Ética, Estilo y Comportamiento del Militante NacionalSocialista



1) Desprecio absoluto por el dinero: Nunca deben producirse discusiones entre militantes por cuestiones económicas. Toda discusión es lamentable entre camaradas que luchan por un mismo ideal; pero si bien puede tener una explicación cuando se trata de temas filosóficos o ideológicos, queda absolutamente fuera de lugar cuando los motivos son exclusivamente materiales.

2) Firme disciplina: Reconocer y aceptar la autoridad. Exponer las quejas a personas responsables pero obedeciendo las ordenes sin discutirlas, aunque aportando siempre nuestra opinión cuando lo creamos necesario. Hay que obedecer a todo tipo de autoridad y reconocerla como tal (mandos en la empresa, policías en la vida civil, padres en la familia, catedráticos en los estudios, etc.) siempre y cuando su comportamiento no exceda de sus atributaciones, obedezca intereses del partido o se halle abiertamente enfrentado a nuestros principios ideológicos, éticos y morales.

3) Espíritu comunitario: Debemos ser concientes de que todo lo que nos rodea en la calle pertenece a la comunidad y consecuentemente también a nosotros. Es deber del militante respetar los servicios públicos, mantener limpia y ordenada la ciudad y los parques e intervenir en todo aquello que pueda ayudar a la mejor convivencia ciudadana.

4) Espíritu montañero: Tener un autentico espíritu de amor y respeto por la montaña es la mejor forma de conocer y amar a la naturaleza. En la montaña se han de respetar las plantas y los animales y dejar perfectamente limpios los lugares por donde hemos pasado. Dormir al aire libre y vivir en la montaña, aunque sea por cortos periodos de tiempo, es indispensable para el militante.

5) Afición al arte: Después de nuestras horas de trabajo debemos procurar ocupar el tiempo libre en nuestra formación personal. Perder el tiempo en cosas intrascendentes no puede aceptarse. La afición al autentico arte deber ser la característica de todo militante así como la lectura de obras de interés. Bebe fomentarse la afición a la buena música: clásica, romántica, dramas musicales y música popular de todos los pueblos de Europa, evitando entre nosotros la difusión de cualquier tipo de arte degenerado.

6) Comportamiento ejemplar: En todo momento, el militante debe hacer patente su estilo; no fumar, no beber, no consumir ningún tipo de drogas, utilizar el lenguaje correcto sin expresiones groseras, mantener una sana relación entre ambos sexos, vestir con corrección y no asistir a lugares de ocio que reflejan la mas baja expresión de entretenimiento y son un método para aletargar y aburguesar la sociedad.

7) Espíritu deportivo: Todo militante debe mantener una constitución física en forma, acorde su forma de pensar y sentir. No pueden admitirse militantes cuya sola imagen exterior reflejen su falta de voluntad o su inclinación por lo material. Cada militante debe procurar practicar un deporte, especialmente aquellos que no estén contagiados por el consumismo, como el remo, el ciclismo, la escalada, la gimnasia, el atletismo en todas sus formas, etc.

8) Amor a los animales: La defensa de los animales. tanto en las montañas como en el mar o en las mismas ciudades, debe constituir un punto importante dentro del estilo de los militantes procurando difundir estos principios y combatiendo espectáculos en los que se maltrate a los mismos. (Promoción del Vegetarianismo como practica ascética).

9) Espíritu revolucionario: Frente al espíritu burgués que todo lo invade y a la sociedad acomodaticia el militante debe mantener un espíritu revolucionario de trabajo y dedicación. La desidia o la pereza debe desterrarlas de si cada cual para substituirlas por el trabajo y el espíritu de sacrificio, sin importar que restemos tiempo al sueño para dedicarlo a aquellos trabajos o campañas en las que sea necesaria la participación, Cada cual debe esforzase a luchar consigo mismo y contra las debilidades de la naturaleza humana.

10) Ética revolucionaria: Queda proscrita la violencia como sistema y sin sentido. La violencia y la utilización de la fuerza física carecen de lógica cuando no están motivadas por la defensa propia, la propia subsistencia o ante un ataque; solo entonces puede ser admitida. Debemos partir del punto de vista de que todo hombre Ario sea de izquierdas, de derechas, o acérrimo enemigo de nuestras Idea es, por el mero hecho de pertenecer a nuestra comunidad, un futuro camarada al que debemos intentar convencer y enseñar nuestra fantástica concepción del mundo que nos mueve a luchar, siempre y eternamente, por difíciles que sean las condiciones, con la máxima ética en el combate.