Esencia de la Raza

Este articulo fue hecho para los Nacionalsocialistas alemanes pero se aplica tambien para todo aquel que quiera conservar la tradición y arraigo cultural y racial de su respectiva nación.

La raza se presenta en un grupo de hombres que se diferencia de cualquier otro, por el conjunto propio de características corporales y particularidades psíquicas que lo comprenden de tal manera, que se reconoce idéntico a sí mismo.

I) Al concepto de raza están indisolublemente unidos:

1) Las mismas características corporales. En esto la raza es un problema biológico.
2) Las mismas características espirituales y psíquicas. En esto, es la raza una cuestión relativa a la ubicación de conjunto en la humanidad. Un determinado espíritu creador, la índole precisa del carácter, están siempre en un determinado desarrollo racial. El estilo racial y la manera de vivir de una raza se muestran ante todo en el uso y goce, tanto espiritual como directamente económico. La biología, en el sentido estricto de ciencia natural, es impotente por sí sola ante el problema de la raza. Únicamente en unión con la totalidad de las ciencias históricas y culturales, puede la biología comprender el problema de la raza y aprovecharlo en la vida práctica. El nacionalsocialismo no pretende de ningún modo, como se le acusa frecuentemente, imponer una interpretación de la vida y del mundo, de las características corpóreas simple y mecánicamente comprobables, es decir, rechaza, sin dudas, el materialismo racial.

II) Las siguientes clases de razas se distinguen según Günther:

- La raza nórdica.
- La raza occidental o mediterránea.
- La raza dinárica.
- La raza oriental.
- La raza alpina.

III) El pueblo alemán no es una mezcla gris, por cuanto en su mayor parte es pura germanidad. La sangre nórdica es el patrimonio más valioso de la nacionalidad alemana.
“El simple misterio que hoy vive en millones de hombres, es el despertar del pueblo alemán” (Alfred Rosenberg).

IV) Toda cultura está racialmente condicionada:

“Consideramos que el hombre ario del norte de los nuevos tiempos, es el único capaz de cumplir la tarea de combinar en el arte un tema dado y un material dado, en los temas más eficaces. La raza judía carece de capacitación productiva y artística." (Gran discurso de Adolf Hitler, 10 de setiembre de 1933, en Nuremberg).

V) Las creaciones culturales son siempre la expresión de una raza determinada. Es por eso que el pueblo está situado en el centro de su cosmovisión. Al considerar las cosas de esta manera, adquiere el pueblo, el individuo y el estado, su especial importancia.

- El pueblo es más que la suma de los camaradas que hoy viven: Es la irrompible cadena de generaciones que comienza con el devenir del pueblo y se extiende a las generaciones que no han nacido, pasando sobre el presente hacia el futuro.
- El hombre individual es un miembro biológicamente ligado a una comunidad popular que le impone obligaciones.
- El Estado es la forma de organización de la nacionalidad, un medio para la afirmación y desarrollo de la unidad del pueblo, querida por Dios.

En la cultura universal tiene la sangre nórdica una participación decisiva. El Conde francés, Gobineau, de sangre nórdica, ha expresado desde mitad del siglo pasado, que la verdadera cultura de la humanidad recién comienza en el preciso momento en que el hombre nórdico abre los ojos. Modifica Gobineau la famosa expresión: “Ex Oriente lux" (del Este viene la luz) y dice: ”Del Norte viene la luz”.

VI) La historia del mundo y de la cultura es la lucha del espíritu de las razas.

- El Nacionalsocialismo trae con esto una nueva forma de considerar la historia fundada en la raza y en la biología. La historia del mundo según esto, no es más la historia de una sucesión de individuos, sino la historia de los pueblos y de las razas, su elevación o decadencia, sus fuerzas vivientes, espirituales, culturales, constitutivas de la nación, determinan la fisonomía de este mundo. La antigua forma de considerar la historia enseñó un desarrollo abstracto que tendía a la llamada “Cristianización" de todos los hombres y razas; los Siglos XVIII y XIX pregonaron la llamada “humanización" de los hombres. La experiencia actual determina que ambas son solamente teorías pensadas, la abstracta cristalización de un deseo.
Como Rosemberg, Kolbenheyer y otros han expresado, el movimiento actual de la libertad alemana debe ser entendido por fundamentos racionales de índole biológica y etnográfica. (Ver: Kolbenheyer, Die Volksbiologischen Grundiagen Der Freihetsbewegung).
- La norma valorativa es la siguiente: “Bueno es lo que sirve al desarrollo de la vida mas allá del individuo; bueno es para un pueblo lo que sirve al desarrollo a través de sus generaciones." (Profesor Scheidt, Hamburgo).

