Los judíos: Los verdaderos dueños de Argentina

Los últimos días, la prensa ha vuelto a sacar a relucir el tema de la depresión económica en Argentina, coincidiendo con la depresión iniciada en Uruguay, donde los bancos han cerrado por unos días. Lo que no parece interesar a la prensa es el analizar los motivos que han producido dicha depresión económica. Gente de clase media que tenía buenos salarios y vivían en bonitas casas, se encuentran sin trabajo ni casa. Un cambio así, sin guerra, ni catástrofes naturales no son el resultado de un hecho reciente, sino que es devido a hechos que han venido ocurriendo desde hace mucho tiempo. Un motivo de colapso es la deuda del Estado de 132.000 millones de dólares y según algunos la sobrevaloración del peso. Pero esto no es correcto, un indicador de que la moneda está sobrevalorada es la disminución de la exportación, pero la exportación argentina se mantiene alta. Otro motivo de temor fue la recesión del mercado brasileño a donde va mucho la exportación Argentina. A pesar de esto, excepto en 1999, la exportación argentina creció. Otro motivo fue que el Estado pidió prestado dinero al pueblo y a especuladores capitalistas a los que se garantizó beneficio o al menos dinero de vuelta. Cuando mas tarde no hay dinero para devolver, la “garantía” no sirve para nada.

Bancarrota judía

Una cosa que los medios de comunicación no cuentan, es que la crisis argentina comenzó cuando dos bancos cayeron en bancarrota en 1998, devido a la actuación criminal de sus propietarios. El Congreso Mundial Judío escribió: “Dos bancos, dirigidos en su casi totalidad por financieros judíos, han colapsado. El Banco de Patricios, fue congelado por el Banco Central en Febrero de 1998, por lo que el Banco de Mayo intento salvarlo, en Septiembre de este año. (1998), el Banco de Mayo fue a la banca rota”. (Congreso Mundial Judío, Depesch 34, 1998). Los dos bancos eran propiedad de judíos, de los cuales, el último y mas importante del judío Ruben Beraja, “un lider (para el pueblo judío) con un gran registro de actividades de ayuda, presidente del Congreso Mundial Judío Latinoamericano. Tras la crisis ha dejado su puesto de lider de la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas), una organización afín al B'nai B'rith”. (Congreso Mundial Judío, depesch 34, 1998). Mas tarde colapsaron otros dos bancos devido a la corrupción: Banco Israelita de Córdoba en Febrero de 1999 y Banco Israelita de Rosario en Marzo del mismo año. Naturalmente estos bancos eran propiedad de judíos. Beraja dejó la DAIA, pero siguió en otros puestos de influencia como el “Consejo Mundial para la educación de la Torah”, como portavoz de la universidad de Ver-Illian y como auxiliar portavoz del Congreso Mundial Judío. Cuando las mas poderosas organizaciones judías mundiales acusaron a Suiza de tener muchas cuantas de judíos que murieron entre los años 1933 y 1945, se hizo una comisión con el “modesto” nombre de “Comité independiente de personas eminentes”, compuesta de banqueros suizos e importantes judíos. Uno de los tres representantes judíos era Ruben Beraja, mientras los otros eran el Vicepresidente del Consejo Mundial Judío Ronald Lauder, y el portavoz del Órgano Judío de Israel Abraham Burg. Cuando la investigación acabó, de 6.858.116 cuentas bancarias, 1200 eran de judíos, que por algún motivo murieron entre 1933 y 1945. Beraja preparó paralelamente una reclamación multimillonaria a Argentina (¿su propio país?), porque se supone que recibió oro de Alemania supuestamente robado a judíos.

Blanqueo de dinero y negocio de drogas

Beraja no era solamente el jefe de todos los judíos desde Tijuana a Cabo de Hornos, era propietario de la red mas grande de bancos de Argentina, Banco de Mayo, y blanqueo dinero para el corrupto gobierno argentino en drogas y armas. Con su ansia especulativa fue a la quiebra dejando sin sus ahorros a miles de argentinos. El periódico judío “Jerusalem Post” escribía: “Durante Marzo y Abril de 1998, el presidente de Argentina (de origen sirio) Carlos Saul Menem, blanqueó 322 millones de dólares provenientes del negocio de armas con Croacia y Ecuador con la ayuda del Banco de Mayo Beraja. Según el periodista judío Horacio Lutsky, este negocio ayudó a Beraja a mantenerse a flote. Otro periodista judío, Larry Levy, afirma que el contacto entre Beraja y Menem, fue el judío Carlos Corach, ministro del Interior de 1994 a 1999”. (The Jerusalem Report, 2000). Beraja, especulando con el Banco de Mayo perdió unos 200 millones de dólares. (Forward, 4 junio, 1999). Una razón del colapso de la economía argentina fueron las actividades ilegales de Beraja. Miles de ahorradores, algunos de ellos judíos, perdieron de repente todos sus ahorros. La explicación de Beraja a todo esto fue “antisemitismo”. Cuando el portavoz del Banco Central, Pedro Fou, a raiz de lo ocurrido, dijo: “Los judíos no deberían dirigir bancos”, fue denunciado por Beraja y al poco tuvo que dimitir. Las palabras de Fou disgustaron a los judíos de todo el mundo, pero nadie critico a Beraja, por sus sucios manejos. Ni el Congreso Mundial Judío vió ningún problema en tener un personaje como Beraja para representar a los judíos.

