El Cristianismo Positivo (Ramón Bau)

“Ser fanático es defender hasta las últimas consecuencias las ideas propias. Ser imbécil es creerse todo lo que a uno le guste creer sin meditarlo ni sospecharlo críticamente. Y lo peor es ser fanático de la propia imbecilidad” (Ramón Bau).

El debate sobre el Cristianismo, y aun más la Iglesia Católica, es sin duda uno de esos temas clave que se repiten, guste o no, en cualquier debate entre Nacionalsocialistas.
El enfrentamiento suele ser mucho más radical que en cualquier otro tema, y el apasionamiento lleva incluso a peleas serias dentro de los grupos Nacionalsocialistas y Nacionalrevolucionarios.
No vamos a ocultar que Mundo Nacionalsocialista/Bajo La Tiranía ha tomado en varios números una posición de crítica directa contra el Cristianismo, que se concreta sobre todo en tres números y un libro (”Hitlerismo, la Fe del Futuro”):

- Solsticio Invierno 84, Mística Aria.
- Diciembre 89, Judeocristianismo.
- Enero 93, Espiritualidad en el Solsticio.

Esta posición estuvo marcada por una motivación clara: Exponer la cara "pagana" del Nacionalsocialismo frente a una posición confesional católica difundida en algunos medios de Cedade.
Pero sin duda, y como en todo, los extremos solo son correctos si se ven ambos a la vez, pues si se mira solo uno de ellos, las conclusiones son sesgadas e incorrectas.

Y si estos tres ejemplares de alguna forma trataban de exponer la cara no expuesta en libros como “Hitler y la Iglesia” o los textos de Salvador Borrego, que presentaban un Nacionalsocialismo Católico, de esa misma forma la lectura única de un texto como “Judeocristianismo” da una visión incorrecta del tema.

Con el paso de los años, y tras el cierre de Cedade, existe el peligro de que las opiniones anticristianas se generalicen entre muchos Nacionalsocialistas (cosa que esta pasando sin duda), creando así una visión falsa y peligrosa de nuestra cosmovisión real del mundo.
De la misma forma que el revisionismo se ha centrado en desmentir "ideas impuestas" por los vencedores sobre los hechos cometidos en la Segunda Guerra Mundial, de esa misma forma es preciso un revisionismo absoluto respecto a las "impresiones comunes" que se han difundido sobre la posición del Nacionalsocialismo y el Cristianismo.

El mero hecho de que la prensa, la Iglesia actual, y los sionistas se esfuercen en hacer aparecer un Nacionalsocialismo anticristiano y perseguidor de sacerdotes, ¡ya nos debería avisar de que la verdad es otra!.
Pero si importante es entender estas mentiras respecto al Nacionalsocialismo fundacional, más importante es entender la posición Nacionalsocialista como tal, como cosmovisión, respecto a la religión cristiana.

Hacia un sentimiento positivo

En el Amor a la Naturaleza, tanto humana como general, está la base de nuestra Cosmología.
La base del Nacionalsocialismo es una visión positiva y sensible del Hombre y la Naturaleza, y por tanto todo lo que apoye esa vía de superación humana y de sentimiento positivo debe ser en principio tenido en cuenta.
Así la usura, la finanza, las libertades para degradarse, el aborto o la mentalidad individualista y egoísta, el placer como objetivo, la comodidad y la exigencia de derechos sin cumplir deberes, jamás podrán conciliarse con el Nacionalsocialismo.
Y veamos el caso del aborto: Es posible que en algún caso concreto sepueda aceptar un aborto eugenésico grave, pero eso es la excepción, el "aborto" como hecho general es repugnante a nuestra cosmovisión. Matar voluntariamente a un ser indefenso en el vientre de su madre nos parece horroroso, y si en algún caso puede ser necesario lo es "contranatura", contra nuestro sentimiento, y como un hecho espantoso aunque necesario. No como algo que casi se aplaude y que se hace con "orgullo" y subvencionado en las democracias.

Por tanto hay posiciones que son básicamente contrarias, incluso cuando enalgún caso particular puedan ser más o menos aceptables.
De la misma forma el Amor, la Belleza, el sacrificio, la espiritualidad, la comunidad, la compasión o la alegría son temas que de base apoyan y van en la misma dirección que el Nacionalsocialismo.
Y se esa misma forma eso no implica que en algunos casos sean negativos. Pongamos en caso de los matrimonios interraciales: En sí, en tanto que sean motivados por el amor y el cariño entre los conyuges forman parte de esa visión positiva del mundo, pero por sus consecuencias reales son nefastos pese a su bondad individual y su buena intención personal.
De la misma forma la ayuda a un inmigrante africano pobre que llega a nuestras playas es algo que apoyamos, nuestro sentimiento debe ser de ayuda, aunque la necesidad política obligue a ayudarle pero reenviarlo a su país pese a todo.

Por tanto si examinamos el Cristianismo veremos que defiende y promueve los mismos valores, al menos en su base esencial. Después los intereses políticos pueden llevar a enfrentamientos "humanos", pero tenemos una base común, el sentimiento positivo de amor y de respeto a la dignidad elevada frente al materialismo, el relativismo y el egoismo.

En mayo 2000 el jesuita progresista Freidhelm Mennekes proponía introducir el arte moderno (o sea la basura actual llamada arte) en las Iglesias, pero indicaba: “Los creyentes esperan del arte religioso un mensaje de serenidad, paz y esperanza,... mientras que las obras modernas que tenemos en la Catedral de Colonia tienden a recordar las angustias y los miedos del hombre de nuestro siglo”. Si, la religión tiende al Amor y la Paz, la basura del arte democrático tiende al psiquiatra, el espanto, el vacío interno, la angustia del hombre sin valores.

No se trata tanto de un Cristianismo positivo, sino de sentir en positivo. Y es en este sentido que el Nacionalsocialismo apoya un "cristianismo positivo", o sea los principios positivos de amor y dignidad comunes.

