El Estado Artístico Popular

Una política de utopías es un desastre, pero una política sin ninguna utopía es muy triste. Si pretendiéramos lanzar el mensaje de que el único problema que hay, o el más urgente, es lograr el renacimiento artístico del pueblo, estaría siendo utopista y olvidaría los problemas apremiantes de corrupción, paro y dominio financiero que forman la columna principal del sistema que nos domina. Hay que solucionar los fundamentos, hay que eliminar el poder de la finanza, lo que a la postre sería el fin del paro y de una concepción 'utilista' de la mano de obra, o sea de la mercantilización del trabajo, su consideración como un 'producto' más, que debe asumir las leyes del mercado. Eliminando el poder de la finanza acabaríamos con la Idea del Mercado Unico Mundial, lo que liquidaría las tensiones de dumping social e inmigración masiva, en fin... sin duda los problemas de una reforma económica radical son la base de nuestra posición, y sin esta base no podremos edificar ni un ladrillo sano. Pero, ¿de que serviría arreglar los fundamentos si después construimos encima un choza infecta?. Si vamos a solucionar los problemas de base para luego ir al chauvinismo nacionalista, la guerra o el militarismo, la dictadura o la represión, el conservadurismo o el fundamentalismo religioso... para todo esto es mejor incluso quedarse como estamos. El Nacionalsocialismo tiene un objetivo final: El Estado Artístico.

Si le dijéramos a un comunista cual es su utopía sin duda nos hablaría de un Estado donde todos fueran iguales, los bienes fueran comunes, y en el que cada cual pudiera hacer su vida comunitaria sin preocupaciones económicas. Una cierta anarquía liberal bajo una economía igualitaria. Si lo hablamos con un demócrata, su objetivo es el liberalismo, una mundo de personas que cada cual hace lo que quiera, respetándose mutuamente, en continuo progreso tanto material como de ejercicio de la libertad. Todo lo más los socialdemocratas añadirían una llamada a una cierta igualdad relativa, sin grandes diferencias, y un mundialismo de todo este entorno, o sea la extensión de este mundo feliz al mundo entero. Pero desde luego ni comunistas ni demócratas tienen una visión artística del mundo. El Arte es una opción personal, dentro de la libertad de opciones, para el liberalismo.

NacionalSocialismo: El Eterno Retorno a la Realidad

Desde los más remotos tiempos de la Historia de la Humanidad ha habido siempre una lucha constate entre las 'visiones mágicas' de las cosas y las interpretaciones 'realistas'. Cuando los Hititas efectuaban las primeras espadas de hierro no hacían mágia sino aplicaban la realidad, creían en un 'hecho'. En ese mismo momento Egipto levantaba pirámides, bajo la 'magia' de una creencia en otra vida posterior, apoyándose en una incipiente geometría. Creo que estos dos ejemplo, contemporáneos en el tiempo, expresan muy bien los pros y contras de ambas visiones. La creencia en una realidad palpable y moldeable ha sido siempre el eje de grandes avances y de acciones muy definidas en la Historia. Pero la 'magia' ha contribuido grandemente a enriquecer el Arte y los sentimientos. Durante los primeros siglos de la Humanidad, y mucho más tarde en los pueblos no indoeuropeos, el sentimiento 'mágico' mantuvo la llamada 'espiritualidad', separada completamente de la realidad y el empirismo. El culto a la muerte y su 'magia', las supersticiones y el miedo (llámese religioso o no) han sido la fuente de casi todas las manifestaciones 'inteligentes' y elevadas de los pueblos no arios, e incluso la de los indoeuropeos durante muchos siglos. Grecia fue el primer punto del mundo en el que el conocimiento empírico, científico, se hizo global, y alcanzó la categoría de 'arte', de base 'espiritual'. Los pensadores griegos, y lo más importante, la estructura social de las ciudades griegas, fueron el primer encuentro entre ciencia y 'esencia', de forma que por primera vez el filósofo griego no buscaba 'utilidad' inmediata en su pensamiento, sino 'placer intelectual', o sea elevación humana mediante la búsqueda de la Verdad. Si para Pitágoras aun existía un elemento mágico en la matemática, en Euclides esto ya desaparece, en las ciencias griegas maduras el sentimiento de Verdad, de Conocimiento, de investigación 'gratuita' (o sea sin instigación mágica alguna, por el mero placer o utilidad) se hace normal. Y en especial Grecia descubre los primeros científicos 'por placer', sin necesidades económicas, sin utilismo práctico detrás. Investigaciones teóricas sobre los números o las Ciencias Naturales, la lógica y la gramática y la moral, la Medicina incluso, no como profesión sino como búsqueda de realidad, se inician en Grecia de forma clara. Quizás antes hubo algunos destellos de este sentido científico ,de esa búsqueda de la Verdad Natural sin intromisión mágica, pero fue pequeño. En Grecia se hace un hecho social y personal de clara realidad. Incluso el Arte en Grecia se despega del uso mágico, ya no está al servicio de la expresión de una Idea Mágica, sino que se centra en la Belleza, en la Naturalidad Humana. El Arte griego es un homenaje al Hombre, sin más.

Usura (Miguel Serrano)

Con esta palabra, Ezra Pound sintetizó el mal profundo de la época más Oscura. Su famoso Canto XLV "Usura", es también un Manifiesto en contra de este tiempo maldito. La razón fundamental que llevó a Ezra Pound a ponerse de parte de Adolf Hitler en la Gran Guerra es que fue el Nacionalsocialismo que destruyó la servidumbre al interés del dinero. Es decir, la Usura.

Y es ésta también la última razón de la declaración de guerra total a Hitler y al Hitlerismo por parte de los poderes del judaísmo internacional, de los sirvientes del Demiurgo Jehová, del Enemigo, del Señor de las Tinieblas. Hitler les privaba de su arma siniestra, por medio de la cual se ha esclavizado al mundo.

El análisis de nuestra situación, de la de otros países de nuestro continente y del llamado Tercer Mundo ha sido hecho poniendo como piedra angular el Protocolo de los Sabios de Sión sobre los empréstitos contraídos en el extranjero. Se puede ver que esta deuda externa será también eterna, alcanzando cifras inmensas, de pesadilla. Y así como el país se endeuda en el extranjero al capital usurero internacional, con intereses siempre en aumento, del mismo modo el particular se endeuda internamente a un igual interés usurario con la banca interna, que, a su vez, depende por otros préstamos del supercapitalismo exterior. Mientras tanto el organismo de control, creado por el capital internacional judío "El Fondo Monetario Internacional", vigila y dirige con mano férrea el suicidio de las agrupaciones nacionales. Chile ha pasado a ser el mas obediente de los suicidas, el más aplicado de los autodestructores de su propio pueblo y de sus trabajadores indefensos. El mas obediente cumplidor de todas las ordenes del amo sádico. Sombrero (gorra) en mano pide y pide prestado para poder pagar el interés del interés de sus prestamos crecientes y acata las ordenes que látigo en mano, el prestamista le hace llegar a través de su capataz y encomendero El Fondo Monetario Internacional.

A continuación vamos a reproducir algunos párrafos de "El Manifiesto para el quebrantamiento de la Servidumbre del Interés del Dinero" que fue el antídoto que el hitlerismo descubriera contra el "Protocolo XX" de los Sabios de Sión y que, al ser aplicado en Alemania, destruyó esa servidumbre y estuvo a punto de aniquilar de una vez y para siempre el virus de la Usura. Se dejó en claro que, en todo momento y lugar puede una nación, un conglomerado humano, intentar salvarse de la catástrofe y de la destrucción. La fórmula la dio el Nacionalsocialismo, el Hitlerismo. Y el peligro fue tan grave para la ponzoña judaica, que se decidió urgentemente la guerra total contra el Genio de los gentiles. Por miedo de que los pueblos, aún hoy, vuelvan hacia Él sus ojos desesperados, ante la agonía que viven y ante el fracaso de los sistemas que se dan como única alternativa, marxismo, capitalismo, se ha inventado toda esa parafernalia del "holocausto del pueblo elegido de jehová", de los "crímenes" Nacionalsocialistas, de la persecución, la tiranía, la esclavitud, los genocidios raciales y demás argumentos con que se moviliza la emoción de las masas, se obnubila la mente y se impide ver la realidad a los arios idiotizados y a los animales-hombres. Todo ha sido planeado así cuidadosamente y con siglos de antelación. Los mismos "Protocolos" lo dicen. Creen poder valerse del Genio de los gentiles, utilizarle para cumplir sus planes hasta sus últimas consecuencias: La imposición de su Mesías-Golem, de su maquinaria cibernética, sobre la razón y carne de los esclavos, convertidos ya en un amasijo de barro y excremento.

El autor de "El Manifiesto contra el Interés del Dinero" fue Gottfried Feder. Sus principios fueron aplicados por Hitler, una vez llegado al poder en Alemania. De importancia capital es poder conocer que Feder era miembro permanente de La Sociedad Esotérica de Thule (la Thulegesellschaft) de la que también lo fueran, como miembros invitados Adolf Hitler, Rudolf Hess y Alfred Rosenberg, entre otros altos dirigentes del Nacionalsocialismo, de este modo, la doctrina aplicada, el antídoto contra el virus judío contra su "esoterismo" de magia negra y de la Cábala numeral, del “interés del dinero", fue toda una operación de magia aria, de esoterismo hiperbóreo, nórdico y polar.

He aquí algunos extractos reveladores para Chile y los chilenos de hoy, para los sudamericanos y todos los pueblos que gimen bajo el yugo del capital judío internacional: "El único remedio, el remedio radical para la curación de la humanidad sufriente es: El quebrantamiento de la servidumbre del interés del dinero. Este quebrantamiento significa la única posible y definitiva liberación del trabajo productor de las potencias del dinero que dominan secretamente el orbe. El quebrantamiento de la servidumbre del interés significa la restauración de la libre personalidad, de la salvación del hombre de la esclavización y también de la fascinación mágica en que su alma fue enredada por el consumismo”. (El Manifiesto dice "mammonismo"; pero hemos adaptado el término a los tiempos presentes de Chile y de las doctrinas judías de los "boys" de la Escuela de Chicago y del judío Milton Friedman. En Chile inventaron los préstamos en U.F. (Unidades de Fomento) que obligan al deudor a vivir apenas para pagar el interés del interés, como diría Feder). "Quien quiere combatir el capitalismo de verdad debe quebrar la servidumbre del interés".

"Es bien sorprendente ver cómo la ideología marxista, desde Marx y Engels, comenzando por el Manifiesto Comunista y subiendo hasta el programa de Efurt, especialmente Kautzky (todos judíos) y también los actuales mandatarios socialistas, se detienen como ante una voz de mando ante los intereses del capital prestamista. La santidad del interés es el tabú; el interés es lo más sacrosanto, también para los comunistas (que igualmente 'ayudan' a sus socios (Comecón) cobrando enormes intereses en dinero y en sangre). Sacudir el interés no lo ha osado nunca nadie. (Sólo los templarios prestaban sin interés.) Mientras la propiedad, la nobleza, el honor, la seguridad de la persona y de los bienes, los derechos de la Corona, las convicciones religiosas, el honor castrense, la patria y la libertad están puestos más o menos fuera de la ley, el interés es sagrado e intocable. Noli me tangere!. Su peso gigantesco arrastra a la nave estatal al abismo; es un enorme engaño, fraguado pura y exclusivamente en beneficio de las grandes potencias del dinero".

"Los grandes poderosos del dinero están, por cierto, como última fuerza impulsora detrás del imperialismo anglo-americano que abarca el mundo. Las grandes potencias del dinero han financiado efectivamente la horrible matanza de seres humanos de la Guerra Mundial. Las grandes potencias del dinero ciertamente como propietarias de todos los grandes periódicos, han envuelto al mundo en una red de mentiras. Han excitado con placer todas las pasiones bajas, el ansia de lujo, el consumismo, los anhelos absurdos y las utopías... El espíritu del consumismo sólo quiso conocer cifras de exportación, de riqueza nacional, expansión, proyectos de la gran banca, financiación internacional, etcétera. Y ha conducido a la ruina de la moral pública, al hundimiento de los círculos dirigentes en el materialismo y el ansia de placer, a un achatamiento de la vida nacional, factores todos que son culpables del terrible derrumbe”.

"El interés, la afluencia de bienes sin esfuerzo y sin fin, la posesión de dinero sin ninguna clase de trabajo (el judío tiene que 'dedicarse a orar a su Dios') es lo que ha hecho crecer las grandes potencias del dinero. El interés del dinero es el principio criminal del cual se genera la Internacional Dorada" ("El supercapitalismo“).
"Y el Derecho Romano, sobre el que se basa nuestra legislación, esta hecho para proteger el gran capital y la usura; porque es el Derecho al servicio de una plutocracia”.