¿Gobierno "antisemita" en Argentina?

Cuando el “sirio” Menem fue elegido presidente de Argentina, muchos judíos temieron por su posible "antisemitismo". Menem se convirtió pronto del Islam al Catolicismo, y los que temían por su posible "antisemitismo" se equivocaron. Sus dos asesores mas cercanos fueron los judíos Samuel Muzykansky y Moisés Akonicoff, como ministro del Interior nombró al citado Carlos Corach. Ministro de Exteriores fue el judío Celso Lafer. En Justicia al judío Elías Jassan. Menem siguió la “tradición” de colocar judíos en los puestos de poder. Al partido de su antecesor Raul Alfonsín, Partido Radical, se le conocía como “Sinagoga Radical”. El motivó la fuerte representación de judíos en el nuevo gobierno. El judío Cesar Jaroslavsky fue portavoz del Partido Radical, el judío Adolfo Stubrin como Ministro de Educación, el judío Manuel Sadoski como Ministro de Técnica y Ciencia, el judío Marcos Aguinus como Ministro de Cultura y principal asesor del presidente, el judío Robert Schteingart en Información y Desarrollo, el judío Oscar Oszlak en Investigación y Reformas Administrativas, el judío Jacob Fiterman, lider de la organización sionista, fue jefe de los funcionarios de Buenos Aires. Como mucho de la catástrofe actual tiene que ver con estos tiempos, hay que nombrar que el judío Leopold Portnoi fue nombrado jefe del Banco Central, el judío Mario Brodersohn fue ministro de Hacienda, el judío Bernardo Grinspun fue ministro de Economía. Antes de Grispun fue el judío Jose Ver Gelbard como Ministro de Economía. Entre las leyes que dictó la “Sinagoga Radical”, está la de 1988 que prohibe el “antisemitismo”, ley 23692. Esta ley vino bien cuando empezaron los escándalos bancarios. En 1970, de los 242 bancos de Argentina, la mitad eran propiedad de judíos. (Sería interesante saber la influencia de los judíos en la otra mitad). Algo excepcional cuando la población judía de Argentina era un 0,5% de la población. La judía Judith Elkin cuenta en un libro reciente la “contribución” de los judíos a la crisis actual en América Latina. (The Jews of Latín America, página 165).

Elkin se refiere a Beraja, Banco de Patricios y Banco de Mayo. La Junta Militar que dirigió Argentina de 1976 a 1983 es muy criticada hoy en día. En el periodo de la Guerra Sucia desaparecieron de 7000 a 15.000 personas, de los que 1000 a 3000 eran judíos. Los desaparecidos eran en mayoría de organizaciones marxistas, y la relativa cifra de judíos se explica en que estaban muy representados en estas organizaciones. Nadie se acuerda de la gran cantidad de atracos bancarios, secuestros, atentados y al menos 676 asesinatos cometidos por los marxistas (en España los grupos terroristas marxistas se dedican a lo mismo), antes de que los militares tomasen el poder en Argentina. La Junta golpeó fuerte y efectivo. La mas violenta de las organizaciones marxistas fue los Montoneros, donde había muchos judíos. El grupo estaba tras la muerte del general Pedro Aramburu, que dirigió el país de 1955 a 1958. La economía de los Montoneros la dirigía el judío David Gravier. Este Gravier, en Panamá engañó a muchos inversores por unos 20 millones de dólares en una compañía inexistente, New Loring. De allí fue a USA donde con otro judío, Philip Klunznick fundó el banco American Bank&Trust de donde se marchó estafando unos 50 millones de dólares. Este Kluntzick era portavoz de la organización judía masónica B'nai B'rith, portavoz del Congreso mundial Judío y fundador de la poderosa “Presidents of Jewish Major Organizations” y de la “United Jewish Appeal”. Durante los años 80 era considerado como el judío mas poderoso de la tierra. Estuvo involucrado en el centro atómico Oak Ridge y además de negocios bancarios hizo una fortuna en pensiones inmobiliarias. A pesar de los negocios con Gravier fue nombrado Ministro de Comercio en 1979. Parte del dinero robado por Gravier fue a parar a los Montoneros. Gravier blanqueó dinero de robos y secuestros. Esto se descubrió al morir Gravier en un accidente de aviación en 1977. Poco después quebraron sus bancos en USA, Suiza y Bélgica. Gravier tenía un 45% del periódico La Opinión, el resto de las acciones eran del judío Jacobo Timerman. Este fue encerrado por su actividad antinacionalista pero fue soltado tras “presiones del exterior” y emigró a Israel.