La Iglesia oficial y la Iglesia como Pueblo de Dios

Mira a esa buena gente que desean el Bien y se sacrifican por el Amor, ellos son la Iglesia y no los obispos que buscan el aplauso de la prensa.
No esperemos el heroismo como normalidad, lo corriente es la debilidad y la bajeza: No juzguemos demasiado duramente las debilidades de los quese dejan comprar por el Oro y el Aplauso, no son más que hojas que lleva la corriente. Son los que han creado esa corriente los verdaderos culpables, y no los débiles que se dejan arrastrar.

¡Ay de quien confunda las debilidades humanas con la fortaleza de los héroes!. Aquello que los héroes construyen en dignidad y honor, logrando incrustar su dignidad en el Pueblo, luego es prostituido y manipulado por los sucesores de aquellos héroes hasta llevarlo al lodazal. No culpemos a los Héroes de las miserias humanas.

La Iglesia como ente oficial es una sucesión de miserias humanas, como no podía ser menos en cualquier medio humano, entre las cuales se cuela de vez en cuando algún rayo esplendoroso de heroismo y de dignidad. Por tanto no veamos en la Iglesia su organización oficial, sino el poso aun visible de aquel "Pueblo de Dios", de tantas buenas personas que siguen su inclinación natural al bien y al amor pese a las chorradas que la sociedad les inculca y pesea unos "pastores" descarriados y vendidos al becerro de oro.

Adolf Hitler siempre estuvo admirado de esa religiosidad natural del campesino alemán, del "hombre del pueblo", que cree en el Bien no por teologías sino por sentimiento. Y que llama a ese Bien Dios, en comunión con 2.000 años de historia de su casta.

Hoy en día la mayoría de los jóvenes que no cumplen con los mandatos religiosos lo hacen por pereza. La Pereza, la Comodidad y el objetivo de buscar solo el placer individual son el mayor enemigo de la religión... y del Nacionalsocialismo.

Se equivocan los que creen que la juventud es antireligiosa por "haber superado" las creencias, en modo alguno, total hoy creen en utopías y dioses aun menos creibles que las religiones clásicas: Igualdad, democracia, progreso, placer, egoismo... No, la gente abandona las costumbres religiosas porque éstas van contra su egoismo, les limitan los placeres materiales que son lo único que buscan bajo la ceguera de la propaganda consumista y sionista.
En este sentido la lucha de la Iglesia como comunidad por concienciar en la elevación ética y en sentimientos superiores al deseo y el placer a sus miembros es el mismo combate que llevamos los Nacionalsocialistas.


En una ciudad como Madrid o Barcelona, con miles de actos y reuniones, decentros culturales y asociaciones, estudiad donde es posible encontrar un lugar en el que se pida sacrificio, amor y abandonar el placer como objetivo, desprecio al dinero, lucha contra la corrupción sexual, oponerse a la degradación de las costumbres, apoyo a la familia, defensa de los hijos amados, rechazo del materialismo, donde hay actosque inspiren la reflexión sobre obrar Bien y no obrar según el voto. Donde se dice que por más votos que obtenga, el pecado no será nunca la Verdad, principio que es la base de todo pensamiento antidemocrático. Pues encada una de las Iglesias, en esas misas sencillas de tarde, con pocagente, cuando no se habla para la prensa, miles de sacerdotes sencillos dan estos mensaje. Y aunque los mezclen luego con condenas políticas al Nacionalsocialismo, eso no importa tanto como el mensaje en sí. Porque las condenas son producto del momento, concesiones a la galería y pasarán como el viento, pero los mensajes positivos son la base misma de esa religión.

La Iglesia como única valedora de la Familia y los Hijos

Mil errores hacen de nubes que ocultan el Sol. Pero cuando estamos en la más profunda noche democrática, incluso con nubes la religión hace de Sol.
Vemos donde se puede encontrar una comunidad de 130 religiosas con 1000 escolares trabajando en escuelas que se orientan contra los principios del Sistema, "buscamos una inteligencia para la Verdad y contra el Error, una voluntad que se una al Bien y una sensibilidad que despierte la belleza"... este programa es el de colegio de monjas dominicanas Fideliter.
Incluso los propios obispos, pese a su lamentable deseo de popularidad y aplauso oficial, son de los pocos que a veces ayudan en la línea de la política racial Nacionalsocialista en estos nefastos días:

“La pésima situación demográfica no es un mal inevitable. Es la consecuencia de la nueva situación cultural, que son fruto de determinadas ideologías a la moda” (Conferencia Episcopal Española 04/04/2000).

La Familia y los Hijos han sido un objetivo permanente a derribar por parte de la masonería y la democracia, no digamos ya del marxismo. Frente a los miles de millones gastados por las democracias en desprestigiar la familia y desanimar la natalidad, la única voz permanente contra ese genocidio popular ha sido la religión... y el Nacionalsocialismo.

Cuando el PP apoya los maricones y fomenta el placer y el sexo como fundamento de "parejas", crea impuestos y normas que desmotivan la familia y genera adopciones de chinos o negritos, son las familias más religiosas las que son más numerosas, fomentando la religión la gran verdad de que los hijos son la mayor riqueza y no las cuentas bancarias, los viajes de placer o los coches lujo. La Iglesia promueve aun la idea de Sexo como complemento del Amor y la procreación, mientras que democracia y el marxismo consideran el sexoc omo un elemento de placer e individualismo, una propiedad de uso libre desligada de toda visión superior. Por eso la democracia vota legalizar la pornografía y fomentar el placer mientras la religión apoya el Amor y el respeto a la dignidad del sexo.
Pese a todos sus defectos, grandes y cada vez mayores, la Iglesia sigue siendo el único poder que no cede del todo ante la miseria ideológica progresista que lleva a la degradación total del sexo, del hombre y de la familia.