"El ansia de interés insaciable del gran capital prestamista es la maldición de toda la humanidad trabajadora. El ingreso de la casa Rotschild, de los Cahn, Löeb, Speyer, Schiff, Morgan, Vanderbilt y Astor, estimada en conjunto en por lo menos sesenta o setenta mil millones (en aquellos años), con un rédito de un 5% de interés, significa un ingreso para estas ocho familias (judías) de 5-6 mil millones, tanto o más que las entradas anuales del 75 % de los contribuyentes de Prusia, en 1912, con un censo de 21.000.000, aproximadamente. Ocho multimillonarios tienen tantos ingresos como 38 millones de alemanes”.

"Mediante una intensa campaña de esclarecimiento se deberá poner en evidencia al pueblo que el dinero no es ni debe ser otra cosa sino un bono por trabajo efectuado; que toda economía altamente desarrollada necesita del dinero como medio de intercambio; pero que con todo esto queda cumplida la función del dinero, y que de ninguna manera le puede ser conferido al dinero, mediante el interés, un poder sobrenatural de crecer por si mismo a costa del trabajo productivo”.


"¡Desamparados balbucean los pueblos!. Un ardiente ansia, un clamor por la salvación pasa a través de las masas engañadas, con sus esperanzas frustradas. Con risas y bailes, con cinematógrafos y desfiles, se trata de engañar al pueblo para que olvide su lamentable destino, la traición, la terrible desilusión, la herida interna... También en Rusia, la socialización, la estatización, ha probado ser un fracaso. Y cuando la desesperación de todo el pueblo cunde, las bandas mongólicas, el terror sangriento, las bayonetas solamente son capaces de proteger a los tiranos de la venganza del pueblo engañado y explotado...”

"También nosotros terminaremos así si continuamos dejando que el gobierno siga en manos de los especuladores internacionales, representantes de la burguesía expoliadora y de los miembros de una raza (antirraza) extraña a la esencia del pueblo alemán".
Esto se aplica a Chile hoy casi en el detalle. Somos ya los esclavos de la usura y del Contralor de la Usura, del Fondo Monetario Internacional.

Podríamos seguir reproduciendo el luminoso Manifiesto Nacionalsocialista en su totalidad; pero no es necesario. Ya hemos captado su esencia, y ello sólo importa. ¿Cuál es la solución que la Alemania de Hitler aplicara al final?. Cambiar el valor dinero por el valor trabajo. Una solución simple, como el huevo de Colón. Alemania no tenía dinero, pero si tenía el trabajo formidable de su pueblo para pagar su deuda de guerra, impuesta por el Tratado de Versalles. Y con ella pagó, con el producto de su trabajo. Nosotros no tenemos este soberbio trabajo alemán, pero tenemos también un trabajo hábil y esforzado. Y tenemos nuestras materias primas, elaboradas o semielaboradas. Con ellas podríamos pagar. Pero si sólo pretendiéramos intentarlo, caería el Gobierno que lo propusiera. A Alemania le declararon la guerra planetaria. A Chile sólo les bastaría con que se moviera un solo dedo de la mano judía. A toda la América del Sur la mantienen dividida para ello, con problemas de fronteras y de reivindicaciones nacionales. Chile es el más vulnerable. La sombra permanente de una posible guerra chileno-argentina es mantenida por medio de judíos enquistados en la prensa de Buenos Aires, en las delegaciones para las negociaciones de los acuerdos y por la acción de las logias masónicas. Por todos los medios se tratará de evitar un entendimiento general latinoamericano para enfrentar el problema de la deuda externa y de los intereses crecientes y usurario. Se tratará de usar a “alumnos aplicados" como agentes de desacuerdo, instándolos a que negocien por separado, premiándolos por su fiel cumplimiento en el pago de los intereses de los intereses de los intereses, de los préstamos hechos y renovados para pagar sólo esos intereses.

Y Gottfried Feder afirma que la solución de todo el infernal asunto se encuentra precisamente en la bancarrota estatal, como el único medio de salvación de las economías nacionales. Sólo así los pueblos de hoy, de esta coyuntura de la historia, cuando el judío se cree triunfador y dueño del mundo, pueden llegar a liberarse de sus garras y escapar del círculo de magia negra en que los tienen aprisionados, "hipnotizados", como a las víctimas de su Serpiente.
He aquí la solución, la única solución verdadera: Dejar de pagar, declararse en quiebra, en bancarrota nacional. ¿Y qué puede pasar?. Nada. Absolutamente nada. Sólo un renacer del espíritu nacional, una liberación. Los judíos de Norteamérica y de Rusia no van a declarar la guerra conjunta a su universo de deudores. Aunque sí, desesperados, podrían declararse la guerra entre ellos. Cosa que harán de todos modos, pues sus regímenes ya están fracasados. Tampoco van a poder meter a los países a la cárcel, como en Chile se ha hecho con los empresarios del "consumismo", que se declararon en quiebra después de haber sacado sus capitales fuera del país. En este caso, el dinero y el mismo oro de los acreedores habrían dejado de tener valor alguno. Sólo el trabajo, los alimentos, las materias primas recuperarían su importancia. Y el dinero, pero sólo como medio de intercambio. Se habría destruido el interés, el caldo de cultivo del microbio, del virus planetario y galáctico.

¡Utopía, sueño vano!. Porque el Führer ya se fue y no retornará tan pronto. No antes de que lo lloren todos los seres y hasta los minerales y las plantas, como a Baldur. No se encontrará el país capaz de arriesgarse, el gobernante puro, honesto, leal, grande, como para preferir el sacrificio, el riesgo, el honor, el combate, antes que defraudar a su pueblo y permitir que lo desangren. Preferir la muerte antes que la ignominia de la esclavitud. Es cuestión de raza.
En todo el ámbito de nuestro mundo sudamericano, sólo un país ha tenido estos impulsos, sin fructificar: Argentina. Debemos reconocerlo y admirarlo, aun como destellos de un fuego fatuo. Y ello, a pesar de que Argentina se ha prestado para realizar el trabajo del Enemigo, provocando continuamente a Chile, casi al punto de producir la guerra tan deseada por aquellos que saben que la complementación y la unión de estos dos países crearía un centro irresistible de energía y magnetismo. Una posibilidad etnológica en el Cono Sur, en la Hiperbórea sudpolar.

Y el Manifiesto Nacionalsocialista dice: "La supresión del pago de intereses no es una bancarrota estatal disimulada. El fantasma de la bancarrota estatal es, en efecto, un ogro de cuentos infantiles inventado por las potencias prestamistas".

Ante el solo indicio auténtico de que un deudor pueda dejar de pagar los intereses y hasta la deuda, la banca judía internacional empezará por bajar los intereses, dará facilidades, declarará moratorias, y, por último, hasta condonará la deuda, con tal de no tener que enfrentar el horror de el dinero deje de valer lo que para el judío vale. Que llegue a no valer nada fuera de ser un medio de intercambio. Aceptará todo esto con el conocimiento de "viejos luchadores" de que la memoria del goym , de los animales-hombres y también de los arios embrutecidos es breve. Y de este modo, dentro de muy poco volverá a prestar con intereses (comenzando con intereses bajos o disimulados). Y así el caldo de la Usura le permitirá seguir subsistiendo sin trabajar, explotando el trabajo de los otros y "orando a Jehová", para preparar el advenimiento de su Rey-Mesías.
Pero antes de llegar a una situación tan extrema, el capital internacional hará uso de todos sus expedientes conocidos y desconocidos: Asesinatos y cambios de gobiernos de los gentiles, guerras locales (Argentina y Chile, Irán e Irak, Libano, etcétera), amenazas, informes monetarios, divisiones, enemistades.

La utopía anarquista

No han faltado teóricos, sin embargo, que consideren dicho mando superfluo y parasitario.
Para los sociólogos de la escuela anarquista, la autoridad central es, no sólo inútil, sino también perjudicial para la existencia común de los grupos y los individuos. No es sino un instrumento en manos de una minoría opresora, y se superpone a la realidad comunitaria sin jamás formar parte de ella. Kropotkin, en eso muy distinto de los individualistas, analiza perfectamente la estructura orgánica de la sociedad, pero la jerarquía, para él, sólo tiene razón de ser en el interior de los grupos y no entre ellos.

La Comunidad anárquica estaría formada, pues, por un mosaico de colectividades pequeñas, que se entenderían automáticamente por el solo hecho del interés común y de la solidaridad natural. Según el ejemplo preferido de nuestro autor, la colaboración de los grupos autónomos sería tan fácil como la de las compañías de ferrocarriles de un mismo continente, que coordinan sin dificultad alguna sus diferentes actividades técnicas y comerciales aunque no existe por encima de ellas ninguna autoridad central.

Para Karl Marx y sus discípulos, el poder no pasa de ser la expresión dominadora de una clase económica, burguesía o proletariado, y la dictadura socialista, una vez quebradas las resistencias interiores y exteriores, desaparecerá para dejar lugar a una sociedad comunista sin clases en la cual la administración de las cosas sustituirá al mando sobre las personas Aunque no tiene de la estructura social natural una concepción tan claramente enunciada como la de Kropotkin y considera la extinción de la autoridad comunitaria como la conclusión de un largo proceso evolutivo, Marx estima, pues, no sólo deseable, sino también inevitable la sociedad anárquica.

Pero se trata evidentemente, en uno como en otro, de una utopía que procede de una herencia enciclopedista no repudiada: la creencia en la bondad natural del hombre. Por paradójico que eso pueda parecer en Kropotkin, cuya concepción orgánica de la sociedad es del todo semejante, salvo en lo que atañe al punto que nos ocupa, a la de Maurras, y en Marx, que, en el campo económico, reacciona tan violentamente en contra del liberalismo del siglo XVII, uno y otro siguen impregnados de las teorías elaboradas y utilizadas por la burguesía en su esfuerzo por desintegrar la comunidad tradicional y adueñarse del poder.

Rechazan, sin embargo, el individualismo y admiten el carácter natural de la sociedad. Kropotkin muestra además con una claridad sorprendente la existencia en el hombre de un instinto de solidaridad más fuerte que su tendencia egoísta a la lucha por la vida. Pero se niega a ver, también como Marx, que dicho instinto se expresa precisamente por un orden jerárquico. Igualitarios, niegan la autoridad en sí, o, por lo menos, su legitimidad. Optimistas, piensan que el hombre vivirá pacíficamente en buena inteligencia no sólo con los miembros de su grupo, sino también con los grupos vecinos. Olvidan que el instinto de solidaridad sólo actúa automáticamente en el marco reducido al que el individuo se siente ligado por una vida colectiva inmediata, y que le es necesario, para afirmarse en el seno de conjuntos más amplios, apoyarse en la realidad de una estructura preestablecida que no puede existir sin mando.

La historia de la Edad Media nos muestra un ejemplo irrefutable de los límites de la solidaridad espontánea. En el caos nacido de las invasiones bárbaras y de la desintegración del Imperio romano, los grupos comunales se replegaron en sí mismos, estrechamente unidos alrededor de los jefes militares que las necesidades de la defensa hacían imprescindibles. Pero se trabaron en lucha entre sí. La Comunidad no sobrevivió a la desaparición de la autoridad que la hacía real, y esto a pesar del interés que todos tenían en conservarla.

La Anarquía es una ideología que promueve el caos, la destrucción de un Estado, el descontrol, es una ideología contradictoria desde sus bases más puras.

2000 Años de Antisemitismo

Diodoro: Siciliano Historiador griego, 50. a.C. Los judíos no se mezclan con otras gentes, puesto que los consideran enemigos.

Tácito: Renombrado historiador romano, 100 D.C. Desprecian todo lo que es sagrado para nosotros, y hacen todo lo que nos es disgustante.

Abd el Kadir: Los judíos viven dispersos en el mundo, no obstante, no pierden su cohesión, son criaturas hábiles, peligrosas y hostiles para los demás. Uno debería matarlos como a las serpientes, sin darles tiempo para alzar la cabeza, ya que, por otra parte, morderían sin duda. Su mordedura es letal.

Mahoma: Líder religioso islámico, 600 D.C. Todos desde el primero al último son unos canallas. Así pensaron los antiguos y no fueron rivales para ellos esa peste internacional tal y como la conocemos, aunque conocieron a su enemigo. Solo los más terrenales y saludables bárbaros, los teutones, reconocieron instintivamente el gusano repugnante en el judío. Sin vacilación lo mataron e involuntariamente libraron a sus enemigos, los romanos y los griegos, durante varios siglos de la peste. Pero los judíos alborotaron más allá. Ahora lea algunas opiniones desde la edad media a nuestros tiempos modernos.

Martín Lutero: Reformador religioso (Cristiano) alemán, 1500 D.C. El sol nunca ha brillado en personas tan sanguinarias y vengativas que acarician la idea de asesinar y estrangular al pagano. Ningún otro hombre bajo el sol es más ávido de lo que ellos han sido, y siempre serán. Ahogan y destruyen al resto de la humanidad y se consideran, sobre esta base, ser el pueblo elegido de Dios.