La Argentina "Fascista"

Las discusiones políticas sobre Argentina tras la II Guerra Mundial, han sido sobre Juan Domingo Perón. Perón fue presidente de Argentina de 1946 a 1955, cuando fue derrocado por el citado Pedro Aramburu. Volvió a ser presidente en 1973 muriendo al año siguiente. Se ha dicho que Perón era NacionalSocialista. Falso, más bien le atraía el Fascismo (no hay que olvidar que Perón era mestizo, ya que su madre era una india). Se dice también que los fascistas son "antisemitas". Aunque Perón prohibió emigrar a Argentina a los judíos, al igual que Mussolini, tenía varios judíos en su administración. Perón nombró por ejemplo al judío Angel Borlenenghi en Interior, al judío Liberto Rabinovich como Jefe del Tribunal Supremo. Fue con Perón que el nombrado judío José Ver Gelbard fue Ministro de Economía. Entre paréntesis, para ver los parecidos entre Perón y Mussolini hay que destacar que este último tenía dos queridas judías: Margarita Sarafatti y Angelica Balabanov, tras su toma de poder nombró al judío Guido Jung como Ministro de Hacienda, el judío Aldo Finzi fue su mano derecha y Ministro del Interior, redactor jefe del periódico fascista del Partido, Gierarchía, fue el judío Carlo Foa y segunda redactora fue la nombrada judía Sarafatti, cinco judíos, Aldo Finzi, J. Pontremolli, A. Jarach, E. Jona y Cesar Sarafatti, estuvieron en la formación de “Fasci de Combattimento” en 1919. Ideólogo jefe de los pensamientos socioeconómicos fue el judío Guido Arias, que también fue miembro destacado del consejo fascista. Además del nombrado judío Jung, eran miembros el judío jefe del Banco de Italia Toeplitz, y el Gran Banquero Otto Herman Kahan, también judío. Además del Ministro de Hacienda Jung, los tres asesores económicos de Mussolini era judíos: H. Ancona, A. Luria, y T. Meyer. Como Perón, Mussolini mostraba su “antisemitismo” confiando en judíos. Pensando en la “lógica” de lo “Políticamente Correcto”, esto no deja de ser un absurdo.

Influencia en la economía

¿Cómo está la influencia judía en la economía Argentina?. Hace poco el comité Judío Americano escribió un articulo por medio de Jacob Kovadloff en el que constataba que: “El nuevo Ministro de Economía, (el judío) Jorge Remes Lemicov y el portavoz del Banco Central (el judío) Marió Blejer, han conseguido convencer al FMI para postergar un pago de 993 millones de dólares hasta Enero. Blejer trabajó anteriormente para el FMI y tiene buena reputación. Se educó en Israel y mas tarde en los USA y habla perfecto hebreo.” (AJC, Crisis in Argentina). A pesar del perfecto hebreo, la economía argentina se hunde más y más.

El futuro de Argentina

Argentina y el resto de América Latina tienen un futuro parecido. En Argentina nunca ha estado la economía tan mal como ahora. En Colombia hay guerra civil, guerra que se mantiene por las armas que comerciantes de armas israelíes venden a la guerrilla. Legionarios israelíes entrenan la guerrilla. La economía de Brasil empeora y los barrios de favelas se extienden al mismo paso que la selva desaparece. Manifestaciones en la rica Venezuela, al mismo tiempo que la situación empeora en Perú, Paraguay y Bolivia. Los jóvenes con estudios de Sudamérica intentan buscar fortuna en el extranjero, en vez de ayudar a su Patria. Argentina tenía todo a favor para ser una Nación con buena economía, un buen país para vivir, especialmente para la población blanca. El problema de Argentina ha sido que en su sistema democrático ha sido “dirigida” por corruptos y corruptores. Los mandamases solo han mirado sus propios intereses. Los que el pueblo eligió, se eligieron ellos mismo. Los mandamases querían el poder por el poder y la riqueza y esto fue la ruina del pueblo. Es trágico, pero inevitable, el constatar que el mismo “desarrollo” esta ocurriendo en nuestros paises.