El Hogar y la Arquitectura NacionalSocialista (Hermann Rauschning)

La arquitectura monumental

Con mi nueva arquitectura doy al pueblo la prueba directa de mi voluntad de transformarlo todo. Esta voluntad se trasladara a los edificios para los hombres. Nuestra arquitectura es la escala de nuestro carácter: Existe una correspondencia entre el hombre y los lugares en los que pasa su vida, realiza su trabajo o goza de su descanso. En la grandeza y pureza de nuestras construcciones el pueblo puede medir el alcance de nuestros designios. No habría podido cometer un error tan grande como el de comenzar por las ciudades y las casas obreras. Todo eso vendrá después. Se sabe. Un gobierno marxista o burgués habría podido contentarse con eso, pero solo un partido como él nuestro seria capaz de restituir libertad y grandeza a la más noble de todas las artes. Desde la época de las catedrales somos los primeros en ofrecer a los artistas tareas tan grandes y audaces. Para ellos ya no se trata de construir casas privadas, villas o chalets, sino de hacer surgir del suelo los oficios más vastos que hayan sido levantados desde Egipto o Babilonia. Creamos los monumentos sagrados, los símbolos sagrados de mármol de una nueva civilización. Debo comenzar por aquí para marcar con un sello indestructible mi pueblo y mi época.

Una vivienda sana

Construir la modesta vivienda del campesino, del obrero, del burgués activo, ha llegado a ser el problema favorito de todos los responsables de la nueva Alemania. Las generaciones poderosas, convencida de que la suma del bien puede mas que el mal en el mundo, deben ser el resultado de esos esfuerzos de construir viviendas sanas y simples. Una clara organización, gran limpieza, deliciosa frescura, son los elementos que contribuirán a formar las generaciones futuras desde su primera juventud. Nuestro deseo seria que todos pudieran gozar de las conquistas de la arquitectura moderna. Pero las sumas de las que se dispone para financiar la creación de viviendas medias son siempre restringidas; se trata de sacar todo el provecho posible de todas nuestras posibilidades técnicas, luego de habernos dado cuenta que esto es absolutamente necesario. De esta manera podremos alcanzar el ideal que nos hace tener conciencia de nuestros deberes sociales y la nueva idea de la estructura de un pueblo vigoroso. En consecuencia, se hicieron grandes esfuerzos en ese sentido durante las ultimas decenas de años. tomando como punto de partida el importante trabajo de reforma del Deutscher Werkbund, los arquitectos, los artesanos, los industriales y sobre todo las grandes organizaciones del estado que se ocupan de los problemas de vivienda, despliegan todas sus energías a fin de crear, para cada uno (lo que quiere decir a precio muy moderado) la vivienda y los objetos de mobiliario que se necesitan. El hecho de que se haya podido realizar en Alemania, una exposición de interiores que costaba cada uno menos de 500 rm prueba que el éxito corono esos esfuerzos. También en cuanto a la construcción de casas, desde la gran guerra y sobre todo desde el restablecimiento político actual, se ha alcanzado un máximo de utilidad y economía. Al mismo tiempo la prensa, sobre todo, asume la tarea de formar el gusto de todos los miembros de la comunidad. Vemos que se depura el gusto, que se desarrolla el sentido de la forma, el de la solidez técnica y del empleo útil de las materias primas. Finalmente, quisiéramos hacer comprender a cada uno lo que corresponde realmente a sus ideas, al limite de sus medios y a sus verdaderas necesidades.

Una vivienda moderna inspirada en el campo

Hoy estamos convencidos de la gran importancia del suelo natal. Por lo tanto no debe sorprender que incluso en las casas urbanas de mejor gusto encontremos un aspecto de rural. Al mismo tiempo, se siente las influencia del carácter que inspira la región circundante. Además hay dos cosas que confirman ese carácter rural: Por un lado, el respeto siempre mayor que se tiene por el viejo artesano alemán, su energía productiva, su fuerza y su modestia, y por otro, ese espíritu deportivo y militar de la nueva Alemania que reniega de todo aquello que no es simple, poderoso y útil. Cada uno de los factores que terminamos de mencionar tiene (no podríamos desconocerlo) su sello particular. La contribución de Alemania a los problemas que presenta la vivienda moderna en Europa, es por lo tanto una síntesis de esas ideas morales. Esta síntesis emana de los objetos y los espacios que testimonian la probidad y los sentimientos que no tienen nada de falso.

Un marco intimo

El hogar a llegado a ser el santo hogar domestico, ya que se reconoce de nuevo a la familia como el órgano reproductor de la nación. A pesar de las diferencias políticas actuales del exterior, la casa es el lugar apacible que representa la nota de intimidad personal, gracias al don que posee la mujer alemana para crear un home (sin olvidar al padre de familia), gracias también al esfuerzo del arquitecto y el artesano. Tanto por la elección justa de las proporciones y de los colores, como por la distribución justa de las habitaciones, de manera que sean aptas para recibir los rayos del sol. El arquitecto creara viviendas que puedan servir de marco para la vida familiar más feliz. Por su lado, los ebanistas se encargaran de proveer el mobiliario capaz de extender el confort, dando la vida y el calor necesario a las habitaciones que alcanzaran así gran comodidad. No se trata de ubicar los muebles en la pieza, como se lo haría en la escena, sino de dar la posibilidad a la persona que la habitara, de sentirse bien en ella. Nuestro departamento se convierte así en un marco que nos rodea. Entre el y nosotros hay una determinada reciprocidad. Nos es útil y bienvenido. Al mismo tiempo, representa las buenas cualidades de los que lo han habitado.