La Iglesia víctima de la prensa

Triste aquel que busca el aplauso de la masa, pues deberá ser como el payaso que divierte al necio. Pero aun peor si pretendes gustar al periodismo, entonces deberás ser como la prostituta que se vende por dinero.
Matteo Zuppi, dirigente del movimiento laico alineado al modernismo postconciliar, define perfectamente el problema de la Iglesia: "Aspiramos a vivir con el Evangelio en una mano y con el periódico en la otra" (Lv 23-4).

No recuerda aquello de que “No se puede servir a dos Señores”, pues se acaba sirviendo solo al más ruin de ambos, al Dinero.
El fundamento de todos los males del mundo está en los siete pecados capitales, y en este caso vamos a analizar el de la Vanidad como mal esencial de los mandos eclesiásticos.

Antes de nada quisiera combatir la idea de origen marxista, y difundida ampliamente por la masonería, que pretende hacer aparecer en el afán de poder y de dinero las causas de la degradación de la iglesia actual. Y no es así. Por más que se pretenda nadie va a creerse que en esta era de placer y decadencia alguien se mete a sacerdote para ser rico y vivir bien. Esto, que si era cierto cuando la Iglesia tenía enormes rentas en sus parroquias y monasterios, ha dejado hace muchos decenios de ser una realidad. Pero es evidente que para una mentalidad materialista y marxista debe ser el Dinero el único origen de las cosas.
No es así, la mayoría de los sacerdotes e incluso obispos y cardenales actuales son gente que por su preparación podrían vivir mucho mejor en las multinacionales que en las iglesias. Y no digamos si viven en ordenes monásquicas, por más que algunas ya no sigan las normas de austeridad de sus fundadores.
No, el mal en la Iglesia no está ahora en la Avaricia y la Lujuria (males terribles de la cosmovisión sionista), ni en la Gula ni siquiera la Envidia (aunque nadie está libre de la Envidia, terrible vicio que fue sin duda origen de nefastos problemas entre mandos de los partidos fascistas en los años 30 y... en los actuales)... sino en la Vanidad.
Las iglesias buscan el aplauso, el ser "reconocidas", la pompa de este mundo, ser aprobados y admirados, respetados. Buscar el respeto de los masones y los que mandan, a cambio de vender su alma. El gran pacto Metistofélico de la Iglesia moderna es ir vendiendo su esencia a cambio de la pompa y el aplauso.
El Gran Satán, el Enemigo del Mundo, domina las trompetas del éxito público, de la admiración y los premios... la prensa y los medios de masas. Dejará que la Vanidad consuma a los que desean el aplauso si a cambio les siguen la corriente en su cosmología. Y en tanto las Iglesias se oponen a alguno de susengendros reciben críticas y burlas de la prensa, mientras reciben aplausos los que se dejan llevar por la corriente.

Es el experimento de Pavlov, el caramelo y el palo. Y el perro aprende rápido. Sabe que será alabado si "comprende" a los homosexuales y apoya los vicios, sabe que será burlado si condena los vicios y la decadencia. Será escuchado por jefes de estado y recibido en la ONU si su discurso es dócil, será acusado de reaccionario listo para jubilarse si denunciase la democracia.
Será presente en grandes convenciones y llamado "Padre Santo" si no distorsiona el sentido del Sistema, pero si se atreve a disentir demasiado se promoverán divisiones y críticas para humillar el osado.

La Conferencia Episcopal Española este año 2000 ha tenido el descaro de indicar que "participar en las elecciones es casi una obligación por imperativo religioso", ¿será el undécimo mandamiento de Yavhe a Moises?. Es evidente que el más mínimo análisis del cristianismo descarta semejante idiotez, pero el plegamiento al Poder Político es la forma de lograr la adulación de la prensa.

Pongamos que la Iglesia declarase que el voto no es más que un medio político, que moralmente no tiene valor alguno, que el Mal y el Bien no dependen del voto y que por tanto mil votos no valen una Verdad. Esto sería coherente con la doctrina religiosa pero traería nefastas consecuencias para la adulación y fama del que lo diga.

Vanidad, miedo a decir lo que no gusta a los que dirigen la masa, y así, poco apoco las iglesias cambian y se adaptan al que manda.

Hace poco el Papa lanzo una de sus condenas a los "nazis" en base a que casi 3.000 sacerdotes de Polonia habían sido perseguidos (muy pocos de ellos murieron) durante la Segunda Guerra Mundial. Esta es una típica intoxicación: Se pretende dar la imagen de una "Iglesia perseguida" por los "nazis", para así alinearse con los "perseguidos" y los "vencedores". La realidad es que solo aquellos sacerdotes que se unieron a la resistencia política en época de guerra fueron, como es lógico, perseguidos pero nunca por sus creeencias sino por su acción política, y casi nunca fueron ejecutados, sino recluidos. Comparemos con los miles de sacerdotes asesinados (no solo perseguidos) por las democracias masónicas de México o España o por el comunismo por sus creencias, sin haber actuadopara nada en política.

Todo forma parte del mismo problema: Adular al que manda para ser adulados.

Pero, sería injusto, y a la vez producto de la mala fe, el considerar por ello a la Iglesia como un enemigo, y menos a las religiones. La debilidad humana ante la adulación y la tendencia a plegarse antelos que mandan, pese a ser injusto e infame, es sin duda un error pero ni exclusivo ni excesivo en la Iglesia.
Pese a sus cesiones y sus traiciones, cualquier otra sociedad humana aun traiciona más y aun es más rastrera. La Iglesia en medio de todas las miserias humanas en la que está inmersa no es la que más se ha plegado al dinero, el egoismo y la vulgaridad, y la mayoría de los que la critican desde el progresismo y el laicismo se han plegado aun mucho más al Capital y al egoismo individualista.
En una sociedad en que todos se han humillado ante Mammón, el Dinero, nadie tiene derecho a acusar a la iglesia si antes no se acusa a sí mismo. Cuando los comunistas han acabado de perritos falderos del capitalismo, el PSOE de máximo dirigente del capitalismo y la derecha aplaudiendolas más repugnantes costumbres éticas... y tantos ex fascistas sudando para que se les olvide el pasado, acusar a la Iglesia de sus mentiras y traiciones para aparecer como progresista y democrática es cuanto menos una hipocresía.