Mirza Hassan Chan: No puedo entender por qué estos reptiles venenosos no han sido destruidos ahora hasta. Se matan bestias de presa; son los judíos diferentes de los caníbales? María Teresa: Emperatriz de Austria No conozco una peste peor para el Estado que los judíos.
Voltaire: Famoso filósofo francés, aproximadamente hacia 1730 D.C. Los judíos no son sino un pueblo cruel y bárbaro que ha combinado la avaricia más aborrecible durante mucho tiempo con el odio inextinguible de todas las gentes por quienes son tolerados. Son viles en el fracaso y arrogantes en el éxito.

Goethe: Un extraordinario autor alemán. Tienen una fe por la que el robo de los extraños santifica.

Schopenhauer: Filósofo. La patria de los judíos son los otros pueblos.

Walter Buch: Presidente del Tribunal Supremo del NSDAP. El judío no es un pueblo. Es una manifestación de decadencia.

Franz Liszt: Compositor. Día vendrá cuando la cuestión de la expulsión de los judíos que viven entre los pueblos se volverá una cuestión de vida o muerte, una cuestión de recuperación o de enfermedad crónica, de vida pacífica o de fiebre social continua.

Benjamín Franklin: Estadista americano. En cualquier país en que se han establecido los judíos en gran número, han bajado su tono moral; despreciado su integridad comercial; se han segregado y no se han asimilado; han sonreído con desprecio y han intentado minar la religión cristiana, han construido un Estado dentro del Estado; y cuando se les oponía han intentado estrangular ese país financieramente hasta la muerte. Yo les advierto, señores, que si no excluyen a los judíos para siempre, sus hijos los maldecirán en sus tumbas. Los judíos son asiáticos: nunca serán de otro modo.

Wilhelm Kube: Gauleiter de Ostmark. Lo que la peste y la sífilis es a la humanidad es el judío para la raza blanca.

Adolf Hitler: Un revolucionario alemán. El judío es y sigue siendo un parásito, un gorrón que como un bacilo pernicioso se difunde sobre áreas cada vez más extensas según algún área favorable lo atraiga. El efecto producido por su presencia es también como el de un vampiro; por dondequiera que se establece, se introduce en el pueblo que le concede hospitalidad para, tarde o temprano, sangrarle hasta la muerte.

George Washington: Estadista americano. Es muy lamentable que todo Estado, mucho antes que este, no los haya perseguido, como pestes para la sociedad, y los más grandes enemigos que tenemos para la felicidad de América.

Einar Aberg: El que ha descubierto la verdad sobre el judaísmo y no lucha contra la judería y advierte a sus compatriotas de la amenaza judía, se vuelve un cómplice de los judíos y un medio para el infortunio de su nación. ¿Tiene prácticamente cada judío un segundo nombre, y durante mil años ha sido "Mendigo". Por consiguiente, qué se puede esperar? Ningún sistema social en el mundo que alberga al judío psiconeurótico permanecerá saludable por mucho tiempo... y muy rápidamente, el judío pervertirá cada cultura y destruirá a cada pueblo anfitrión.

¿Pueden estar todas estas personas equivocadas?

Una Introducción al Arte NacionalSocialista (Ramón Bau)

"Riqueza y pobreza son, como todo en este mundo, solo frases relativas. Al que solo piensa en cosas materiales siempre se le habría de considerar el más pobre" (Adolf Hitler)

Arte

I) Definiciones

1) Llamaremos obra artística a la plasmación material de sentimientos humanos.
2) El objetivo de la obra artística es transmitir sentimientos humanos a los demás hombres y con ello enriquecer su sensibilidad, su personalidad.
3) El Arte no es pues una actividad individualista, aunque dependa de la genialidad individual del artista, pues es tan importante la creatividad de éste como la receptividad de la obra, la transmisión del sentimiento al espectador.
4) El fin del Arte dentro de la política NS es la elevación humana del pueblo a través de la riqueza de sentimientos. Toda aquella obra artística que no busque la elevación humana, sino que implique la transmisión de sentimientos que rebajen o denigren a la persona humana, la transmisión de sentimientos ajenos a los valores raciales del pueblo, es contraria al NS.
5) Toda comunicación entre hombres se debe efectuar a través de los sentidos. La obra artística exige pues una "forma" material (ondas sonoras, colores, masas, letras, etc.) para expresar el "fondo" o sentimiento. La variedad en la "forma" es la que determina los tipos de arte (música, pintura, escultura, literatura, etc.).
6) La genialidad del artista es lograr transmitir por medios materiales (forma) algo anímico, inmaterial (sentimiento).

II) Arte y Raza

1) La base genética racial estructura en cada pueblo una concepción del mundo tanto más homogénea cuanto más homogénea sea la base genética del pueblo. Por supuesto esta concepción del mundo no es única, sino distribuida estadísticamente respecto a una media. Esta concepción del mundo se plasma según los factores de Espacio y Tiempo en unos ámbitos culturales concretos, que son a su vez los que generan las diversas civilizaciones por las que pasa cada etnia.
2) La Raza marca unos límites o posibilidades básicas, ¿que son recorridas, concretadas, según las características "formales" que dominan en cada Espacio?
Tiempo, o sea por los factores ambientales, educativos, etc. Estos factores pueden ser forzados por la opresión de otro pueblo: por ejemplo una gran parte del llamado "arte" moderno es el resultado de la imposición ambiental de ideas, formas y sentimientos judíos y negroides.
3) Al igual que la mezcla racial destruye la identidad de un pueblo e implica un rebajamiento de su calidad humana, la imposición de tipos "formales" extraños en el arte de una raza lleva a la decadencia artística de ella. 2.4. Es bastante fácil establecer una tabla de equivalencia entre el "estilo" artístico de cada época y las ideas dominantes, dentro de la concepción del mundo ario en esa época.

III) Política y Arte

1) El fin de la política es servir de herramienta para lograr una elevación de la persona. Esto se logra a través de una economía socialista que dé los medios materiales necesarios, y un Estado popular que use los medios materiales para elevar la sensibilidad a través del arte, ciencia, etc.
2) Así pues la economía está al servicio de la política, y ésta al servicio de la persona, siendo el arte uno de los caminos para enriquecer a la persona como tal. El Arte no es pues un camino político ni un arma política, ni está al servicio de la política.

IV) Arte y Socialismo

1) La mentalidad economicista marxista y capitalista hacen que actualmente se vea el arte como un cierto lujo. Para los marxistas, el arte está al servicio de la lucha de clases y es un resultado de las relaciones económicas. Trotsky llegó a decir que la mejor obra de arte eran unos comedores populares o un gran hospital. El valor artístico está para la sociedad actual en función de su utilidad.
2) De ello sale sentimiento el sentimiento tan extendido entre ciertos medios de que los gastos estatales para el arte son un lujo frente a la “necesidad”, de los gastos de la politica económica.
3) El hombre tiene unas necesidades materiales y unas necesidades espirituales (culturales, artísticas, sentimentales). Es tan vital para ser persona unas como otras. Es tan infrahumano pasar hambre como ser un obeso, analfabeto y necio. Por tanto, la política socialista debe garantizar, cubrir, las necesidades mínimas tanto materiales como espirituales de todos los componentes del pueblo. Mientras eso no sea así no es justo otro gasto ni esfuerzo estatal. Y una vez cubierto el mínimo, la actividad debe esforzarse en aumentar los niveles, tanto en lo material como en lo espiritual, de forma homogénea y simultanea. No queremos ni un pueblo de artistas empobrecidos ni de necios satisfechos. Por ello el arte no sólo es un lujo sino una exigencia de primera necesidad.

V) Forma Artistíca y Mensaje

1) La necesidad de plasmar materialmente unos sentimientos, de usar por tanto una “forma artística”, puede conllevar a que dicha forma tenga algún tipo de “mensaje” ideológico. La diferencia entre “mensaje” y obra artística es que en el mensaje se busca la transmisión de ideas o conceptos, no la de sentimientos. Los carteles de propaganda NS eran un “mensaje” para el pueblo, pero al mismo tiempo contenían ciertos valores artísticos en algunos casos.
2) La obra artística no debe valorarse por el mensaje que pueda llevar asociada su forma, sino por el valor intrínsecamente artístico, sentimental. El NS no busca un arte con "mensaje" nacionalsocialista, sino un arte puro, independiente de su "mensaje".
3) Una obra artística cuya forma implique un claro "mensaje" ideológico es, además de una obra de arte (si así lo es), una actividad política, sujeta por tanto a esta condición política. En modo alguno el Estado debe fomentar la conversión del Arte en un mecanismo de propaganda política.

VI) Arte y Revolución

1) Un Estado Racial Artístico es la meta que buscamos. La revolución NS es el camino para conseguirla. No puede existir un Estado Artístico sin una revolución política previa.
2) Por tanto en las circunstancias actuales la revolución política es la meta previa a conseguir, el único fin válido para un nacionalsocialista. Intentar actualmente disfrutar de un individualismo artístico, ignorando la lucha revolucionaria es contrario a la ética y estilo NS, es un acto de egoísmo antisocialista y antirracista.
3) La actividad revolucionaria no debe implicar perder de vista el fin artístico y cultural de la revolución, el cultivo personal de las artes, dentro de la dinámica revolucionaria.

VII) Política Artistíca
1) De forma muy general, la política artística NS consiste en: Facilitar a las personas con sensibilidad artística los medios materiales para realizar su obra creadora. Establecer en la sociedad un ambiente que favorezca el desarrollo de sentimientos humanos positivos (considerando positivos los que vayan en el sentido de la ética racial natural de cada pueblo). Hacer accesible a todo el pueblo las obras artísticas y culturales. Evitar que fuerzas externas a la raza popular, o poderes económicos, actúen deformando la raíz racista de la libertad artística del pueblo, imponiéndoles formas o sentimientos extraños
2) No es misión de la política artística: Imponer o actuar selectivamente ante un determinado estilo artístico por meros deseos o gustos del mando político. Discriminar una obra artística en base a la idea política de su autor, sino mirando meramente su valor intrínseco como Arte. Pretender usar la "forma" artística como propaganda política. Convertir al artista en un funcionario a sueldo del Estado, impedir la libertad artística dentro de los valores raciales del pueblo.
3) Como meros ejemplos de acciones a tomar por la revolución NS enumeremos algunas totalmente necesarias: Los materiales, instrumentos, etc, precisos para el artista deben estar exentos de impuestos, y mucho menos sufrir impuestos de lujo como pasa actualmente. Deben estar protegidos como artículos de primera necesidad. Los estudios artísticos deben tener el mismo nivel de protección, atención y medios que los estudios técnicos. Es preciso llevar al campo las actividades artísticas, conciertos, teatros ambulantes de calidad, etc. Las compañías estatales deben actuar en todos los pueblos del país, sin excepción por motivos económicos. Los artistas en edad militar podrían estar dedicados a efectuar actividades artísticas en zonas poco atendidas. Los medios de difusión de masas deben dedicar mayor atención a temas culturales y artísticos. Deben haber cadenas de TV sólo para estos temas, dentro de la actividad educativa estatal. El movimiento NacionalSocialista debe promocionar entre sus miembros la difusión artística como una forma más de militancia, especialmente cuando se haya conquistado ya el poder político.

