Jozef Tizo



El monseñor Jozef Tiso (1887-1947) era un sacerdote Católico que fue diputado del parlamento checoslovaco, miembro del gobierno checoslovaco, y finalmente presidente de la República Eslovaca Independiente, entre 1939-1945, aliado con la Alemania de Adolf Hitler. Después de la Segunda Guerra Mundial, Tiso fue asesinado por las autoridades checoslovacas.

Vida temprana

Nacido en Veľká Bytča (Hoy: Bytča), se graduó en Viena en 1910 como teólogo, ordenándose posteriormente como sacerdote Católico. Desempeñó su labor sacerdotal en varias ciudades, realizando también tareas docentes: Enseñó gramática eslovaca, teatro y trabajos culturales.

Al principio de la Primera Guerra Mundial sirvió como capellán militar. En 1915 fue nombrado director del seminario teológico de Nitra. De 1921 a 1924, sirvió como secretario del obispo y profesor en el mencionado seminario. En 1924 fue nombrado deán de la parroquia de la ciudad de Bánovce nad Bebravou.

Ascensión política

Tiso se convirtió en uno de los líderes del Partido del Pueblo Eslovaco. El padre Andrej Hlinka había fundado el partido de la gente eslovaca como agrupación católica en 1913, cuando el Imperio Austrohúngaro todavía gobernaba Eslovaquia.

El partido buscó la autonomía de Eslovaquia dentro de Checoslovaquia y, después de que 1923 se convirtió en el mayor partido de Eslovaquia. Abarcó una de las dos partes puramente eslovacas en Eslovaquia; los partidos restantes representaron a minorías nacionales, o funcionaron (por lo menos nominalmente) a través de Checoslovaquia. Cuando Hlinka murió en 1938, Tiso se convirtió en la práctica en el líder del partido (actúo oficialmente como diputado-líder del partido a partir de 1930 hasta el 1 de octubre de 1939, fecha en la que pasó a ser el líder oficial del partido).

Incluso durante su presidencia, Tiso continuó trabajando activamente como sacerdote de la parroquia de la ciudad de Bánovce nad Bebravou (desde 1924 a 1945). Desde 1925 a 1939 fue diputado en el parlamento checoslovaco en Praga, y a partir de 1927 y hasta 1929 miembro del gobierno checoslovaco como Ministro de Salud y los deportes, posteriormente del 6 de octubre al 28 de noviembre de 1938 formó parte del gobierno checoslovaco como ministro para los asuntos eslovacos.

La Alemania de Adolf Hitler anexó los Sudetes, región de Checoslovaquia que contaba en 1938 con un amplio sector de población germana (ver Crisis de los Sudetes) y el presidente checoslovaco Edvard Beneš huyó el país en octubre de 1938. Durante el caos que resultó, los eslovacos (quiénes hasta entonces habían carecido de cualquier forma de autonomía dentro de Checoslovaquia) declararon su autonomía dentro de Checoslovaquia y nombraron a Tiso, como el líder del principal partido eslovaco, primer ministro de esta Eslovaquia autónoma. Hungría, que nunca había aceptado la separación de Eslovaquia que supuso el Tratado de Trianón (1918), se aprovechó de esta situación y persuadió a Alemania y a Italia para que forzasen a Eslovaquia a traspasar a Hungría un tercio de su territorio eslovaco por la concesión supuesta de Viena (arbitraje de Viena, noviembre de 1938).

En enero de 1939, el gobierno eslovaco prohibió todos los partidos aparte del partido de la Unidad Nacional Eslovaca, el "Deutsche Partei" (un partido de alemanes en Eslovaquia) y el "Partido Húngaro Unificado" (un partido de húngaros en Eslovaquia).