De la letra y del espirítu evangélico

“Virtualmente encuentro en la religión cristiana todas las tendencias a cuanto hay de más sublime y noble. En cuanto a las diferentes formas que asume en la vida, me parecen tan repelentes y de mal gusto sólo porque no constituyen sino erróneas representaciones de lo que en ella hay de sublime”. Schiller a Goethe

En toda mi vida he conocido a extraordinarios camaradas Nacionalsocialistas que eran profundamente Católicos, todos ellos se negaban siempre ha discutir sobre la letra evangélica, y fundaban su Fe y su religiosidad en eso que se llama "espíritu evangélico".

Aquello que se siente no necesita ser investigado, de forma que sintiendo la esencia del Cristianismo no necesitaban investigar los textos y entraren los detalles teológicos y en el análisis de las fuentes históricas en que se basa esa religión.

Y es que el racionalismo es una tendencia que choca con el sentimiento. El Cristianismo Ario se ha forjado durante siglos en base a un sentimiento de amor y de estilo, que no puede enfrentarse a las letras estrictas ni a los estudios detextos.

Todos los Católicos basan su intuición en las grandes tradiciones cristianas, que han llenado de arte y cultura 2.000 años de historia: El Honor en Calderón, el arte cristiano, las catedrales, la Edad Media con su Libro de Caballerías, San Francisco de Asis, los monasterios del Cister, los Monjes-Soldados, ese estilo de cristiano viejo que ha reinado desde los años de la reconquista hasta hace no muchos decenios, la sencilla religiosidad del campesino y el trabajador, son la base esencial, el "texto" en el que leen los Nacionalsocialistas cristianos.

Durante estos siglos Cristo ha tomado forma cultural y se ha materializado en una cosmovisión aria-cristiana que poco tiene que ver con el origen cultural judaico que se dislumbra en algunas partes del Evangelio, y en toda la Biblia. Hay un cierto enfrentamiento entre esas dos concepciones cristianas: Lo que se ha llamado judeo-cristianismo y el cristianismo-positivo. El racionalismo teológico frente al cristianos como sentimiento de Amor y Honor.

Es fácil encontrar textos evangélicos absolutamente lamentables desde nuestro punto de vista, en el MNS número 40 recopilé muchos de ellos. Pero un mártir, un soldado Nacionalsocialista orando antes del combate, un falangista con la cruz en el pecho, un legionario de la Guardia de Hierro, un cristero ahorcado por los masones, valen mucho más que un texto culturalmente fuera de sitio.

Wagner ya habla de este doble rasero entre Biblia y Cristo, y son muchos los Nacionalsocialistas cristianos que han escrito de este tema. Sin duda podemos ver en el juicio contra Juana de Arco ambas concepciones enfrentadas: Juana, sin más armas que su sinceridad y su Amor, y el Cardenal jugando con las palabras y los conceptos para declararla hereje. El sacerdote cristero defendiendo con el martirio su iglesia ante los masones que la quieren convertir en mercado, la monja de clausura violada por demócratas españoles en 1936, mientras Pio XI está dedicado a excomulgar a Charles Maurras, católico fiel y sincero, o prohibir que los católicos belgas voten por un partido llamado Rex, Cristo Rey, de un tal León Degrelle.

Pero por culpa de ese judeocristianismo racionalista y culturalmente ajeno a nuestra raza no debemos ignorar ni condenar el Cristianismo Positivo que defendió Adolf Hitler.

Los Problemas de Base

En realidad si hay algunos puntos que aparentemente son conflictivos entre el Cristianismo y la cosmología Nacionalsocialista. Pero son pocos y bien analizados no son en realidad enfrentamientos irremediables.

Los cinco puntos más conflictivos son:

- La concepción racial.
- La concepción de la Naturaleza.
- El paganismo y que comporta este tema.
- El origen cultural judío del cristianismo y en especial de la Biblia.
- La primacía de Roma y su intromisión en lo político.

El Problema Racial

Si Dios existe es Racista, pues creó las razas, la diferencia y la variedad. La democracia es la conspiración para pretender crear otro Mundo antinatural y poner otro dios: El Dinero.

¡Todos somos hijos de dios según las religiones, pero no todos los hijos de un padre son iguales!.

Sin dudael tema racial ha sido siempre la acusación de los cristianos contra el Nacional Socialismo. El Teniente coronel Tejero en su declaración tras su condena se declara “católico y por ello no racista”... esto es algo normal en muchas de las revistas católicas nacionalistas, incluida la Falange. Para el lector sin memoria histórica, o sea para el 99,9% de las personas, esto es algo que se creen que viene desde que San Pedro existe. Y no es así claro.

Es curioso pero casi todos los católicos de los años 20 que lucharon por una alternativa al capitalismo y al marxismo fueron muy conscientes del tema racial. Y no digamos el Cristianismo durante siglos enteros tuvo una conciencia racial absoluta. De Calderon a Lutero, de Quevedo a cualquier cristiano viejo ya sea de Castilla o de Austria, la nobleza de sangre y de casta era parte de su cosmovisión cristiana. Se publicó hace poco una recopilación de textos de nuestro Siglo de Oro sobre la Raza que valdría la pena reeditar para recordar que pensaban aquellos cristianos puros y ortodoxos, con el apoyo de la Iglesia.

Pero no nos alejemos tanto en la Historia.

Cuando Falange se declara antirracista uno se pregunta que quiere decir.

