Mariscal Hermann Göring



Hermann Goering o Herman Göring, nació en el Marienbad Sanatorium en Rosenheim, Bavaria, el 12 de Enero de 1893. Fue hijo de un oficial colonial de raíces aristocráticas, que fue enviado por Bismarck al Sur-Este Africano como Primer Ministro Plenipotenciario Residente. Su madre fue una muchacha campesina.

Ingresó como cadete en la academia militar de Gross Lichterfelde en 1910. Empezó su carrera en el ejército en 1914, con el rango de Teniente de Infantería. Luego fue transferido a la fuerza aérea como piloto de combate. En 1918 fue el último comandante del Escuadrón de Combate de Richthofen donde se distinguió como un as de la aviación. Derribó veintidós aviones enemigos y recibió las condecoraciones Pour Le Merite y la Cruz de Hierro de Primera Clase, finalizando la guerra como el más condecorado héroe de guerra.

Al finalizar la guerra se dedicó a las demostraciones públicas de vuelo, muy en boga en la época, en Dinamarca y Suecia, donde conoció a su primera esposa, la baronesa Carin von Fock-Kantzow, que era esposa de un oficial sueco. Ambos quedaron perdidamente enamorados y se casaron en Munich, en febrero de 1922.

La ascendencia aristocrática y sus laureles como héroe de guerra, de Goering, le dieron el prestigio necesario para que el recién naciente NacionalSocialismo se interesara en él. Luego de escuchar un discurso de Hitler sobre el Tratado de Versalles, ingresó en el NSDAP. Hitler lo nombró comandante de los Camisas Pardas en diciembre de 1922. El cargo le prometía al joven Goering la acción, camaradería y aventura que la guerra mundial le ofreció para llevarlo a la fama y al reconocimiento público.

En 1923 tomó parte en el Putsch de la Cervecería de Berlín, durante el cual fue herido seriamente y forzado a escapar de Alemania por 4 años. Estuvo en Austria, refugiado en Insbruk donde sanó de sus heridas bajo el cuidado de Carin. También estuvo en Italia y luego en Suecia, hasta que se decretó la amnistía. Estuvo en un hospital para enfermos mentales y en setiembre de 1925 en un asilo para internados peligrosos. Para aliviarle de los dolores que sufría fue tratado con morfina y se volvió adicto.

Luego de la amnistía, regresó a Alemania en 1927, regresando al partido NSDAP siendo elegido representante del partido ante el Reichtag. Se acabaron sus aprietos económicos pues recibía 500 marcos del Reichtag y 800 marcos del partido. Fue asesor de Lufthansa con un sueldo de 1000 marcos mensuales. En los cinco años siguientes, - con el apoyo de Carin, a pesar de su precaria salud - Goering trabajó para ayudar a Hitler a tomar el poder, usando sus contactos en los círculos conservadores, industriales y oficiales del ejército para reconciliarlos con el Partido NacionalSocialista. Con el triunfo del 31 de Julio de 1932, fue nombrado Presidente del Reichtag.

Luego del nombramiento de Hitler como Canciller del Reich, el 30 de Enero de 1933, Goering fue nombrado Ministro Prusiano del Interior, Comandante en Jefe de la Policía Prusiana y Gestapo y Comisionado para la Aviación. Como creador de la policía secreta (Gestapo), conjuntamente con Himmler y Heydrich, instauró los campos de concentración para los oponentes políticos, mostrando una energía impresionante al aplastar y aterrorizar toda resistencia.

Con el pretexto del riesgo de un golpe de estado comunista, Prusia fue "limpiada" y cientos de oficiales y policías fueron purgados, siendo reemplazados por las reservas del SA y SS. Goering explotó el incendio del Reichtag para implementar una serie de decretos que terminaron con lo que quedaba de los derechos civiles. Encarceló a los Social Demócratas y comunistas y eliminó la prensa de izquierda. Dirigió a la purga en la que eliminó, el 30 de Junio de 1934, a su rival Ernst Röhm que era también un líder del SA.

El 01 de Marzo de 1935 fue nombrado Comandante de la Luftwaffe y con Udet y Milch se encargó de reorganizar la industria aeronáutica y el entrenamiento de pilotos. En 1936 su poder aumentó al ser nombrado plenipotenciario para la implementación del Plan de Cuatro Años, que le dio poderes dictatoriales para controlar la economía alemana. Creó el emporio industrial del trabajo Hermann Goering en 1937, gigante industrial que empleaba a 700 mil trabajadores, con un capital de 400 millones de marcos, lo que le permitió acumular una gran fortuna.