El 9 de marzo, 1939, el gobierno de Checoslovaquia despliega tropas en Eslovaquia y Tiso es depuesto de su cargo. El 13 de marzo de 1939, Adolf Hitler invita al depuesto Tiso a Berlín. Allí, Joachim von Ribbentrop presentó informes, que luego se confirmarían, donde se indicaba la aglomeración de tropas húngaras en la frontera eslovaca, cuyo objetivo final era la división de Eslovaquia entre Polonia y Hungría. Se le instó a Tiso la necesidad de proclamar el nacimiento del Estado Eslavaco, con el objetivo de detener esta agresión virtual. Tiso no quizó tomar esta decisión por su cuenta, y viajó de inmediato a Eslovaquia, donde la Dieta eslovaca, después de leer los reportes, proclamó el 14 de marzo la secesión eslovaca de Checoslovaquia. Jozef Tiso fue proclamado Primer Ministro y al día siguiente, el estado checo dejó de existir al crearse el Protectorado de Bohemia y Moravia.

Tiso sirvió como Primer Ministro de la República Eslovaca Independiente a partir del 14 de marzo de 1939 hasta el 26 de octubre 1939. El 26 de octubre es proclamado Presidente de Eslovaquia. El 1 de octubre, 1939 es proclamado oficialmente Presidente del Partido del Pueblo Eslovaco.

El Gobierno

El Partido del Pueblo Eslovaco funcionó como la única organización política legal en Eslovaquia. El partido bajo dirección de Tiso se alineó con la políticas "antisemitas" nacionalsocialistas, aplicandolas en Eslovaquia con el eslogan de Hlinka de una "Eslovaquia para los Eslovacos", una línea asumida por Jozef Tiso. Por efecto de la aprobación del "Código Judío", éstos en Eslovaquia no podrían poseer ninguna propiedades inmobiliaria o mercancía de lujo; fueron excluídos de trabajos públicos y de profesiones liberales; no podrían participar en deporte o acontecimientos culturales; fueron excluidos de escuelas secundarias y de universidades, y forzados a usar la Estrella de David en público.

Tiso mismo - como mucha gente en Europa central - tenía visiones "antisemíticas" definidas. Tiso adhirió a la deportación de los judíos para el este. Hitler elogió la política referente a los judíos de Eslovaquia en una reunión con Tiso en el castillo de Klassheim en Salzburgo, Austria el 22 de abril de 1942.

Cuando el ejército soviético alcanzó la frontera eslovaca, Alemania decidió entrar a Eslovaquia para defenderla.

Tiso perdió el poder cuando el ejército soviético conquistó las últimas partes de Eslovaquia occidental en abril de 1945. Hizo frente a las acusaciones de "traición interna, traición a la sublevación nacional eslovaca y a la colaboración con el Nacionalsocialismo". El 15 de abril, 1947, la Corte Nacional (súd de Národný) lo condenó a muerte. Tan solo el presidente Edvard Beneš tenía la capacidad de conceder una suspensión temporal del castigo. Pero, a pesar de la opinión pública eslovaca y la intervención del Partido Democrático Eslovaco, así como del voto del gabinete checoslovaco contra la ejecución, él rechazó conceder la amnistía de Tiso que fue asesinado en la horca el 18 de abril de 1947.

Antes de subir al cadalzo, Jozef Tiso escribía este mensaje al pueblo eslovaco:

“En el espíritu de este sacrificio que ofrezco, mando al pueblo eslovaco sea concorde y unido en la persecución del gran lema: Por Dios y por la Patria, siempre, por doquier y en cada circunstancia. A esta ley he servido toda mi vida y por eso me considero mártir en primer lugar de la defensa del cristianismo frente al bolchevismo, del que el pueble debe, con toda su fuerza, protegerse, no sólo en virtud de su carácter cristiano, sino también en el interés de su propio porvenir. Así como yo os pido me recordéis en sus oraciones, también yo rogaré al Dios Todopoderoso que bendiga al pueblo eslovaco en su lucha vital por Dios y por la Patria, y que el pueblo eslovaco permanezca siempre fiel y adicto hijo de la Iglesia de Cristo.”