Nuestro Honor se llama Lealtad



La lealtad a los nuestros, a los ideales, a la fe y a la esperanza, y a nuestros amigos y camaradas que entregaron sus vidas para preservarlos y defenderlos, haciéndolos así eternos. Hace muy poco, en un día de tinieblas, en la fiesta de la luz de Ostara, en la Semana Santa, dejaba este mundo mi entrañable amigo y camarada belga, León Degrelle. Para aquellos que lo conocimos y para su propia esposa, parece algo increíble, porque él era inmortal, y lo decía: “¡El león no morirá jamás!". Así lo pensaban también sus camaradas de combate de la División Valona en el frente ruso, en la Segunda Guerra Mundial. En cien batallas, en primera fila, al frente de sus hombres, el General de las Waffen SS, Degrelle, era inalcanzable por las balas y los obuses; o bien, sobrevivía reponiéndose de las más graves heridas, para nuevamente ir al combate. Por ello, el Führer le condecoró con la Cruz de Hierro y, luego, con la Cruz del Caballero, la más alta condecoración impuesta por Hitler, quien declaraba: "¡Si yo tuviera un hijo, desearía que fuera como León Degrelle!". En el exilio, en España, acaba de morir, justo en la semana de la Resurrección del Héroe. Tras la nigredo y la albedo, resucita en la rubedo, en el Domingo de Resurrección; Sontag, el Día del Sol y en un cuerpo de luz roja inmortal. Hoy, junto con presentar la primera edición completa en castellano de la obra, también inmortal, del más grande genio de todos los tiempos, Mi Lucha, cuya edición hemos precisamente dedicado a "su hijo" en la gloria del combate eterno, le rendimos un homenaje a ese héroe, a ese camarada, a ese amigo, guía y ejemplo de las juventudes nacionalistas y nacionalsocialistas del mundo que jamás claudicara y mantuviera, con idéntica lealtad a la mía sus ideales hasta su último día aquí en esta envenenada tierra. Y en su recuerdo, hacemos llegar a su esposa, Jeanne, nuestro apoyo y aliento para que pueda sobreponerse a su dolor y tenga la fuerza necesaria para continuar divulgando los libros y la obra que Degrelle deja a su cuidado y de los camaradas que la ayudarán. Sobre Mi Lucha se podrían decir mil cosas, citar tantos párrafos luminosos, vigentes cada hora, cada minuto de nuestros pobres días; sobre la inoperancia de la democracia, sobre la corrupción de los políticos, sobre la infamia del totalitarismo comunista y lo diabólico del capitalismo, triunfante hoy en la sociedad de consumo desatada, en la llamada "economía social de mercado" y en la usura legalizada con el interés del dinero. Porque - lo sabemos - fue el Nacionalsocialismo el único sistema, en toda la historia de los hombres en la tierra, que abolió el interés del dinero. Hitler decía: "Si yo te presto un ropero, tú no me devuelves ropero y media, sino el ropero; pero si un Banco te presto cien marcos, deberás devolverle ciento cincuenta y hasta doscientos, y de estos cincuenta, o cien, vive sin trabajar el usurero". Y junto con abolir el interés, fijó los precios, de manera que hasta el final de la guerra jamás hubo inflación en Alemania, reemplazando el "patrón oro" por el "patrón trabajo". Así, un obrero en el Tercer Reich debió sentirse mejor y más seguro que un rey en otro país. Ese fue un paraíso y, por ello, porque lo era, debieron destruirlo aquellos que se sentían en peligro de muerte al ser abolido el caldo de cultivo del tejido cancerígeno, con la desaparición del interés del dinero y de la usura. Y para que nadie se acuerde de que una vez hubo un paraíso sobre la tierra, toneladas de mentiras y de infamias han intentado cubrir en vano esa cumbre del paraíso, ese monte de Parsifal. ¡Pero no lo lograrán, porque aún estamos nosotros, recordándolo! Y cuando también debamos partir, ¡más y más batallones vendrán un día a recuperarlo, y a destruir la infamia y la mentira, para al final vencer! En este libro maravilloso, que ahora os entrego en su traducción completa, se habla de la vida, de la guerra, del hombre y también de la muerte. Y se dice: "Héroe es aquél que sacrifica su vida en defensa de la comunidad, de la Patria, despojado de todo egoísmo personal". ¡Sí, porque héroe es aquél que, sin saber o sin creer que existe alga más allá de su yo y de esta vida, está dispuesto a entregarla para un ideal!. Y hasta los dioses le envidian, porque ellos saben que son eternos y que no pueden morir. En cambio, el héroe, sin saberlo, lo entrega todo, hasta su propia eternidad... ¡Sí, camaradas, porque la sangre de los héroes llega más cerca de los dioses que la plegaria de los santos...!. Y León Degrelle decía: "Debemos todos nosotros estar preparados para lo más terrible. ¿La muerte, en medio de la humillación, no es, acaso, una forma de darse más todavía?. El sacrificio no admite cálculos ni reservas. Si yo hubiera mentido, como nuestros enemigos, ¿a dónde habría llegado? Pero, sin embargo, creo, creo más que nunca, que sólo los idealistas podrán cambiar el mundo...". "Al final, el Alma es lo único que le queda al Alma..." ¡Si, el Alma...!. Oí una vez a un escritor chileno decir: "Sé que nada me ha sucedido sino la vida, y que nada me sucederá sino la muerte". Pero yo sé que algo más que la vida me ha sucedido y que también algo más que la muerte me sucederá... Y esto también es válido para León Degrelle y para nuestro Führer, por supuesto, en cuyo cumpleaños os entrego esta revelación.

Un Verdadero NacionalSocialista



Que puede esperar un joven hoy de esta sociedad, pues muchas cosas, desde droga, delincuencia, prostitución, gamberrismo... en fin cosas malas, a no ser que por alguna razón , en cada caso distinta, ese joven empiece a interesarse por un nuevo mundo, el NacionalSocialismo. Si un joven lo descubre a temparana edad, y se interesa por el, puede poco a poco, ir adquiriendo conocimientos que le avalen como un verdadero NacionalSocialista. Pero hay que plantearse esta pregunta, ¿Un NacionalSocialista , lo es solo por leer libros y hablar sobre ello con los amigos?. La respuesta es rotunda, no. Un NacionalSocialista, no puede ser solo una persona con unas ideas políticas determinadas, si no que debe y tiene que ser completo en todos los campos, y una persona ejemplar, para los demás y para si mismo.

Nunca podría entenderse como gente que busca pureza racial y el resurgimiento de nuestra sangre, pueda entrar en embrollos de las sociedades actuales, tales como alcohol, drogas, vagancia, etc. Un verdadero NacionalSocialista debe ser una persona integra, que busque la superación de si mismo y para con los demás y así favorecer a su entorno de amistades, familia y organización. Al decir integra, se entiende como tal, una persona completa no solo mentalmente si no físicamente. Siempre buscará el equilibrio espiritual y el corporal, y de esta forma podrá obtener un buen desarrollo en todos los aspectos. También se necesita en toda formación de un NacionalSocialista una base de cultura histórica y filosófica, sin ellas no se podrá profundizar en toda la cosmovisión Nacionalsocialista, ya que no es una mera idea política, si no un conjunto de ideas políticas, económicas, filosóficas, éticas y raciales, con lo cual, la formación intelectual tiene que estar dirigida hacia esos campos para poder, poco a poco, ir indagando en este mundo NacionalSocialista, que abarca todo. Todo NacionalSocialista debe tener un sector de gente que comprenda y apoye sus ideas, ya que si no, puede correr el peligro de caer en la dejadez y el olvido, porque no hay que olvidar que el momento actual nos arrastra hacia el abismo, y sin apoyo ideológico en momentos difícles, todo puede resultar mucha más duro y costoso. Buscá siempre que tus camaradas sean tus amigos, y que tus amigos sean tus camaradas. ¿Que tipo de NacionalSocialista es el que solo lo es en los límites de su casa?, y que pasando la puerta de su casa para dirigirse a la calle, sufre una rara transformación, y pasa de ser un Revolucionario NacionalSocialista a un tranquilo peaton. Un NacionalSocialista no lo es solo por sus ideas, sino que también por sus actos. Para eso no hace falta ir gritando soy tal o cual, si no que en conversaciones, en actos... demuestres lo que verdaderamente piensas, no lo que quieres que piensen de ti.

Con todo esto, y siempre intentando abrir los ojos a la gente, ya que muchas veces no es que no quieran, si no que no pueden ver la realidad, y ahí entonces, solo ahí, es cuando entra el papel del verdadero NacionalSocialista, que expone unas ideas bien asentadas y con un marco de formación distinto al que están acostumbrados a oír, pero no por eso erróneo. Y así estaremos siempre preparados para lo peor, ya que un NacionalSocialista tiene que estar preparado para todo tipo de situaciones adversas. Pero ante todo un verdadero NacionalSocialista debe dar ejemplo con su vida y fuerza con su lucha.

Carlos Horst Alberto Fuldner

Nació en Capital Federal (Buenos Aires) el 16 de diciembre de 1910. Luego viajó a Alemania y se integró a las SS y el NSDAP. Combatió en la División Azul de Franco en el Frente Ruso. Integrante del conglomerado Nacionalsocialista Sofindus en España. A fines de 1944 llega de Berlín como agente secreto del SD en Madrid. Alrededor de 1947 presta servicios en la División Informaciones de la Casa Rosada, la Dirección de Migraciones y la Secretaría de Aeronáutica. Organiza el ingreso clandestino de ex Nacionalsocialistas a la Argentina bajo instrucciones que recibía personalmente de Juan Domingo Perón. Fundó la empresa CAPRI que sirvió de bolsa de trabajo a ex integrantes de las SS y otros Nacionalsocialistas, empleando a Adolf Eichmann. Murió en España en 1992.

Perón y los Alemanes - La verdad sobre el espionaje nazi y los fugitivos del Reich.
Autor: Uki Goñi - Editorial Sudamericana - Buenos Aires - 1998 Página 290.

El libro de Jorge Camarasa "Odessa al Sur" (Editorial Planeta - 1995), cita a Carlos Fuldner en varias páginas: Hablando sobre los vecinos que tenía Erich Priebke en Bariloche, en página 15 escribe: "Sus vecinos eran el ex agente de inteligencia del ejército alemán, Juan Maler; el magistrado y oficial superior de las SS, Max Naumann; el banquero nazi Carlos Fuldner, y el ex gobernador Lantschner". En las páginas 78 y 79, hablando sobre la Comisión Peralta (encabezada por el Director de Migraciones Santiago Peralta, Pablo Diana y el Coronel Enrique González) que permitió el ingreso de muchos jerarcas Nacionalsocialistas: "Aunque la identidad de la mayoría de los miembros de la Comisión sigue siendo todavía un enigma (sus actas fueron quemadas poco antes de la caída del peronismo), tres de ellos han sido individualizados: Jacques de Mahieu, Branko Benzón y Carlos Fuldner." Carlos Fuldner, germano-argentino, es uno de los personajes más interesantes de la Comisión. Había sido capitán de las SS, funcionario de la Presidencia de la Nación y espía en Europa rentado por el gobierno argentino. Como se verá más adelante, se transformaría en empresario y banquero y daría trabajo a Adolf Eichmann y Wilhelm Mohnke (Jefe de la guardia personal de Hitler), entre otros. También sería el inspirador de la Asociación Germano Argentina que presidía Erich Priebke en Bariloche." Sobre la llegada de Adolf Eichmann a la Argentina, en páginas 151/152 dice: "... Eichmann había conseguido trabajo en una gran empresa vinculada con el gobierno peronista. Esta era la Fuldner Bank, y sus oficinas centrales estaban en la Avenida Córdoba 374". La dirigía el germano-argentino Carlos Fuldner, quien había integrado la Comisión Peralta de recepción a los criminales de guerra y poseía un interesante prontuario. Según el Informe CF A.3380 de la Policía Federal, iniciado el 24 de marzo de 1962, en 1953 Fuldner revistaba como funcionario de la Presidencia de la Nación. Nacido en Buenos Aires, de muy chico había sido llevado por sus padres a Alemania donde había sido educado. ... el informe dice textualmente: "... Durante la última guerra mundial fue oficial de las SS, con el grado de Capitán. terminada la guerra fugó a España, logrando volver a nuestro país como ciudadano argentino, suponiéndose que figuró en alguna de las listas de los buscados por el Tribunal de Nüremberg. Posteriormente ingresó como empleado de la Dirección Nacional de Migraciones. Más tarde volvió a Europa a fin de ayudar a partir a la Argentina a los colaboradores del profesor apellidado Tank, permaneciendo en aquel lugar por espacio de un año aproximadamente, enviándole fondos la Secretaría de Aeronáutica y la División de Informaciones de la Presidencia de la Nación, creyéndose que logró cumplir su propósito, ingresando también al país con su mediación muchas personas que no eran colaboradores del mencionado profesor..." Pero Fuldner no sólo era banquero, agente de la inteligencia peronista creada por Rudi Freude y miembro conspicuo de la Comisión Peralta: También era contratista del Estado, y desde esa perspectiva tenía una excelente cobertura para dar abrigo a otros "criminales de guerra". Además de la Fuldner Bank había creado otra empresa llamada CAPRI que operaba contratada por Obras Sanitarias de la Nación en la explotación de recursos hidráulicos. En ella pronto consiguió trabajo Eichmann-Klement. En la página 232, bajo el título "Odessa en la Argentina": En CAPRI, la empresa de Carlos Fuldner que operaba en Tucumán, encontraron empleo y refugio Adolf Eichmann, Wilhelm Mohnke y Augusto Siebrecht, el Nacionalsocialista amigo de Perón que había sido expulsado de Chile." En página 318: "La documentación existente, desordenada y dispersa pero abundante, prueba que en la Argentina - y en menor medida en otros países de América del Sur, casi siempre después de haber pasado por Buenos Aires - estuvieron Joseph Mengele, Adolf Eichmann, Joseph Schwamberger, Walter Kutschmann, Klaus Barbie, Gustav Wagner, Franz Röstel, Walter Rauff, Friedrich Schwend, Gerhard Bohne, Franz Stangl, Ante Pavelic, Herbert Cuckurs, Jacques de Mahieu, Vkekoslav Vrancic, Ludolf von Alvensleben, Hans Rudel, Andreas Riphagen, Eduard Roschmann, Carlos Fuldner, Erich Priebke, Jan Olij Hottenot, Jan Durcansky, Vojteh Hora, Wilhelm Sassen, Constantin von Groman, Hans Fishboeck, Ivan Asancaic, Wilhelm Mohnke, Branco Benzon, Vlado Svencen, Oliverio Mondrelle, Milo de Bogetic, Abraham Kipp, Auguste Ricord, Otto Skorzeny y tantos otros."