Es evidente que racismo es una palabra equívoca, como mil veces hemos dicho en BLT y MNS. Depende que se entienda por racismo, y como se entienda ese racismo, es o no compatible con el Cristianismo... ni con el propio Nacionalsocialismo.

Ramiro de Ledesma u Onésimo Redondo tienen claras referencias a la Raza y su defensa hasta extremos similares al Nacionalsocialismo, incluso con José Antonio podemos encontrar frases que serían catalogadas sin duda hoy en día de "racistas".

Es evidente que cuando Falange en los años 30 se distanciaba del racismo alemán no quería por ello apoyar la mezcla racial y, ¡la inmigración masiva de moros!... ni se le podría ocurrir a José Antonio esa idea.

Y es que el tema es definir racismo y sus límites.

El odio, la brutalidad o la tiranía de una raza sobre otra ni es cristiana ni es Nacionalsocialista. Eso no quiere decir que haya habido cristianos y nacionalsocialistas que hayan cometido estos errores.

Pero en cambio el respeto por la casta y la raza, el aprecio del propio pueblo y tomar medidas para preservar esa raza frente a invasiones y mezclas masivas,o sea evitar la destrucción de razas por parte de otras, siempre tuvo la bendición cristiana, aunque ahora se quieran olvidar de ello.

El Cristianismo obliga a ayudar al hermano de otra raza que está en necesidad, ¡pero eso es también Nacional Socialismo!, aunque esos cretinos de "pelados" con bate de beisbol se hayan olvidado de ello. Lo que no obliga el Cristianismo es a aceptar una inmigración masiva provocada por el capitalismo para beneficio de sus planes mundialistas. Es más, el Cristianismo obliga a defender el propio pueblo frente a las agresiones, siempre que esta defensa no impliquen acciones contrarias a la ética Natural.

Podemos efectuar una Revolución que elimine el capitalismo y tras ello pedir la restauración del estado Natural con la devolución de los inmigrantes a sus paises de origen y esto es totalmente cristiano (y Nacionalsocialista) siempre que esa devolución se haga por medios humanos, sin genocidios ni condiciones infra humanas.

Y eso es lo que quiere el Nacionalsocialismo: Que el capitalismo, que provocó el problema, sea el que pague una restauración del estado natural de nuestros pueblos.

El arzobispo Grober, nada favorable al Nacionalsocialismo, publicó en 1937 la siguiente declaración (Manual de Temas Actuales 1937), publicada cuando ya eran públicas las leyes raciales de Nuremberg:

“La consecuencia de esta invasión racial por extranjeros se manifiesta principalmente como un atentado a la esencia original de nuestra civilización. El flujo de razas extranjeras, por una inmigración excesiva, deforma nuestra propia naturaleza. Es preferible que cada pueblo asuma su propia responsabilidad en su feliz desarrollo, y es un hecho que la aportación étnica totalmente extranjera representa siempre una amenaza para el carácter históricamente preservado de un pueblo; de ambos temas se sigue que nose puede negar a cada pueblo el derecho a mantener su raza íntegra ni negarle el derecho a tomar medidas que aseguren esa integridad. La religión cristiana solo exige que estas medidas no vayan contra la ley moral y la justicia natural”.

¡Esto es exactamente lo que refleja el Cristianismo positivo que apoya el Nacionalsocialismo!.

Otra cosa es que esta defensa de la propia raza se ha llevado en ocasiones a extremos en los cuales las medidas utilizadas para ello rozan esa "ley moral y justicia natural", según como se interprete o donde se pongan sus límites.

Evidentemente hoy en día no es lo mismo que en 1930 si nos ponemos a fijar límites morales al derecho de defensa. Actualmente un padre que mata al violador de su hija es acusado de asesinato!, mientras que antes el que no lo hacía era despreciado como cobarde, así que hemos perdido, forzados por la prensa democrática y sionista, el sentido común y la voluntad de Defensa.

Nunca hemos de hacer caso del sistema de valores que la democracia capitalista nos ha querido imponer, ni es cristiana ni es Nacionalsocialista ni reflejanada natural, es un producto de la mentalidad agresiva del sionismo internacional contra nuestro pueblo.

Naturaleza y Cristianismo

Sentirse parte de la Naturaleza, base del paganismo. Amar a la Naturaleza como una hermana, base de San Francisco de Asis.

Una acusación que siempre ha hecho el paganismo contra el cristianismo esla visión homo-céntrica que tiene, o sea el desprecio que el cristianismo teórico tiene de la Naturaleza y los animales, como meras "cosas" sin alma, "aluso" simple del hombre, frente a la idea pagana del Hombre como parte integrante de la Naturaleza sagrada, en la que animales, entorno y humanos conforman un todo.

De todas formas la realidad es que la destrucción de la Naturaleza ha venido de manos de la democracia capitalista, masónica y atea, no del Cristianismo. Hasido el siglo del capitalismo y el mercantilismo el que ha lanzado la idea de "uso masivo y sin freno" del entorno. El comunismo ha sido el régimen que más crímenes ecológicos ha cometido, con mayor volumen y desprecio del entorno. Pero si el comunismo ha destruido el Caspio o desforestado sin cuidado alguno media Rusia, aun así no es nada en comparación con las barbaridades mundiales que el capitalismo democrático ha efectuado con el entorno.

Así pues aunque se puede acusar "en teoría" a la mentalidad cristiana de desprecio a la Naturaleza, estamos otra vez más en el plano teórico, pues en la realidad es el anticristianismo radical de las "luces", la masonería capitalista y el progresismo comunista, los que han destruido el mundo sin piedad.

