas y progresistas de que “Argentina es un crisol de razas” lo más curioso es que ninguno de ellos posee un conocimiento científico, antropológico y biológico suficiente o respetable para hacer una afirmación así y con tanta simpleza rechazar todo un ideal formado, sin contar que hacer dicha afirmación es una muestra de completa ignorancia de toda la historia Argentina, país que fue forjado, defendido y fundado por elementos racialmente arios, por lo tanto desatender ésta cuestión es una traición a la Patria porque es faltarle el respeto a la sangre de aquellos héroes que todas las corrientes ideológicas de algún modo reivindican.

Otra de las cuestiones es reivindicar al Nacional Justicialismo como único movimiento nacional de Argentina, valiéndose así, con una cuestión de mero chauvinismo, desechar al Nacionalsocialismo, para refutar semejante mentira podemos declarar que el Nacional Justicialismo no es más que una doctrina adaptada a la realidad Argentina y a la realidad mundial de posguerra, es decir que ésta fue lo que pudo ser y no fue lo que realmente quiso ser y lo podemos ver, ya que todas las autoridades doctrinales del Nacional Justicialismo eran netamente Nacionalsocialistas y todos la gente de confianza del fundador del Nacional Justicialismo (Juan Domingo Perón) eran Nacionalsocialistas, por lo tanto a lo que se pretendía llegar era al Nacionalsocialismo y todo esto sin contar que entre ambas doctrinas no se encuentra contradicción alguna y quién forjó el Nacional Justicialismo fue el Teniente de la Schutzstaffel Jacques De Mahieu.

Por lo tanto podemos concluir que quien es verdaderamente Nacional Justicialista y persigue un auténtico ideal de Tercera Posición, debe volver el rostro hacia la autenticidad ideológica del Nacionalsocialismo, todo lo demás fue una simple herramienta partidaria para llegar a ésta ideología y los hechos históricos nos lo demuestran con claridad.

Es por esto que sólo cabría en la pseudoideología montonera declararse Nacional Justicialista o defensor de su creador (Peronista) y a la vez atentar contra la raíz de todo esto que es el Nacionalsocialismo, concluimos con que si alguien es verdaderamente Nacional Justicialista, debe abandonar todo romanticismo histórico y dedicarse al estudio, lucha y defensa del Nacionalsocialismo.

Argentina es un país occidental, hijo de Europa y de Raza Aria (ya que una tierra le pertenece a quienes la forjan y no necesariamente a quienes la habitan en su mayor o menor porción) y por lo tanto aquí la legítima Tercera Posición es el Nacionalsocialismo.