Sobre una denuncia hecha por un ex director de alemán del colegio Primo Capraro, en Bariloche (colegio que controlaba la Asociación Cultural Germano Argentina cuyo Presidente era Erich Priebke), sobre los miembros de la colectividad alemana, en página 320 dice: "Según la denuncia, la Asociación Cultural Germano Argentina de Bariloche había sido impulsada por Carlos Fuldner, el dueño de CAPRI y protector al menos de Adolf Eichmann, August Siebrecht y Wilhelm Mohnke, y concebida como una cobertura institucional para los nazis llegados a la Argentina. El propio denunciante afirmaba que su propia incorporación a la ACGA había sido saludada con un "¡Willkomen in der Wehrmacht!" ("¡Bienvenido al Ejército!").

La Mujer en el NacionalSocialismo



La Mujer Nacional Socialista

En la actualidad dentro del movimiento Nacionalsocialista existe una gran carencia de militantes femeninas. Apenas se ven mujeres que porten nuestras banderas, y la mayoría de las que hay, prefieren estar en un campo de fútbol imitando a sus ìcolegasî ultras masculinos, en vez de militar en un grupo y aportar su trabajo.
¿Que representa una mujer para un Nacionalsocialista?
Una mujer representa para un Nacionalsocialista la vida. Dejando a un lado las diferencias existentes entre ambos sexos, la mujer posee el más maravilloso don, el don de la vida, de dar vida, de ser la portadora del cuerpo que producirá otra vida. Gracias a ese milagro tiene la capacidad de perpetuar la raza, de traer al mundo una generación que a su vez traerá a otra, y así sucesivamente... Por todo esto la mujer tiene una vital importancia dentro de nuestro movimiento y es una de las piedras angulares de nuestros pilares.
¿Que papel ha desempeñado la mujer en el NacionalSocialismo?
Pero al igual que en el presente la presencia de la mujer es casi testimonial, la mujer NS en el pasado desempeñó importantes papeles y cumplió a la perfección las tareas que se les encomendó.
Epoca de anterior a la II Guerra Mundial y durante el transcurso de la misma.
Antes de la II Guerra Mundial: Durante este periodo, la mujer participó activamente en la sociedad del Reich dentro de la Organización de mujeres nacionalsocialistas dirigida por Gertrud Scholtz-Klink. En esta época, la mujer además de colaborar con su trabajo desarrolló -como futura madre- sus conocimientos en cocina, educación en los hijos, costura... en cursos impartidos por el Estado. Paralelamente si se requirió, aportó su sacrificio en el trabajo laboral cumpliéndolo con la misma eficacia que cualquier hombre.
Durante el transcurso de la guerra: En el transcurso de la guerra, la mujer vio multiplicadas sus tareas. Por un lado debía cuidar de sus hijos y mantener el hogar y por otro, cubrir los numerosos puestos de trabajo vacantes, que dejaron los hombres al marchar al frente. La mujer desarrolló todo tipos de trabajos con el máximo rendimiento. Pero no todas las mujeres se ìconformaronî con estas misiones, sino que a la vez ayudaban en la Organización nacionalsocialista para el bienestar social e incluso en la defensa militar de Alemania. Si!! Luchando codo con codo como cualquier hombre. Por poner algún ejemplo citaremos a la piloto alemana, condesa Melitta von Stauffenberg, condecorada con la Cruz de Hierro de segunda clase y a la famosa Hanna Reitsch la cual quedó tercera en una exhibición aérea realizada tras la guerra en Madrid en 1952.
La mujer en Cedade y la mujer Nacionalsocialista en la actualidad.
1) La mujer en Cedade: Cedade como asociación cultural, continuó inculcando la cosmovisión nacionalsocialista de la vida, que por desgracia se vio interrumpida tras el fin de la guerra. Dentro de todos los logros que alcanzó Cedade, estuvo e lograr disponer de una fuerte militancia femenina. Al igual que sus camaradas alemanas, las militantes de Cedade adquirían formación política, participaban en la marcha de la organización ñcampamentos, edición de libros, coloquios- y como es obvio, desarrollaban su don natural de crear y educar a las nuevas generaciones que sus cuerpos concebían. Eran mujeres femeninas, comprometidas, luchadoras, consecuentes al nacionalsocialismo. Pero por desgracia Cedade desapareció, y con ella toda esa maravillosa generación de mujeres nacionalsocialistas. Unas, continúan luchando y dando su vida al NacionalSocialismo, otras por desgracia se perdieron como se perdió Cedade...
2) La mujer Nacionalsocialista en la actualidad: Tras lo dicho anteriormente, Cedade creo un vacío en su final, y esta militancia femenina -al igual que la masculina - quedo huérfana de una escuela de formación Nacionalsocialista. Este hecho ha traído consigo que apenas se vean en la actualidad mujeres Nacionalsocialista. A la vez, las pocas que han salido de las últimas generaciones son la antítesis de las anteriores, y su comportamiento dista mucho de lo que debiera ser.
Mujer Nacionalsocialista que lees estas hojas: ¿Por que no militás en una organización?¿Por que no demuestrás tu igual valia respecto a los hombres? Es hora de que rompas falsos tabués y con tus virtudes y valores femeninos te situés en tu justo lugar.
NacionalSocialismo, maravillosa cosmovisión de la vida en la que hombres y mujeres luchan juntos y por igual, en pos de un mañana mejor.

Verdaderos nombres Judíos de Comunistas

Karl Marx - Su verdadero nombre judío era Kissel Mordechai

Vladimir Lenin - Su padre era un tártaro-mongol de apellido Ulianov y su madre era una judía de Lituania apedillada Blank.

Leon Trotzky - Su verdadero nombre judío era Leon Davidovich Bronstein.

Zinoviev - Su verdadero apellido judío era Zaderbaum.

Kamenev - Su verdadero apellido judío era Apfelbaum.

Bela Khun - Su verdadero nombre judío es Aarón Kohen. Fué el Carnicero de Hungría. Instauró una transitoria tiranía comunista que en tan sólo tres meses asesinó a miles de cristianos húngaros. Fué derrocado por las Fuerzas Armadas de aquella nación acaudilladas por el Almirante Horthy. Posteriormente fué uno de los comisaríos políticos de las Brigadas Internacionales Comunistas que combatieron a favor de la República Roja en España durante nuestra Cruzada de Liberación Nacional.

Iosif Stalin - Su verdadero nombre judío era David Koschba y estuvo casado con tres mujeres de raza judía llamadas Katty Schwanitz, Nadya Allelujah (a la cual asesinó por haberle sido infiel con otro judío bolchevique de apellido Gleizer) y Rosa Kaganovich.

Nikita Kruschev - Su verdadero nombre judío era Salomón Pearlmute.

Yuri Andropov - Su verdadero nombre judío era Aarón Liberman. Fué jefe de la siniestra KGB Soviética y fué quien dirigió la masacre de los patriotas anticomunistas húngaros alzados en armas contra la tiranía roja en Octubre de 1.956.

Mihail Gorbachev - Su verdadero nombre judío es Moshes Khan. Es yerno de Liberman - Andropov y colaboró con su sanguinario suegro en el genocidio de Hungría. Farsante, como todos los judíos, llevó a cabo, por órdenes del Kahal Secreto de Sión, la engañosa "Perestroika" para desarmar ideologicamente al Occidente Cristiano y "reciclar" al Comunismo Internacional bajo el astuto disfraz del Socialismo Fabiano dentro de la órbita del "Nuevo Orden Mundial".

Fidel Castro Ruiz - Su verdadero apellido judío materno es Ruth. Su madre era una judía sefardita que llegó a Cuba procedente de Estambul (Turquia).

El Falso Holocausto rebatido en 10 puntos

1) En 1939, existían unos 15.700.000* judíos en el mundo. Tras la Segunda Guerra Mundial, este número había alcanzado la cifra de 18.000.000** Lo que significa que de los 15.000.000 de judíos originales en el planeta antes de la conflagración, 6.000.000 fueron gaseados, quedando vivos 9.000.000. Por lo tanto, la población judía del planeta fue capaz de crecer y, ¡doblar dicha población en menos de nueve años!. ¡Semejante milagro astronómico sorprendió tanto a biólogos como a médicos de niños en todas partes!

2) De buen principio se habló de seis millones, de los cuáles 4.000.000 habrían sido “gaseados” en Auschwitz. De repente, en 1990 se descubrió que sólo habían sido 1,5 millones los gaseados en Auschwitz, una diferencia de 2,5 millones como si nada y se cambio la cifra en la placa del monumento a las victimas. Pero curiosamente, la cifra mágica de seis millones permaneció, a pesar de que no se encontró cifa alguna que sustituyera a los no fallecidos de Auschwitz. Los caminos de “lo políticamente correcto” tienen sus propias leyes, como es sabido…

3) Al mismo tiempo, el Director del Museo de Auschwitz, el polaco Dr. Franciszek Piper, anunció que las así llamadas “cámaras de gas” habían sido, ¡construidas por los soviéticos después de la guerra!

4) Pero hay más. La Cruz Roja Internacional, que tuvo acceso a los mismos y los supervisó, informó que habían fallecido únicamente 300.000 personas de las más diversas nacionalidades en los campos alemanes, y por las más diversas causas, incluyendo tifus, vejez y muerte natural. De todos ellos apenas la mitad eran judíos (unos 150.000). La mayoría de ellos fallecieron a causa de las epidemias de tifus desatadas con la destrucción de las infraestructuras alemanas a causa de los bombardeos de destrucción masiva aliados, que causaron muchas víctimas, incluyendo no sólo las de muchos presos, sino también las de enfermeras, médicos y el personal de administración de los campos.

5) Pero incluso estas muertes eran demasiadas para las autoridades alemanas, fuera por humanidad o porque se les morían los trabajadores necesarios en época de guerra - como se sabe, pertenece al género idiota matar a los obreros que uno necesita -, el 8 de diciembre de 1942, Heinrich Himmler, responsable máximo de todas las instalaciones de prisioneros, hizo llegar a todos los centros de internamiento una orden taxativa, conminando a las autoridades responsables: “El índice de defunciones en los campos debe ser reducida a cualquier costo”.

6) En todos los territorios de la Europa ocupada por los alemanes no habían más de 24 millones de judíos. Pero después de la guerra 38 millones de judíos “sobrevivientes” reclamaron indemnizaciones económicas al gobierno alemán. Una tragedia, los restos de los 6 millones se habían perdido por el camino.

7) Fué un milagro. De acuerdo con el “New York Times” del Domingo 4 de Enero de 1987, el celebrado superviviente Elie Wiesel recordó personalmente “el día en que los soviéticos llegaron a Auschwitz”. Pero en otro discurso en el Club de la Prensa Nacional en Washington D.C., reproducido por la Agencia Telegráfica Judía el 11 de abril de 1983, tenía recuerdos totalmente diferentes, puesto que afirmaba que él “era uno de los supervivientes del campo de Dachau, liberado por el ejército norteamericano” el 15 de abril de 1945. Así que se convirtió en el único prisionero de la guerra con la discutible distinción de haber sido liberado dos veces en dos campos diferentes durante la II Guerra Mundial…

8) No podemos dejarnos en el tintero recordar que el famoso “caza-nazis” Simon Wiesenthal murió serenamente a la edad de 96 años, a pesar de haber sido, según la BBC-News, superviviente (es decir un superman que sobrevive todos los intentos de gaseamiento) de 12 campos de la muerte…

9) En 1948 apareció una historia de una pobre niña judía indefensa, asesinada por los “nazis”. La historia había sido escrita por esa niña en bolígrafo, un instrumento que no se comercializó sino en los años posteriores al fin de la guerra. ¿Cómo se llama?. Ah, sí, “El Diario de Ana Frank”, que estos días es celebrado incluso públicamente por el Ayuntamiento de Ripoll (población de Girona que cuenta con un precioso y conocido Monasterio, por si alguien no lo ha visitado). Los niños de Ripoll probablemente no tendrían una educación madura si alguien no les pusiese a su disposición esta story (que no History). Sobre esta cuestión pueden leer una Carta periódica mía anterior, un resumen sobre los dimes y diretes que me costó, ¡ay de mí!, una condena de cinco años de prisión… Decididamente, hay que hacer caso a lo “políticamente correcto”, ¿no?.