VII) Una política racial y demográfica planificada, es absolutamente necesaria para el desarrollo y formación del pueblo alemán.

1) El pueblo alemán, racial y biológicamente considerado, muestra hoy el siguiente cuadro (según el profesor Scheidt):

- 33% subdesarrollados.
- 35% normalmente desarrollados.
- 32% Hombres óptimamente desarrollados.

La enseñanza política no debe renunciar en el futuro a la intervención en el perfeccionamiento biológico, de lo contrario el pueblo alemán estaría constituido en 1965, según las previsiones de la biología racial y la estadística, por 40 millones de hombres, de los cuales serían un 25% óptimamente desarrollados, 35% normalmente desarrollados, y un 40% subdesarrollados. Ante esta realidad, resulta imperiosa la necesidad de intervención.

2) La elevada tarea política de la biología racial es doble e indivisible.

- Puramente biológica.
Razas extrañas deben ser separadas de la nacionalidad. Las medidas contra el judaísmo sirven a este objetivo.
“El mejoramiento bíopsiquico del pueblo es la meta más acuciante de los hombres de Estado” (Adolf Hitler).
A este fin están ordenadas todas las medidas de mejoramiento racial, y la eugenesia. Un hecho en la política demográfica es, en ese sentido, la ley del Reich para evitar la descendencia con enfermedades hereditarias, que entró en vigor el 10 de enero de 1934.
- Espiritual psíquica y moral.
Los conocimientos biológicos y biológico raciales deben ser enseñados, en el futuro, en las escuelas primarias. Debe esclarecerse la siguiente cuestión: ¿Qué es lo nórdico?. y más aún: ¿Qué es lo alemán?. Lo nórdico, en estricto sentido racial, no puede ser aclarado por el contenido y la determinación de nuestra propia esencia alemana, puesto que debemos compartirlo en demasía con otros pueblos. Dado que Alemania reúne en su cultura, de rasgos predominantemente nórdicos, hombres nórdico germanos, alpinos, dináricos y mediterráneos; lo nórdico debe ser intelectualmente bien concebido. El genio alemán yace también, como dijo Lagarde, tanto en el alma como en la sangre. No obstante todos los alemanes estén constituidos como se quiera pueden y deben ser retrotraídos a las virtudes nórdicas originarias. En esto reside la misión fundamental de la educación del pueblo. Hitler ha enfatizado en su gran discurso cultural y político en el día del Partido, pronunciado en Nuremberg: "Lo decisivo es crear una simiente que, por la representación consciente de la sustancia racial que lleva nuestro pueblo, así como la soberana proclamación de su esencia y de su correspondiente 'WeItanschauung”, pueda realizar por largo tiempo su espíritu creador.“
En el espíritu guerrero, en el espíritu heroico; “en el espíritu de Potsdam, se ha expresado claramente la esencia de la raza nórdico germana”.
Las virtudes del carácter militar, han llegado a ser hoy las virtudes de la nación y el Estado en todos los campos. El militarismo heroico ha llegado ha ser un símbolo. Esto nada tiene que ver con el militarismo como ruido de sables.
El sentido del militarismo por el cual debe ser conocida Alemania ante el mundo, no es organización para la destrucción y la muerte sino, virtud guerrera y de lucha como salvación y ordenamiento de la nueva vida (Richard lbenz). De lo guerrero nace el sentimiento y la potencia espiritual. De tal espíritu creó Beethoven su tercera sinfonía, “La Heroica”, de tal espíritu nacieron sus palabras: “Fuerza es la moral de los hombres, lo que los caracteriza ante todo”, y: “Quiero agarrar al destino por el cuello”.

“Cuando el pueblo alemán recuerda su más honda esencia, no significa esto la proclamación de un odio racial, sino por el contrario, el requisito indispensable para una correcta consideración de la raza y el profundo reconocimiento de los valores y servicios culturales de otras naciones, y con ello, el fortalecimiento de todas las razas contra el caos y la decadencia de los pueblos del mundo” (Alfred Rosenberg).