Por otra parte, y para colmo, una vez más vemos que la teoría teológica cristiana se enfrenta al "cristianismo positivo" en este punto. San Francisco de Asis fue el primer gran cristianizador de la Naturaleza, con una visión de "hermanos" animales y recordemos de poesía al "hermano Sol", próxima a la visión pagana, e incluso en cierta forma la supera al añadir el amor. El paganismo no es que ame la Naturaleza, es que se siente parte de ella, para bien o mal, en su lucha y su alegría. Asis añade el amor a la Naturaleza. Asis y el paganismo han sido los dos grandes esfuerzos humanos por ser Naturaleza, mientras el racionalismo capitalista, progresista y democrático, es la explotación de la Naturaleza por la economía.

Cierto es que un cristianismo calvinista despegado del Amor y recluido en la teología ha sido sin duda una buena base para el capitalismo explotador, con su consideración de Naturaleza Bíblica: Mero utensilio del Hombre. Pero es que el cristianismo bíblico es lo contrario a Asis y al cristianismo positivo. En esto hemos de aceptar que el calvinismo protestante con su Biblia a cuestas fue la base mental para la implantación del capitalismo y el desprecio por la Naturaleza.

Por algo Francisco de Asis estuvo a punto de ser condenado por hereje... fue otro enfrentamiento más entre el judeocristiansimo y el cristianismo positivo.

La Biblia y el origen cultural judío

“Los papas sabían muy bien lo que hacían cuando sustraían al pueblo la Biblia, ya que el Viejo Testamento, en concreto, unido a los Evangelios, podía llegar a desviar el puro pensamiento cristiano, hasta el punto de hacer posible la justificación de toda violencia e insensatez, por lo que el empleo de tales instrumentos pareció sabio reservarlo a la Iglesia, que no dejarlo al dominio del pueblo”. (Wagner en “Religión y Arte”)

Si quereis hacer nacer en un Nacionalsocialista pagano el odio al cristianismo basta que le nombreis la palabra “Biblia”. Nada repugna más a nuestros sentido de la vida y a nuestra raza que ese inmundo libro, repleto de todo tipo de desgraciadas maniobras usureras, desvergonzadas y crueles. La Biblia refleja todo lo negativo, allí se reflejan todas las miserias que podemos achacar al genero humano.

La nefasta manía de hacer "descender" el mensaje de Cristo de ese origen cultural Bíblico es algo que marca una separación irremediable entre el Nacionalsocialismo y la teología judeocristiana.

Pongamos un pequeño ejemplo, entre docenas que podríamos nombrar, y que están en parte recogidos en el MNS número 40: La horrenda historieta de la masacre de los primogénitos de Egipto por Moisés, origen de la Pascua judía, un pasaje que muestra la crueldad, la injusticia y la miseria moral de ese dios israelita, el deseo asesino de sus seguidores y la infamia de los que aun ahora festejan semejante presunto (históricamente ese pasaje no tiene validez alguna) genocidio. ¿Cómovamos a aceptar que semejante criminal, Moisés, sea después festejado en el cristianismo?. Para los paganos eso es inadmisible.

Pero lo que es más evidente es la incompatibilidad entre Cristo, el estilo del Jesús que nos ha llegado por tradición aria cristiana, y esa brutalidad del Moisés Bíblico. Es evidente que se trata de dos mundos, y el error es querer ligar uno con otro.
¿Como podemos imaginar a Calderón, como podemos sentir el amor que Haendel expresa en su Mesías, si leemos el texto bíblico?. Hay una divergencia entre el texto y el sentimiento. El texto corresponde a la religión judía, el sentimiento es el del cristianismo positivo. Mezclarlo es un crimen que separa a los Nacionalsocialistas de la teología.

En base a este problema se han escrito libros como "Pablo de Tarso" de Savitri Devi, donde se desarrolla todo una idea conspirativa del Cristianismo como punta de lanza del judaismo en el mundo ario.

Esta idea es la base del pensamiento de muchos Nacionalsocialistas en contra del Cristianismo: Una forma de introducción de la mentalidad no aria en el mundo ario. Y su origen es todo el entorno cultural judío que rodea al Cristianismo.

No ayuda nada tampoco a superar reticencias que entre los libros del Nuevo Testamento se encuentre ese impresentable "Apocalipsis según San Juan", donde se combate a la "prostituta Roma" imperial en nombre del Jerusalem judío. El enfrentamiento entre Grecia/Roma y Jerusalem es el reflejo del enfrentamiento entre dos mundos y a la vez entre dos formas de entender el cristianismo: El Cristianismo positivo y el judeocristianismo.

De todas formas todo este problema de incompatibilidad radical entre el mundo cultural judío y el Cristianismo positivo tal como lo entiende nuestra Raza, es algo que no es actual. En realidad el Cristianismo y el entorno religioso judío se enfrentaron desde casi el inicio, podemos decir que a partir del año 50 de nuestra era, solo 17 años después de muerto Cristo, las persecuciones contra los cristianos ya fueron siempre dirigidas por la Sinagoga, y a partir del 300 dC el Cristianismo está cuajado de textos antijudíos. El problema no es pues práctico, sino una vez racional.

No hay sentimiento de identidad entre el Cristianismo real y el mundo bíblico, pero existe un enlace racional, de lógica teológica. La dogmática impone una relación de secuencia, el sentimiento una ruptura radical.

El mismo Wagner, cristiano convencido, no dudaba en escribir: “En cuanto a nosotros, bastará constatar el decaer de la religión cristiana, precisamente, por haber recurrido a la religión hebraica para la creación de sus dogmas... Porque es claro que allá donde vemos armadas de Cristo descender a la guerra bajo el signo de la Santa Cruz, para realizar rapiñas y baños de sangre, la verdadera guía no es el Cristo el Misericordioso, sino Moisés, Josué, Gedeón, con los otros paladines de Yahvé”.

El uso masivo de la Biblia por parte del Protestantismo ha sido sin duda uno de los problemas graves para entender la infiltración del mundo cultural judío en el cristianismo actual.

Es evidente que muchos cristianos se han sentido profundamente separados de ese pretendido origen común con la Biblia, con Yahvé. Una vez más vemos la separación radical entre el Cristianismo positivo y el judeocristianismo.