Goering utilizó su posición política para satisfacer sus ansias de ostentación y lujo, viviendo en un palacio en Berlín y construyendo una lujosa mansión de caza llamada Carin (por el nombre de su esposa, quien murió de tuberculosis en 1931) donde organizaba grandes fiestas y banquetes, mostraba su obras de arte, y hacía ostentación de lujo exorbitante, que traspasaba los límites de los normal. El "caballero de hierro" como el mismo se llamaba desarrolló una insaciable capacidad de ostentación mostrando joyas que contrastaban con los uniformes que se mandaba confeccionar, violando las normas castrenses. Su egomanía lo llevaba a auto nominarse "el último hombre del renacimiento" mezclando su auténtico poder con grandes cantidades de efectos teatrales. Sin embargo, entre la población era muy popular, pues lo recordaban como el héroe de 1918 y por ser más accesible que Hitler.

Las ambiciones brutales de Goering se mostraron en todo se efectismo al orquestar la caída de los generales von Fritsch y von Blomberg en febrero de 1938. Luego de la Noche de los Cristales el 9 de noviembre de 1938, Goering multó a la comunidad judía con un billón de marcos y ordenó la eliminación de los judíos de la economía alemana. Promulgó la arianización de la propiedad y los negocios y la expulsión de los colegios, casas de campo, parques, bosques etc. de todos los judíos. El 12 de Noviembre advirtió que si Alemania entraba en guerra habría un ajuste de cuentas con los judíos. El 31 de Julio de 1941, le ordenó a Heydrich el Gesamtlosung (solución final) del problema judío en todos los territorios europeos con influencia alemana.

Goering se identificaba con las ambiciones territoriales del Fuehrer, jugando un papel importante en la sumisión de los checos, aunque sus preferencias eran lograr un "nuevo orden" en Europa usando los medios diplomáticos, antes que la guerra generalizada. El 30 de Agosto de 1939, fue nombrado Presidente del Consejo de Reich para la Defensa Nacional y designado oficialmente sucesor de Hitler el 01 de setiembre. Mantuvo su cargo de Comandante en jefe de la Luftwaffe en las campañas de Polonia y Francia y el 19 de Junio fue nombrado Mariscal del Reich.

En Agosto de 1940, se dedicó de lleno a dirigir la guerra aérea contra Gran Bretaña. Sus errores lo llevaron a tomar la peor decisión de su vida, cuando ordenó el bombardeo masivo de Londres el 7 de Setiembre de 1940, justamente cuando Gran Bretaña estaba a punto de ver el colapso de su fuerza aérea de defensa. Esto salvó a la RAF de la destrucción y les concedió el tiempo necesario para reorganizarse. El tremendo error estratégico no fue perdonado nunca por Hitler, en especial porque le obligó a cancelar la operación León Marino.

A partir de ese momento, comenzó la decadencia política de Goering quien a pesar de ello, continuó cometiendo graves errores dando órdenes que contravenían las recomendaciones de sus generales. La incompetencia de Goering no terminó ahí. Durante la operación Barbarossa, no sólo cometió gran cantidad de desatinos, sino que continuamente mentía al OKH y al propio Hitler haciendo promesas que la Luftwaffe no era capaz de cumplir.

Goering se sumió en un letargo inmerso en un mundo de ilusiones, llegó al extremo de prohibirle, en 1943, al general Galland a reportar los escuadrones de bombarderos Aliados que cada vez se adentraban más en Alemania, eran acompañados por escuadrillas de aviones caza. Goering se convirtió en un fantasma en el que nadie creía y el mismo Hitler hacía lo posible por evitar. Aunque las intrigas de Bormann le causaban menos daño que su propia incompetencia, Himmler, Goebbels y Speer lo desplazaron. Su personalidad se comenzó a desintegrar al ver que sus bufonerías ya no impresionaban a nadie y Hitler lo acusaba como culpable de todos los fracasos en aire, mar y tierra.

Cuando Hitler decidió que se quedaría en el búnker en Berlín hasta el final, Goering que en esos momentos había volado a Baviera, malinterpretó eso como una abdicación y solicitó tomar el mando como sucesor del Fuehrer fue despedido de todos su cargos, expulsado del partido y encarcelado. Poco después, el 9 de Mayo de 1945, fue capturado por los Aliados y enjuiciado en Nuremberg por crímenes de guerra en 1946.

Durante el juicio, Goering perdió peso y fue alejado de las drogas, se defendió con todo vigor, muchas veces corrigiendo las recomendaciones de su defensa. Con la muerte de Hitler, tomó actitudes de autoridad sobre sus compañeros de juicio, con poses de heroísmo que esperaba que lo convirtieran en el mártir alemán de la guerra. Sin embargo no convenció a nadie y menos a los jueces que lo encontraron culpable de conspiración para hacer la guerra, crímenes contra la paz, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Fue sentenciado a morir en la horca.

El 15 de Octubre de 1946, Hermann Goering, utilizando una cápsula de veneno que logró esconder en sus ropas durante su captura, cometió suicidio por envenenamiento en su celda en Nuremberg.
Extraído del Foro NacionalSocialista Ortodoxo.