Blitzkrieg: La Guerra Relámpago

Este fue un concepto totalmente revolucionario con respecto de las batallas en la Primera Guerra Mundial. En esa época casi todos los ejércitos, aceptaban como forma habitual de combate entre fuerzas terrestres, la línea.
Muy sencillamente seria decir que cada bando ocupaba posiciones enfrentadas a las del enemigo.
Cada línea estaba formada en su mayoría por la infantería, apoyados por ametralladoras y algunos cañones de infantería y morteros.
En la retaguardia, las baterías de artillería quedaban establecidas para apoyar con su poder de fuego la ofensiva, o bien la defensa de la propia línea ante el ataque enemigo. Se trataba de mantener un territorio y de negárselo al enemigo.
Cuando un ejercito lanzaba una ofensiva, lo que solía hacerse era concentrar en un punto un número suficiente de infantes que permitieran una aceptable superioridad local, con grandes concentraciones de artillería para "ablandar" las defensas antes del asalto.
Cuando se conseguía una ruptura, se ejecutaba la llamada "explotación del éxito", normalmente por parte de caballería o unidades motorizadas.
Este tipo de combate generaba enormes desgastes en el atacante y en el defensor, y casi nunca conseguía avances sostenidos porque hablamos de una época en la que la presencia de vehículos a motor era limitada en las unidades y la logística y la intendencia estaban diseñadas para sostener un ritmo de progresión al paso de la infantería. En los campos de la Primera Guerra Mundial, unidades atrincheradas y apoyadas por ametralladoras y artillería eran capaces de resistir con éxito ataques masivos de infantería.
Además, la presencia del arma de repetición estándar del infante (el fusil) y las nuevas ametralladoras (reinas del campo de batalla) llevaron a la caballería a la extinción. (En épocas antiguas, los rompimientos y explotaciones del éxito descansaban en la fiel caballería).
Ya en la Primera Guerra Mundial se experimentó con el carro de combate y de asalto para apoyo a ataques de infantería que ayudaran a derrotar las fuertes defensas atrincheradas.
La génesis del tanque y de la guerra blindada tuvo lugar en los campos de Flandes, Francia. El primer empleo en masa de tanques tuvo lugar en la Batalla de Cambrai, en la Primera Guerra Mundial. Eran carros lentos (avanzaban con el infante) no diseñados para combatir con otros carros ni explotar el éxito (escasa autonomía).
Este estado de cosas llevó a Alemania a estancarse en los campos de la Primera Guerra Mundial y a perder una guerra.

La innovación, fue la Guerra Relámpago o Blitzkrieg. Se basaba en varias ideas:

1) Una motorización completa de las unidades encargadas del rompimiento, penetración y explotación del éxito. A diferencia de otras épocas, se crean divisiones enteras mecanizadas o motorizadas, capaces de progresar a un ritmo muy superior al del infante y de sostener un avance durante días.
Son el infante mecanizado o panzergrenadier.

2) Concentración de carros de combate. A diferencia de doctrinas anteriores, los carros de combate no se dispersan entre divisiones de infantería sino que se agrupan en grandes divisiones acorazadas, blindadas o panzer.
El golpe asestado por 100 o más carros de combate en formación de cuña apoyados por otras armas es proporcionalmente muy superior al de una tradicional división de infantería y además una superioridad local en potencia de fuego.

3) Las armas de apoyo terrestres (fundamentalmente la artillería) se encuentran motorizadas y son capaces de mantener el ritmo de progresión de la vanguardia acorazada.

4) La logística y la intendencia que "alimentará" este rompimiento y penetración, está motorizada completamente, y por tanto, es capaz de suministrar constantemente el combustible, munición y repuestos necesarios, esto incluye talleres de campaña y toda clase de servicios.

5) La cooperación de otras armas como la aviación, se concreta en su subordinación al esfuerzo de ruptura. Se centrará en destruir los puntos fuertes enemigos que amenacen la penetración o se le resistan.

6) El ataque se debe realizar en el punto mas débil de las defensas enemigas, porque lo que se pretende realizar es el rompimiento rápido y fulminante de las líneas de defensa enemigas.

7) Se esquivarán por parte de la vanguardia los reductos enemigos, envolviéndolos y dejando la tarea de su sometimiento a la infantería que avanza más lentamente por detrás de la penetración blindada.

Una vez conseguida la ruptura en la línea defensiva enemiga, las cuñas acorazadas no deben detenerse bajo ningún concepto.
Deben avanzar día y noche internándose más en territorio enemigo, destruyendo la retaguardia (posiciones de artillería de campaña, cuarteles generales, hospitales de campaña, talleres, depósitos logísticos, reservas, etc).
Los flancos del avance deben quedar cubiertos por infantería mecanizada de forma que cualquier reacción enemiga que pretenda cortar el eje del avance y aislar la vanguardia acorazada no prospere.

Para verlo graficamente como seria la Blitzkrieg:





A partir de esta penetración, la línea de defensa enemiga deja de tener sentido porque queda amenazada de envolvimiento, además del hecho de que las indefensas unidades de retaguardia están a merced del atacante (incluidos centros de comunicaciones y cuarteles generales de las unidades).
Esto debería acabar por hacer que las defensas se rindan.