Roma y Alemania

“Dad a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”. Extraordinarias palabras que deberían marcar el límite entre las Iglesias y el Estado.

Además de la Biblia había otro punto de enfrentamiento entre muchos Nacionalsocialistas alemanes y el Cristianismo: El Papado de Roma.

Pero este es un tema político, no ideológico.
No es un problema tanto de primacía o papado como del papel político que el papado tenía (ya ha perdido mucho de ello) en aquellos años 30.

El papado y la curia romana pretendían una intervención directa en la educación, mediante colegios confesionales, y mediante organizaciones juveniles católicas. Y exigían que esos medios pudieran enseñar según las medidas políticas dictadas en Roma.

Hitler tenía en cambio una idea muy clara: La Iglesia debía ser respetada y admirada siempre que se centrase en el mundo espiritual y religioso, pero jamás podría intentar ser competencia del partido Nacionalsocialista en lo político. En esto se ajustaba a las palabras de Cristo que encabezan este apartado.

Veamos que esta postura era mucho más comprensiva que la que en esos años tenía el Presidente francés, inglés o americano, los tres masones, y en cuyos paises estaba prohibida la educación confesional y en algún caso prohibidas las ordenes religiosas, llevando el estado democrático una política antirreligiosa, no solo anticlerical.

Se editaron muchos libros en los medios del partido Nacionalsocialista Alemán contra Roma y el papado, en parte de origen protestante, que fomenta la idea de una iglesia nacional, aunque Hitler siempre se negó a apoyar esta idea de iglesia nacional. Y es curioso porque el gobierno democrático masón de México había, en los años 20, forzado la creación (por la fuerza de las armas) de una iglesia nacional para intentar destruir la Católica. La China comunista, y la actual semi capitalista, mantiene también deforma forzada una Iglesia Cristiana Nacional para tratar de combatir el papado...

Vemos una vez más que Hitler fue mucho más condescendiente y amable con las iglesias que los demócratas que ahora son bendecidos.

El Paganismo en el Nacionalsocialismo

Hay Nacionalsocialistas paganos y los hay cristianos, han luchado juntos por los mismos valores, han muerto juntos bajo los mismos símbolos. Lo que la sangre unió que nadie lo separe.

Hace poco el propio Papa dijo respecto al Nacionalsocialismo: “Entre nosotros y esa ideología pagana no podía haber relación”.

Dejando aparte que la historia contradice esta declaración, pues hubo, y mucha relación, como veremos en este mismo BLT en el texto dedicado alafamosa Encíclica llamada "antinazi", que en modo alguno es "antinazi".

Pero si es cierto que una parte de los Nacionalsocialistas han sido y son "paganos", tomando bajo esta palabra una visión "precristiana" del mundo. Pagano fue Aristóteles, Sócrates, Pitágoras y todo el mundo griego.

El paganismo es la recuperación de ciertos principios cosmológicos del mundo grecorromano, como el sentido de la Naturaleza, que ya hemos visto, la visión heroica del hombre, el sentido de casta y raza, el desprecio por los valores mercantiles frente a los humanos y guerreros, la unidad de cuerpo y espíritu, una visión diferente de los deberes y derechos o un sentido artístico y alegre de la vida.

Pero eso no implica que el Nacionalsocialismo "sea pagano", y menos que "ser pagano" signifique ser anticristiano o "malo". El pagano no es anticristiano, no desea eliminar otras religiones, no es monoteista ni inquisidor, por tanto no pretende en modo alguno acabar con el Cristianismo.

Hay demócratas cristianos y los hay masones perseguidores del Cristianismo, que si desean acabar con el cristianismo, y lo peor, lo han hecho, masones demócratas han sido los ejecutores de persecuciones brutales religosas.

Y no digamos ya de cristianos marxistas cuando el marxismo define claramente el cristianismo como enemigo. Y una vez más lo han hecho, ya gran escala.

Jamás dentro del Nacionalsocialismo se permitió, ni se ha permitido, reclamar una persecución contra los cristianos. Nunca se persiguió a un sacerdote por motivo religioso dentro de Nacionalsocialismo.

Es evidente que esa descualificación del Nacionalsocialismo por "pagano" no es producto de un análisis religioso sino del enorme interés de las autoridades eclesiasticas actuales para desmarcarse del NacionalSocialismo y del fascismo. Dado que hay grandes hechos que los unen, han optado por inventarse un discurso que los presente tambien como "antinazis" y perseguidos por el fascismo, víctimas junto a los vencedores. Importancia a las opiniones políticas de las iglesias siempre movidas por intereses temporales.

Es evidente que si las potencias fascistas hubieran ganado la guerra el discurso actual sería otro.

El Nacionalsocialismo es una cosmovisión del mundo a la que se puede llegar desde posiciones religiosas cristianas dentro de lo que hemos llamado "cristianismo positivo", o desde posiciones espirituales que llamamos "paganas", pero nunca anticristianas, nunca perseguidoras de una espiritualidad positiva cristiana.

Cedade y el Catolicismo Nacionalsocialista

Si algo desmiente que ser Nacionalsocialista es anticristiano, es la realidad de Cedade.

Programa del NSDAP, por tanto un documento vital y básico, no deja dudas tampoco: “El Partido NSDAP se halla ubicado en el terreno de un Cristianismo positivo”.

La realidad es tozuda, decía el amigo Bochaca. Podemos discutir un año con esos nuevos mandamases de la iglesia que condenan a los Nacionalsocialistas como ateos, paganos y perseguidores del Cristianismo, pero al fin la verdad será la misma, la realidad, millones de cristianos fueron magníficos Nacionalsocialistas, hasta el punto de que la mejor organización Nacionalsocialista de Europa (y seguramente del mundo) de la postguerra estaba dirigida y orientada por católicos convencidos.