10) Pues bien, ¿cuando empezó este negocio de los seis millones?. Hemos de volver a un tal Illya Ehrenburg*, un simpático judío de cara amargada, Jefe de la Propaganda Soviética durante la II Guerra Mundial - el mismo que conminaba a las tropas del Ejército Rojo a que violaran dos millones de mujeres alemanas - que más tarde vivió y murió en Israel, que acuñó esta cifra mítica el 22 de diciembre de 1944, es decir antes de que a decenas de miles de judíos internados, en enero de 1945, las autoridades alemanas les ofrecieran la posibilidad de escoger entre ser “liberados” por los comunistas o marcharse en la retirada con sus carceleros “nazis”. ¿Qué hicieron la mayoría de presos de Auschwitz, entre ellos Anna Frank y su padre Otto Frank ante la llegada de los “liberadores”? No se lo pierdan, decidieron marcharse con los alemanes…

* The American Jewish Committee cita una cfra de 15,688,259.

** New York Times de propiedad judía, del 22 de Febrero de 1948, usa la cifra de 18,700,000.

*** Cuando la Cruz Roja entrevistó a miles prisioneros liberados al final de la guerra, preguntándoles si habían visto “cámaras de gas”, la respuesta fue universalmente negativa. De acuerdo con el Documento de la Cruz Roja IRC Document #9925, de Junio de 1946: "Los detenidos mismos no han hablado de ello".

**** En su libro Legend of Our Time, New York, 1982, The Weasel explica: "Las cosas no son tan simples, Rebbe. Algunos sucesos tienen lugar a pesar de que no sean verdad; otros lo son a pesar de que jamás ocurrieron".

***** Las monstruosas mentiras de este psicópata tuvieron éxito al crear un odio anti-alemán que provocó la muerte brutal de millones de personas. He aquí un ejemplo típico, extraído de una octavilla promoviendo el odio entre las tropas soviéticas hacia la población civil de octubre de 1944 dirigido al Ejército Rojo: “¡Matad! No hay nadie inocente en Alemania, ni entre los vivos ni entre los por nacer. Seguid las palabras del camarada Stalin y aplastad a la bestia fascista en su madriguera. Quebrad el orgullo racial de la mujer alemana, tomarla como vuestro botín legítimo. Matad, bravos soldados del glorioso Ejército soviético”.

Citas: Una gran parte de la literatura sobre la "Solución Final" de Hitler no tiene ningún valor para un erudito. Ciertamente, los estudios sobre el Holocausto están llenos de absurdos, si no de puros fraudes… Viendo las tonterías que se profieren a diario sobre el Holocausto, lo raro es que hayan tan pocos escépticos (Doctor Norman Finkelstein, investigador judío y autor de La industria del Holocausto).

Recomiendo los siguentes libros:
- El Libro Negro del Comunismo (escrito por varios autores)
- La Fabula del Holocausto (Arthur Butz)
- La Mentira de Auscthwitz (Thies Christophersen)
- Protocolos de Auscthwitz (Enrique Aynat)

Guerra total (Joseph Göebbels)



El 18 de febrero de 1943, Joseph Goebbels pronunció su más famoso discurso en el Palacio de Deportes de Berlín. El mismo fue una respuesta al anuncio de los Aliados de que solo aceptarían la rendición incondicional de Alemania. El marco estuvo dado por la incertidumbre de la población alemana ante la derrota en Stalingrado y la difícil situación de las tropas en el frente africano. Este discurso puso de manifiesto el talento sin límites del ministro de propaganda y logró efectivamente levantar el ánimo del pueblo y prepararlo para el último esfuerzo bélico contra los Aliados.
"¿Quieren ustedes la guerra total?" (Clamor: "Sí, sí, sí" - Aplausos). "Si fuera necesario, ¿quieren ustedes una guerra más total y más radical que lo que hoy no podríamos ni siquiera imaginar?" (Clamor: "Sí" Aplausos). "El inglés afirma que el pueblo alemán ha perdido la fe en el Führer." (Clamor: "¡Guerra, guerra, guerra!". La muchedumbre se levanta como un solo hombre. Demuestra un entusiasmo sin precedentes. Una ola con un sólo clamor de "¡Sieg Heil!" fluye por el recinto. Como si fuera una orden, las banderas y los estandartes ondean en lo alto como la más grande explosión de un momento en que la muchedumbre honra al Führer. Miles de voces se unen y gritan:"¡Führer ordena, te seguiremos!" "Yo les pregunto: ..." Siguen los gritos: "¡Führer ordena, te seguiremos!")
"Yo les pregunto: ¿Es la confianza de ustedes en el Führer más grande, más fiel e inquebrantable que nunca? ¿Están ustedes completa y absolutamente listos para seguirlo donde quiera que él vaya y hacer todo lo que sea necesario para llevar la guerra a un victorioso final?"
(Aplausos)

"Yo les pregunto: ¿Están ustedes listos para, de ahora en adelante, hacer todo el esfuerzo necesario para proporcionar al Frente del Este todos los hombres y municiones para darle al Bolchevismo el golpe mortal?
Yo les pregunto: ¿Toman ustedes el sagrado juramento ante la Patria de mantenerse firmes detrás de ella y que darán todo lo que sea necesario para lograr la victoria final?
Yo les pregunto: ¿Lo juran ustedes, especialmente las mujeres, que quieren que el gobierno haga todo lo posible para estimular a las mujeres alemanas a poner todo su esfuerzo en el trabajo para apoyar el esfuerzo de la guerra, y a alentar a los hombres para que vayan al frente cuando sea necesario, ayudándoles así en su lucha en el frente?
Yo les pregunto: ¿Aprueban ustedes las más radicales medidas en contra de ese pequeño grupo de farsantes traficantes quienes pretenden hacer creer que hay paz en medio de la guerra y que usan las necesidades de las naciones para sus egoístas propósitos personales? ¿Están ustedes de acuerdo que aquellos que menoscaban el esfuerzo de la guerra deban perder sus cabezas?
Yo les pregunto: Que por sobre todo en la guerra, de acuerdo con la plataforma del Partido Nacionalsocialista, ¿los mismos derechos, las mismas obligaciones se les deben aplicar a todos, que la patria deba soportar las pesadas cargas de la guerra y que todo el peso deba ser compartido por todos, por igual, altos y bajos, ricos y pobres?
He preguntado. Ustedes me han dado sus respuestas. Ustedes son parte del pueblo, y sus respuestas son las respuestas del pueblo alemán. Ustedes les han dicho a nuestros enemigos lo que deben oír para que no se hagan falsas ilusiones.
Ahora, como en las primeras horas de nuestro gobierno y a través de los diez años que siguieron, estamos firmemente unidos en hermandad con el pueblo alemán. El más poderoso aliado en la tierra, el pueblo mismo, se para detrás de nosotros y está determinado a seguir al Führer, pase lo que pase. El pueblo acepta los peores peligros para lograr la victoria. Qué poder en la tierra puede impedirnos alcanzar nuestros propósitos. Ahora debemos, podemos y tendremos éxito. Yo me paro ante ustedes no sólo como el vocero del gobierno, sino como el vocero del pueblo.
Mis viejos amigos del partido están aquí a mí alrededor, unidos con los altos oficiales del gobierno y del pueblo. El camarada del partido Speer está sentado cerca de mí. El Führer le ha dado la gran responsabilidad de movilizar la industria alemana de armamento y suministrar al frente todas las armas que necesita. El camarada del partido, Dr. Ley estás sentado cerca de mí. El Führer le ha encargado el liderazgo de la fuerza de trabajo alemana, enseñándoles a trabajar infatigablemente por el esfuerzo de guerra. Nos sentimos profundamente agradecidos con nuestro camarada de partido, Sauckel, quien ha sido encargado por el Führer de llevar cientos de miles de trabajadores del Reich a respaldar nuestra economía nacional, algo que el enemigo no puede hacer. Todos los líderes del partido, el ejército y el gobierno se unen a nosotros también.
Nosotros somos hijos de nuestro pueblo, forjados juntos para esta crítica hora de nuestra historia. Nosotros les prometemos, nosotros prometemos al Frente, nosotros le prometemos al Führer, que juntos convertiremos nuestra patria en una fuerza en la que el Führer y nuestros aguerridos soldados pueden confiar ciegamente. Nosotros empeñamos nuestra palabra, que haremos todo lo que sea necesario con nuestra vida y trabajo por alcanzar la victoria. Nosotros llenaremos nuestros corazones con la pasión política, con el fuego inextinguible que flameó durante las grandes luchas del partido y del estado. Nunca durante esta guerra caeremos presa del falso e hipócrita objetivismo, que trajo a nuestra nación alemana tantos infortunios a lo largo de toda su historia.
Cuando la guerra comenzó, volteamos nuestros ojos a nuestra nación. Todo aquel que lucha por el triunfo es bueno y debe ser alentado. El que impide el triunfo es malo y debe ser eliminado y desechado. Con los corazones encendidos y la cabeza fría, nos sobrepondremos a nuestros mayores problemas en esta fase de la guerra. Estamos en el camino de la eventual victoria, esa victoria descansa en nuestra fe en el Führer.
Esta noche, una vez más, le recuerdo a toda nuestra nación, cuál es nuestro deber. El Führer espera de nosotros que desechemos todo lo que en el pasado nos llevó a las sombras. Nosotros no queremos fallarle. Así como nosotros estamos orgullosos de él, él estará orgulloso de nosotros.
La gran crisis y perturbación de nuestra vida nacional, nos muestra quienes son los verdaderos hombres y mujeres. Nos otros no tenemos derecho de hablar más de sexo débil, porque ambos sexos están mostrando la misma determinación y fuerza espiritual. La nación está lista para todo."

"El Führer ha ordenado y nosotros le obedeceremos. En esta gran hora de contemplación y reflexión nacional, nosotros creemos en la firme e inquebrantable victoria final. La vemos ante nosotros, la vemos y sólo tenemos que tocarla. Debemos estar resueltos a subordinar todo ante ella. Esa es la obligación de todos en esta hora crucial. Hagamos que nuestra consigna sea: ¡Pueblo levántate y haz que la tormenta se desate!"
Las palabras finales de Ministro se perdieron en el estruendo de aplausos y clamores interminables.

Los Crímenes de los "Buenos" (Joaquín Bochaca)

Transcripción del capítulo "Resumen numérico de los crímenes". Creemos útil, en el corto epígrafe que va a seguir, hacer un resumen, puramente numérico, de los crímenes de los Buenos. Como podrá observar el lector amigo, tomamos como definitivas las cifras más bajas reconocidas por los propios victimarios, en el caso de las democracias occidentales, o antinacionalsocialista, cuando se trata de las democracias orientales, llamadas populares.



I) Muertes causadas por crímenes de guerra, en violación de las Convenciones de Ginebra y La Haya, o a causa de la Depuración.
1) Víctimas de los bombardeos terroristas sobre Alemania y Austria: 2.050.000
2) Víctimas de los bombardeos terroristas sobre el resto de Europa ocupada: 28.000
3) Víctimas de los bombardeos terroristas sobre Italia: 11.000
4) Víctimas japonesas causadas por la atomización de Hiroshima y Nagasaki: 125.000
5) Víctimas Japonesas por los bombardeos terroristas americanos: 300.000
6) Soldados alemanes incluyendo heridos y prisioneros víctimas de los partisanos:
a) En Francia: 6.000
b) En Italia: 6.500
c) En Yugoeslavia: 35.000
d) En el resto de Europa: 5.000
e) En Rusia (la cifra real debe, al menos, triplicar los 150.000, pero es la más baja que hemos encontrado, en "Cruzada en Europa" de Eisenhower): 150.000
7) Oficiales polacos asesinados en Katyn: 15.000
8) Civiles alemanes asesinados en Polonia, antes de la declaración de guerra: 11.500
9) "Ausslandsdeutsche" (alemanes en el extranjero) asesinados:
a) En los Sudetes: 250.000
b) En Checoslovaquia: 175.000
c) En Yugoeslavia: 240.000
d) En el Bánato (rumano y húngaro): 200.000
e) En Polonia (durante y despues de la guerra): 35.000
f) en Memel (Lituania): 10.000
10) Víctimas de la depuración legal en Alemania, amparándose en leyes retroactivas: 11.500
11) Víctimas de asesinatos colectivos en Alemania y Austria (la cifra debe ser varias veces mayor): 25.000 es la cifra de los muertos en Koenigsberg y en Gumbinen, lugares donde se pudieron obtener datos exactos): 25.000
12) Muertes de civiles a consecuencia de las deportaciones forzosas en el Este de Europa (es la cifra más baja que se ha dado, probablemente hayan sido unos dos millones y medio): 2.000.000 13) Refugiados alemanes muertos por los soviéticos al tratar de huir de Prusia Oriental (cifra de los muertos en los torpedeamientos del "Wilhelm Gustloff" y el "Goya", desconociéndose datos exactos sobre casi veinte torpedeamientos más): 10.000
14) Soldados croatas, ucranianos, rusos, musulmanes, serbios y albaneses, víctimas de la Operación Keelhaul y muertos en deportación (Fue un plan pergeñado en Yalta que se realizo Austria por las fuerzas británicas en mayo y junio de 1945 en el que se decidió la suerte de miles de refugiados de la posguerra que huían de Europa oriental. Los implicados en la Operación Keelhaul fueron 2.335.000. Damos un total de sólo un tercio de muertos, cuando es sabido que de las deportaciones en Rusia apenas regresaban un 10%): 745.000
15) Ciudadanos americanos de origen japonés, muertos en los campos de concentración de Arizona (la cifra mas baja que hemos encontrado; pudieron ser unos 11.000 muertos.): 7.000
16) Ciudadanos franceses victimas de la depuración legal - con leyes retroactivas - en Francia: 50.000
17) Ciudadanos franceses "ejecutados" sumariamente en la Liberación: 105.000
18) Victimas de la depuración belga: 4.000
19) Víctimas de la depuración holandesa: 38
20) Victimas de la depuración luxemburguesa: 4
21) Victimas de la depuración danesa: 546
22) Víctimas de la depuración noruega: 50
23) Víctimas de la depuración polaca (el gobierno polaco de Londres ha dicho que los rusos mataron a un millón de polacos, pero hemos dividido la cifra por cuatro): 250.000
24) Victimas de la depuración lituana: 100.000
25) Victimas de la depuración estoniana: 60.000
26) Víctimas de la depuración letona: 30.000
27) Muertos en la depuración búlgara: 10.000
28) Muertos en la depuración rumana (sólo poseíamos cifras de Traian Romanescu, y las hemos dividido por seis.): 50.000
29) Muertos en la depuración eslovaca: 25.000
30) Muertos en la depuración yugoeslava: 26.000
31) Muertos en la depuración albanesa: 5.000
32) Muertos en la depuración griega: 2.000
33) Muertos en la depuración húngara: 215.000
34) Muertos en la depuración ucraniana y rusa: 3.000.000
35) Muertos en la depuración italiana (hemos tomado los datos más favorables a los "buenos", pero todos los autores están de acuerdo que en Italia hubieron mas muertes que en Francia): 125.000
36) Italianos "ejecutados" por los partisanos en el Norte de Italia: 12.000
37) Italianos de Istria, Dalmacia y Venecia Julia ejecutados por los "Titistas": 10.000