Sin embargo, el propósito de la Blitzkrieg no es exactamente envolver la línea defensiva, sino más bien amenazarla lo suficiente para que su mantenimiento por el oponente deje de tener sentido y facilitar su derrumbe permitiendo un avance a gran escala de todo el ejército (principalmente divisiones de infantería e hipo móviles).
Cuando la ruptura es un hecho, normalmente pasan a vanguardia (dado que ya no hay oposición), las unidades de reconocimiento divisionarias para con su mayor velocidad y discreción, localizar cruces de carretera útiles para el avance, puentes o zonas fuertemente defendidas o de concentraciones de tropas enemigas para el contraataque.
Cuando se localizan, son inmediatamente castigadas por la aviación táctica de apoyo. Aquí, conforme la penetración progresa y la artillería y otros elementos de apoyo van quedando atrás, la aviación gana más peso, constituyéndose en "artillería volante" que suple a los cañones, merced a su autonomía. (Evidentemente, en cuanto el Estado Mayor decidió dónde se produciría la ruptura, concentró en el área aeródromos suficientes para garantizar el apoyo durante las operaciones. Por esto y por el hecho de que el tipo de avión debería estar especialmente diseñado para este cometido de apoyo táctico - véase el Stuka - es por lo que decía antes que el concepto de Blitzkrieg va más allá de las operaciones terrestres).

¿Ahora por qué el inicial éxito de la Blitzkrieg?

Porque era un nuevo tipo de guerra, una nueva doctrina, basada en elementos nuevos como la División Panzer y los Panzergrenadier y en el constante movimiento de acción.
El enemigo de los primeros enfrentamientos, Polonia, Holanda, Bélgica, Francia y Gran Bretaña, no estaban preparados para esta novedad.
Seguían doctrinas caducas de la Primera Guerra Mundial, seguían confiando en líneas defensivas estáticas reforzadas con artillería y con algunos carros de combate solo en apoyo de la infantería.

Por ejemplo: Francia donde su doctrina militar seguía estancada en los años 20 y para ejemplo esta la famosa Línea Maginot.

Las potencias aliadas acababan de comprender cuál era la nueva forma de hacer la guerra e intentaron crear unidades similares a las Panzerdivision, pero era demasiado tarde para cambiar la filosofía de todo un ejército.

Pongamos por ejemplo Polonia: Tenía desplegados sus ejércitos a lo largo de sus inacabables fronteras con Alemania, Checoslovaquia y Prusia Oriental.
Contaba con algunas reservas, pero mayoritariamente de divisiones de infantería para reponer pérdidas en forma de refuerzos en las líneas defensivas fronterizas. Apenas contaban con una adecuada reserva móvil. Una vez que los panzers cruzaron las líneas defensivas fronterizas, los polacos prácticamente quedaron desarmados.
Las cuñas panzer penetraron hacia el corazón del país, dislocando el sistema defensivo y generando grandes envolvimientos de tropas que posteriormente eran eliminados por la infantería. El colapso fue tal que en apenas dos semanas de lucha los polacos ya carecían de cualquier oportunidad, esto se repitió con variaciones en distintos frentes.

Pero la Blitzkrieg no era imparable. Una ves que sus fundamentos quedaron a la luz, se empezaron a preparar medidas mas o menos efectivas contra ella.
La medida ideal, es contar con una reserva acorazada extremadamente móvil y flexible ubicada por detrás de las líneas propias. Esta era una maniobra que Manstein dominaba especialmente bien y que redundó en grandes envolvimientos y avances en la contraofensiva de Kharkov por ejemplo. Consiste en permitir la penetración enemiga para en el momento adecuado (por cuestiones logísticas, de desgaste, etc) lanzar un fuerte golpe acorazado contra uno de los flancos del eje de avance enemigo (o contra los dos). El punto más fuerte de la penetración está en vanguardia, donde viajan los carros. Los flancos van protegidos por panzergrenadiers con armas de apoyo.
El golpe en esta maniobra recae sobre la infantería mecanizada que normalmente no puede detener al enemigo, cortándose el eje de avance a retaguardia y poniendo en peligro a todas las unidades que ya se han internado en territorio enemigo.
Ejemplos de esta acción la vemos en el contraataque que realiza la BEF o el de Charles De Gaulle en Arra, o todas las maniobras alemanas una ves que los soviéticos tomaron la iniciativa tras Kursk.



Otra medida, es la creación de zonas de desgaste que hagan debilitarse poco a poco la cuña panzer en su énfasis por atravesar la línea para después permitir un contraataque a sus flancos y anular el eje de progresión enemigo. Un ejemplo de esto sería Kursk o Alam Alfa en El Alamein.
Ocurre que esta contramedida sólo es efectiva si se sabe con anticipacion dónde va a descargarse el golpe inicial o sea el intento de ruptura. Hubo varias ocasiones en que pudo determinarse este punto con suficiente antelación por medios como el espionaje o la lógica estratégica del momento.