También habían paganos en su dirección, claro, entre ellos yo mismo, pero no puedo negar que fueron católicos fervientes los que levantaron Cedade y le dieron el alma esencial. Y no faltaron sacerdotes tampoco entre sus primeros orientadores.

Y no se trata de un caso aislado, muchos grupos Nacionalsocialistas de hispanoamérica fueron y son católicos. Hoy en día hay en internet redes Nacionalsocialistas Católicas.

Además teníamos ejemplos preclaros: León Degrelle, al que nadie negará su Nacionalsocialismo, era un católico de pies a cabeza, cuyo partido se llamaba Rex, de Cristo Rey. O Pavelic, el dirigente Nacionalsocialista croata, religioso católico.

Pero sobre todo el Cristianismo Nacionalsocialista ha tenido su mayor estandarte en Codreanu, y la Legión del Arcángel San Miguel, la Guardia de Hierro Rumana, cuyo misticismo cristiano iba paralelo a su fidelidad Nacionalsocialista.

Incluso un obispo como Monseñor Tiso, ejerció el mando supremo Nacionalsocialista en Estonia, hasta ser ejecutado por los comunistas.

Como católicos fervientes eran los amigos húngaros de Szalasi, Nacionalsocialista húngaro heroico y fiel hasta el final. Conocimos varios exilados en España, siempre combativos incluso a los 80 años, siempre católicos.

La realidad es tozuda, por más que se intente falsificar la historia, acallar los hechos y ocultar las realidades, el más necio puede entender que ser católico nunca ha sido un problema para ser un buen Nacionalsocialista.

Y aun hoy en día, dentro de las campañas permanentes para desprestigiar el Nacionalsocialismo y presentarlo como enemigo del Cristianismo, hay docenas de camaradas católicos, pero sobre todo hay movimiento esencialmente católicos muy cercanos a las ideas fundamentales Nacionalsocialistas.

Desde revistas como Esclat al movimiento Sinarquista Mexicano, pasando por publicaciones como Lectures Françaises, como Patria Argentina o Tercera Posición, por citar solo algunas, conforman posiciones muya cordes con nuestras ideas.

Hace poco hemos podido conocer un ejemplo preclaro de ese Nacionalsocialismo Católico en el camarada mexicano Pérez del Toro, campesino y fiel padre de familia muy numerosa, que lleva desde siempreuna lucha cristiana profunda y a la vez claramente Nacionalsocialista.

Podríamos dar mil ejemplos más, pero no vale la pena, la realidad es tozuda frente a la mentira evidente.

Un cierto Esoterismo Nacionalsocialista

Si el Nacionalsocialismo solo fuera política y raza no sería más que otro fascismo de los años 30, lo que le diferencia es su Mística, su enorme fuerza espiritual.

Toda cosmovisión del mundo que no se reduzca a una mera posición política temporal, acaba por abordar el mundo externo a lo perceptible por los sentidos, y entrar en un cierto Esoterismo o un Misticismo espiritual.

El mundo cristiano tiene su Esoterismo ortodoxo en el Misticismo religioso.

El Nacionalsocialismo como cosmovisión global del mundo que rechaza el materialismo no podía dejar de tener profundas raices esotéricas.

Una parte de ellas nacen de la misma raíz cristiana, siendo el Maestro Eckart el ejemplo más preclaro e importante, por su vital influencia en Hitler. Las conversaciones de Hitler con Eckart, publicadas en vida de Hitler y por tanto autentificadas, muestran su estrecha relación.

Toda la esencia del monje guerrero, de la Orden de Caballería y del esoterismo medieval cristiano fue recuperada por una parte del Nacionalsocialismo. Y sin duda apoyó mucho esta tendencia los medios wagnerianos con su Parsifal.

Y si queremos ver dos textos que sean paradigmáticos de esta tendencia empezaríamos por "Almas ardiendo" de León Degrelle y algunos textos de Codreanu. No son textos políticos, son oraciones místicas Nacionalsocialistas de origen cristiano.

Y para tomar una referencia actual de esta misma tendencia, podríamos hablar de la revista “La Tabla Redonda” editada en Barcelona estos dos últimos años, y que desgraciadamenteestá parada tras el número 4, peroque era sin duda un ejemplo puro de misticismo cristiano Nacionalsocialista.

Pero también existió, como es lógico, una esoterismo Nacionalsocialista de otra fuente espiritual, ya sea el paganismo o el Hitlerismo esotérico.

Una docena de sociedades esotéricas arianistas son el preludio del NSDAP, allí segestó toda la esencia del pensamiento racial y "volk". Desde Elisabeth Foster, la hermana de Nietszche, hasta el esoterismo de Rudolf Hess, toda una cadena de Ordenes y grupos jalonan ese esoterismo.

Hoy en día podemos leer textos de esta tendencia en revistas wottanistas como Focus Fourteen de Lane, o la brasileña “Verlauf”, así como una docena de revistas de paganismo como "Antaios" y sobre todo "Aedos".

Tras 1945 aparece una nueva línea esotérica que parte de la constatación del Hitlerismo como una religión, como una misión esotérica, espiritual,uncamino de profundidad personal, de fusión en el colectivo arquetípicode nuestra raza Aria. Tenemos ante todo la inmensa obra del esoterismo hitlerista de Don Miguel Serrano, y el texto "Hitlerismo, la fe del Futuro". Es España tenemos sin duda una de las mejores publicaciones en este tema, salida del entorno del Cedade espiritual paganista, “Hiperborea”.

Es evidente que estas dos tendencias han tenido sus problemas y que no han favorecido a veces la comprensión entre cristianos y paganos, ambos Nacionalsocialistas. Mientras Don Miguel Serrano ha sabido siempre mantenerse educadamente sin insultar ni atacar a los medios cristianos Nacionalsocialistas (él mismo fue gran amigo de Degrelle), otros paganistas y muchos católicos Nacionalsocialistas se han peleado bastante por estos temas.