Total: 10.531.088 (Diez millones quinientos treinta y uno mil ochenta y ocho). A esta cifra de más de diez millones y medio de muertos hemos llegado, tomando las cifras mínimas o dividiendo por tres o hasta cuatro - según nos ha parecido más justo, a nuestro leal entender - aquellas cifras procedentes de fuentes que pudieran parecer parciales. Creemos, con todo, que la cifra real debe superar bastante la de ese espeluznante y auténtico holocausto. Como muestra, el siguiente ejemplo: De los más de cien mil prisioneros alemanes de Stalingrado regresaron de la URSS unos seis mil. En ningún caso - incluyendo el de los italianos presos en la bolsa del Don - regresaron más de un diez por ciento. Hemos dado por supuesto que, en la Operación Keelhaul, se salvaron dos terceras partes. Aplicando el porcentaje de Stalingrado, por ejemplo, la cifra de muertos en ese Apartado subiría a más de dos millones, en vez de los 745.000 que adjudicamos.

II) Personas desaparecidas, sin dejar rastro, soldados prisioneros y civiles deportados, en violación de la Convención de Ginebra:
1) Soldados ucranianos, rusos, croatas, musulmanes, serbios y albaneses, victimas de la Operación Keelhaul: 1.490.000.
2) Soldados alemanes usados en la URSS como trabajadores forzosos (de los cinco millones - como mínimo - de soldados alemanes mantenidos en la URSS, tras el cese de hostilidades, y realmente desaparecidos, hemos dado por supuesto que un 12 % lograron huir de la URSS o se les dejo marchar, sin publicidad. Recordemos de nuevo que de los prisioneros de Stalingrado sólo regresaron seis mil ( o sea un 6 %). Creemos que se trata de una concesión bastante deportiva. Por eso reducimos la cifra de cinco millones en seiscientos mil): 4.400.000
3) Soldados rumanos, italianos, búlgaros, eslovacos, húngaros y finlandeses, usados en la URSS en el mismo concepto: 660.000
4) Civiles lituanos deportados a la URSS: 40.000
5) Civiles letones deportados a la URSS (e los 50.000 letones deportados regresaron 2.500; de los 47.500 desaparecidos hemos deducido otro 12%): 41.800
6) Civiles búlgaros deportados a la URSS (como las fuentes relativas a los deportados búlgaros son antisoviéticas, hemos querido suponer que de los 110.000 deportados a la URSS regresó la mitad, porcentaje que nunca se ha dado): 55.000
7)Niños griegos, deportados a la URSS (de los 1.500 niños griegos desaparecidos se hizo eco toda la prensa mundial de la época (1945-46). Consta su no devolución): 1.500
8) Civiles húngaros y alemanes residentes en Hungría, deportados a la URSS (se dividió por dos la cifra de Louis Marschalsko, de 430.000): 215.000
9) Civiles eslovacos y polacos, deportados a la URSS (no hemos hallado cifras dignas de fe relativas al número de deportados en estos dos países, pero ciertamente no fueron inferiores a los desaparecidos búlgaros o lituanos): ¿...?

Total: 6.903.300 (Seis millones novecientos tres mil trescientos). Creemos que aquí se impone el mismo comentario que hacemos al final del Apartado. Hemos tomado las cifras más bajas y, cuando las fuentes nos han parecido antisoviéticas, las hemos simplemente, dividido por dos. Hemos citado "pour mémoire" a los civiles eslovacos y polacos deportados a la URSS, sin mencionar cifra por ausencia de datos fidedignos.

III) Personas privadas de libertad en virtud de leyes retroactivas, o sancionadas en virtud de dichas " leyes ", o soldados internados en campos de concentración pese al cese de hostilidades:
1) Alemanes condenados por los tribunales de "Desnazificación": 375.000
2) Alemanes privados de derechos civiles (se llega a esa cifra mínima suponiendo que los rusos fueran igual de rigurosos que los americanos e ingleses, aunque es de creer que lo fueran más): 10.000.000
3) Soldados alemanes ilegalmente retenidos como trabajadores forzosos en Inglaterra: 460.000
4) Soldados alemanes retenidos en Francia por el mismo concepto: 210.000
5) Soldados japoneses retenidos en Australia como trabajadores forzosos (faltan datos numéricos sobre los japoneses retenidos en la India): 130.000
6) Funcionarios administrativos depurados en Austria: 149.044
7) Ciudadanos austríacos condenados a prisión: 1.380
8) Ciudadanos franceses arrestados por las autoridades provisionales de la "Resistencia" (según "Le Fígaro", Paris, 1-I-1946): 1.000.000
9) Ciudadanos belgas encarcelados a raíz de la Liberación: 70.000
10) Ciudadanos belgas multados por "colaboracionismo económico": 75.391
11) Ciudadanos belgas privados de derechos civiles: 231.000
12) Ciudadanos holandeses arrestados tras la Liberación (el moderadísimo Paul Sérant habla de una cifra oscilante entre 150.000 y 200.000; se toma la mas baja.): 150.000
13) Ciudadanos luxemburgueses internados en campos de concentración al ser liberados: 15.000 14) Ciudadanos daneses condenados a prisión por "colaboracionismo": 11.000
15) Ciudadanos daneses privados de derechos civiles: 12.600
16) Ciudadanos noruegos condenados a prisión por "colaboracionismo": 92.000
17) Ciudadanos noruegos privados de derechos civiles: 5.500
18) Ciudadanos italianos encarcelados al ser liberados (cifra de Sérant Giorgio Pisanó, in "Sangue chiama sangue", habla de 575.000; se toma la cifra mas baja. No se desglosa, por considerarlo excesivamente prolijo, entre los condenados posteriormente y los simplemente multados o privados derechos civiles): 500.000
19) Ciudadanos británicos encarcelados sin acusación ni juicio, durante la guerra: 600
20) Ciudadanos británicos condenados a prisión por haber luchado contra el Bolchevismo: 4
21) Ciudadanos griegos condenados por "colaboracionismo" con Alemania e Italia: 63

Total: 13.488.027 (trece millones cuatrocientos ochenta y ocho mil veintisiete). A parte de haber, como en los casos precedentes, tomado las cifras deliberadamente por lo bajo, este Apartado debe quedar forzosamente muy por debajo de la realidad, por cuanto, por carecer de datos fidedignos, no mencionamos a las victimas de los países del Este. En resumen pues, los Buenos, de acuerdo con la legislación vigente cuando se cometieran los hechos incriminados, y según sus propias confesiones de parte, cometieron un mínimo de 10.531.088 asesinatos, provocaron la desaparición y probable muerte de otras 6.903.300 personas y encarcelaron, condenaron, multaron o privaron de sus derechos civiles -esos derechos que cuando se conculcan, o se supone que se conculcan, en la persona augusta de un negro de Alabama provocan la santa indignación de las vestales democráticas- a otras 13.488.027 personas. Es probable que algunas - o muchas - de las víctimas fueran seres bien poco interesantes, o efectivamente culpables de algo, pero es innegable que, al ser sumariamente ejecutadas o sancionadas de acuerdo con una legislación "ex post tacto", el tratamiento que recibieran transfería la culpa al victimario, máxime si éste se investía de autoridad con ropaje legal. No es excusa aducir que muchos de los abusos fueron cometidos por personas incontroladas. La primera obligación de un verdadero gobierno consiste, precisamente, en asegurar el orden, sin el cual no puede existir libertad ni convivencia civilizada alguna. Es más, como ya hemos visto, en numerosas ocasiones fueron los propios gobiernos - provisionales o no - los que azuzaron a las masas contra seres vencidos e indefensos. Todos los gobiernos, y no solamente el soviético, utilizaron, durante muchos años, mano de obra de esclavos. Todos los gobiernos, y no solamente el soviético, dieron carta blanca a la soldadesca para que se desmandara y pillara, violara y asesinara a civiles y prisioneros. Todos los gobiernos, y no solamente el soviético, robaron metódicamente cuanto pudieron, tanto a organismos públicos como a particulares. Fueron los gobiernos occidentales los que proporcionaron a sus aliados de entonces, los soviéticos, la carne de matadero imprescindible para la Operación Kellhaul. Fueron jueces occidentales los que, amparándose en una legislación retroactiva, es decir, ilegal, dictaron condenas inicuas contra millones de personas. Y fueron los "cristianos" gobiernos occidentales los que - empujados por las Fuerzas Fácticas - programaron y ejecutaron los bombardeos terroristas que causaron más de dos millones de muertos y casi tres millones de heridos entre la población no combatiente. Todos estos desmanes, cometidos por los cruzados de la Democracia, tienen, además - por lo menos en su mayor y más grave parte - el agravante de haber sido perpetrados después de terminada la guerra, cuando los ánimos, lógicamente, debieran estar más aplacados, y cuando la natural alegría por la victoria debiera suscitar sentimientos más sanos que la venganza contra seres indefensos. Fue un crimen masivo y frío; algo completamente inédito en la historia de Occidente. Cometido con larga premeditación - el Plan Morgenthau se concibió en 1944 - y con infame alevosía, contra un adversario inerme. Francis Parker Yockey afirma que "la bestialidad sin precedentes de esa indecente venganza, prueba, por sí sola, la existencia de un elemento extranjero, parásito, extraño a Occidente, que la promovió, la inspiró y, a menudo, la ejecutó".
Los datos mencionados se enmarcan dentro del período de la Segunda Guerra Mundial (1939-45). No se indican similares acontecimientos ocurridos desde los años '20, ni los posteriores a 1945 hasta la actualidad (lo cual multiplicaría muchas veces la información suministrada). Que sirvan estas líneas para recordar y tener siempre presente aquello que ocurrió, que se olvida y oculta. Por la memoria de todos los que lucharon por un Justo Ideal y una Noble Causa.

El Enigma de Hitler (León Degrelle)

"Adolf Hitler - usted lo conoció -; ¿como era él?". Me han preguntado esto mil veces desde 1945, y nada es más difícil de contestar. Aproximadamente doscientos mil libros han tratado sobre la Segunda Guerra Mundial y su figura principal, Adolf Hitler. ¿Pero ha sido el verdadero Hitler descubierto por alguno de ellos?. "El enigma de Hitler está por encima de cualquier comprensión humana", sentenció una vez el semanario alemán Die Zeit. Salvador Dalí, artista genial, intentó penetrar en dicho misterio en uno de sus cuadros más dramáticos. Enormes montañas a lo largo de todo el lienzo, dejando sólo unos pocos metros iluminados de costa con unas diminutas figuras humanas: Los últimos testigos de la paz que moría. Un enorme teléfono, del cual caían lágrimas de sangre, colgado de un árbol muerto; y por todos lados paraguas y murciélagos cuyos augurios eran los mismos. Dalí dijo "El paraguas de Chamberlain aparecía en el cuadro con una luz siniestra, más evidente por el murciélago, y me sorprendió cuando lo pinté como algo de una enorme angustia". El luego confesó: "Consideré esta pintura como profética. Pero he de confesar que tampoco yo he desvelado el enigma de Hitler todavía. Me atrajo sólo como un objeto de mis locas imaginaciones y por ver en él a una persona que era capaz, como ninguna otra, de darle la vuelta a las cosas". Una gran lección de humildad para todas las críticas que han salido a imprenta desde 1945 con sus miles de libros 'definitivos', la mayoría insolentes, sobre el hombre que preocupó tanto a Dalí, que cuarenta años después seguía todavía angustiado e incierto ante la presencia de su propia obra alucinatoria. Aparte de Dalí, ¿quien más ha intentado alguna vez presentar un objetivo retrato de este extraordinario hombre a quien Dalí etiquetó como la figura más explosiva en la Historia de la Humanidad?.

Como la campana de Pavlov

Las montañas de libros sobre Hitler, basados todos en ellos en el odio y la ignorancia, han hecho muy poco por explicar o describir al hombre más poderoso que el mundo jamás haya visto. Y pienso, ¿en que se parecen estos disparatados retratos de Hitler al hombre que yo conocí?. El Hitler sentado al lado mío, de pie, hablando, escuchando. Se ha vuelto imposible decirles a las personas que todas las fantásticas leyendas que durante décadas han leído o escuchado en la televisión simplemente no se corresponden con la realidad. Las personas aceptan como realidad aquellas fantasías que les han repetido miles y miles de veces. Sin embrago nunca han visto a Hitler, nunca le han hablado y nunca han le han oído hablar. El nombre de Hitler evoca inmediatamente la imagen de un demonio haciendo muecas, la fuente de todas las emociones negativas. Como la campana de Pavlov, toda mención a Hitler se realiza prescindiendo de la substancia y realidad. En un futuro, sin embargo, la historia demandará algo más que estos brevísimos juicios de hoy en día.

Extrañamente atractivo

Hitler siempre está presente ante mis ojos: Como un hombre de paz en 1936, como un hombre de guerra en 1944. No es posible el haber sido testigo directo de la vida de un hombre tan extraordinario y no estar marcado para siempre. No pasa ni un día en que Hitler me viene a la memoria, no como un hombre muerto hace tiempo, sino como un ser real que camina por su despacho, que se sienta en su silla, que atiza los troncos ardiendo de su chimenea. Lo primero que uno notaba nada más verle era su pequeño bigote. Incontables veces le asesoraron que se lo quitase, pero siempre lo rechazó: La gente estaba acostumbrada a él como era. No era alto, no más que Napoleón o Alejandro Magno. Hitler tenía unos profundos ojos azules que muchos encontraban embrujadores, aunque yo no pensaba así. Tampoco noté la corriente eléctrica que decían que daban sus manos. Nos dimos la mano bastantes veces y nunca recibí esa corriente. Su cara reflejaba emoción o indiferencia según la pasión o apatía del momento. A veces parecía que estaba aletargado, sin decir nada, mientras su mandíbula parecía estar haciendo añicos un objeto en el vacío. Entonces se avivaría de repente y te dirigía una alocución como si estuviese hablando para cientos de miles en la explanada del Tempelhof en Berlín. Entonces se transfiguraba. Incluso su complexión, normalmente incluso apagada y fría, se encendía al hablar. Y en esos momentos puedo asegurar que Hitler era extrañamente atractivo, como si tuviese poderes mágicos.

Vigor excepcional

Cuanto pudiera parecer demasiado solemne en un principio, él lo suavizaba con un toque de humor. La palabra pintoresca, la frase sarcástica estaban a su alcance. En un instante podía dibujar un cuadro de palabras, o salir al pase con una inesperada y convincente comparación. Podía ser discordante e incluso implacable en sus opiniones y ser al mismo tiempo sorprendentemente conciliador, sensible y agradable. Después de 1945 Hitler fue acusado de todas las crueldades, pero no era ser cruel su forma de ser. Amaba a los niños. Era algo totalmente normal en él parar su coche y compartir su comida con los jóvenes ciclistas que iban por la carretera. Una vez le dio su abrigo a un indigente que estaba empapado bajo la lluvia. A medianoche interrumpía su trabajo para dar de comer a Blondi, su perro. No podía comer carne porque representaba la muerte de una criatura viviente. Rechazaba que fuesen sacrificados para alimentarle, ya fuese un conejo o una trucha. Permitía sólo huevos en su mesa, ya que ello suponía que no se mataba al animal, que no se le hacía daño. Los hábitos alimenticios de Hitler eran una fuente continua de sorpresas para mi. Como podía alguien, con una agenda tan apretada, que tomaba parte en decenas de miles de actos masivos, en los cuales salía completamente mojado por su sudor, que perdía muchas veces uno o dos kilos en ello; que dormía sólo tres o cuatro horas cada noche; y que, desde 1940 hasta 1945 llevó al mundo entero sobre sus espaldas gobernando sobre 380 millones de Europeos; ¿como, pensaba yo , podía sobrevivir físicamente con sólo un huevo cocido, unos pocos tomates, dos o tres tortas, y un plato de pasta?. ¡pero de hecho ganaba peso!. Sólo bebía agua. No fumaba ni permitía que se fumara en su presencia. A la una o dos de la noche podía estar hablando, cerca de su chimenea, despierto, y a veces divertido. Nunca mostró ningún síntoma de debilidad. Los que estaban con el podrían estar muertos de sueño, pero Hitler no. Fue descrito como un cansado hombre mayor. Nada más lejos de la realidad. En Septiembre de 1944, cuando se dijo que estaba senil, pasé una semana con él. Sus condiciones físicas y mentales eran excepcionales. El intento de asesinato que se realizó el día 20 no hizo más que aumentar su vigor. Tomaba el té en su cuarto tan tranquilo como si estuviese en el pequeño apartamento que tenía en la Cancillería antes de la guerra, o disfrutando con las vistas de nieve y claro cielo azul que se veían desde la gran ventana del Berchtesgaden.

Autocontrol de hierro

Al final de su vida es cierto que su espalda se curvó, pero su mente permaneció tan despejada como siempre. El testamento que dictó con enorme entereza el mismo día de su muerte el 29 de Abril de 1945 nos sirve de prueba de ello. Napoleón en Fontainebleau no estuvo sin momentos de pánico antes de su abdicación. Hitler simplemente dio las manos a sus camaradas en silencio, desayunó como otro día cualquiera y luego fue a encontrar la muerte como si se fuese a dar un paseo. ¿Cuando en la historia se ha visto una tragedia tan grande llevada a cabo con este control de unos mismo?. La más notable característica de Hitler era su sencillez. Los más complejos problemas se convertían en su mente en unos pocos principios básicos. Sus acciones eran engranadas por ideas y decisiones que podían ser comprendidas por cualquiera. El obrero de Essen, el agricultor, el industrial del Ruhr, y un profesor de universidad podían seguir fácilmente su línea de pensamiento. La enorme claridad de sus razonamientos hacía todo obvio. Su comportamiento y su estilo de vida no cambio un ápice aún cuando se convirtió en el dirigente de Alemania. Vivía y se vestía modestamente. Durante sus días en Munich no se gastaba más de un marco al día en comida. En ningún momento de su vida se gastó algo en si mismo. Nunca en los 13 años que estuvo en la Cancillería llevó una cartera o tenía dinero encima.

Mente privilegiada

Hitler fue un autodidacta y no lo ocultó en ningún momento. Los engreídos y elegantes intelectuales, sus brillantes ideas empaquetadas como pilas de una linterna, le irritaban a veces. Su conocimiento lo alcanzó gracias a intensos y selectivos estudios, y sabía mucho más que miles de académicos premiados. No creo que nunca alguien leyera más que él. Solía leer un libro al día, empezando siempre por la conclusión y el índice para calibrar el interés de la obra. Tenía la capacidad de extraer la esencia de cada libro y archivarla en su mente enciclopédica. Le he oído hablar sobre complicados libros científicos si ningún error, incluso en los momentos más importantes de la guerra. Su curiosidad por el saber era ilimitada. Estaba familiarizado con las obras de los más diversos autores, y nada era demasiado complejo para su comprensión. Tenía un amplio conocimiento y comprensión sobre Buda, Confucio y Jesucristo, así como de Lutero, Calvino y Savonarola; sobre genios de la Liteatura como Dante, Schiller, Shakespeare y Goethe; y sobre escritores analíticos como Renan y Gobineau, Chamberlain y Sorel. Había aprendido Filosofía estudiando a Aristóteles y Platón. Podía citar textos enteros de Schopenhauer de memoria, y por un espacio prolongado llevó consigo una edición de bolsillo de Schopenhauer, Nietzsche le enseño mucho sobre el poder de la voluntad. Su sed de conocimientos era inagotable. Se pasó cientos de horas estudiando las obras de Tácito y Mommsen, de estrategas militares como Clausewitz, de constructores de imperios como Bismarck. Nada escapaba de su cultura: Historia Universal o Historia de las Civilizaciones. el estudio de la Biblia y el Talmud, la filosofía Tomista y todas las obras maestras de Homero, Sofocles, Horacio, Ovidio, Tito y Cicerón. Conocía a Julio el Apóstata como si fuese su contemporáneo. Su conocimiento alcanzaba la mecánica. Sabía como funcionaban las máquinas; comprendía la balística de varias armas; y dejó atónitos a los mejores científicos de la medicina con sus conocimientos de biología y medicina. La universalidad del conocimiento de Hitler puede sorprender o enojar a los que lo desconocían, pero es sin embargo un hecho histórico: Hitler fue una de las personas más cultas de este siglo. Muchas veces más que Churchill, una mediocridad intelectual; o que Pierre Laval, con su mero conocimiento superficial de la Historia; o que Eisenhower, que nunca pasó de las novelas de detectives.

El joven arquitecto

Incluso durante sus primeros años, Hitler era diferente del resto de los niños. Tenía una fuerza interior y era guiado por su espíritu e instintos. Podía dibujar con habilidad cuando tenía sólo once años. Sus primeros dibujos y acuarelas, a la edad de 15, estaban llenas de poesía y sensibilidad. Uno de sus más notables obras de sus primeros tiempos 'Fortress Utopia' (utopía de fortaleza), nos muestra que también fue un artista de una poco común imaginación. Su orientación artística tomó varias formas. Escribió poesía desde que era chico. Dictó una obra entera a su hermana Paula, que se sorprendió por su orgullo. A la edad de 16, en Viena, se embarcó en la creación de una ópera. Incluso diseñó el escenario, así como el vestuario; y, por supuesto, los protagonistas eran héroes wagnerianos. Mas que un artista Hitler fue por encima de todo un arquitecto. Cientos de sus obras son notables, tanto por su pintura como por su arquitectura. Podía describir de memoria y con todo detalle la cúpula de una iglesia o las complejas curvas del hierro forjado. Fue, sin duda, su sueño de convertirse en un arquitecto lo que le llevó a Viena a principios de siglo. Cuando uno ve los cientos de dibujos, bocetos y pinturas que creó en dicha época, así como su dominio de las figuras tridimensionales, le parece sorprendente que los examinadores de la Academia de Arte le suspendieran por dos veces consecutivas. El historiador alemán Werner Maser, que no fue precisamente un amigo de Hitler, criticó a sus examinadores: "Todos sus trabajos revelaban un extraordinario conocimiento y dominio de la arquitectura. El constructor del Tercer Reich dio motivos para que la Academia de Artes estuviese avergonzada.". En su cuarto, Hitler siempre tuvo una vieja fotografía de su madre. La memoria de la madre a la que amó estuvo con él hasta el mismo día de su muerte. Antes de morir, el 30 de Abril de 1945, puso la fotografía de su madre frente a él. Ella tenía ojos azules como su hijo y un rostro similar. Su intuición materna le indicó que su hijo era diferente a los demás niños. Actuó como si supiese del destino de su hijo. Cuando murió, se sintió angustiada por el inmenso misterio que rodeaba a su hijo.

Origen humilde

Durante sus años de juventud Hitler vivió una vida parecida a la de un recluso. Su gran deseo era el de retirarse del mundo. Era una persona reflexiva, en el fondo un solitario, que comía exiguas comidas, pero que devoraba los libros de las tres bibliotecas públicas. Se abstenía de conversaciones y tenía pocos amigos. Era casi imposible imaginarse un destino tal, en el que un hombre que empezó con tan poco llegó a tan altas alturas. Alejandro Magno era el hijo de un rey. Napoleón, miembro de una familia bien, fue general a los 24. Quince años después de Viena Hitler era todavía un total desconocido. Otros miles de personas tuvieron más oportunidades que él de dejar su huella en el mundo. Hitler no se preocupaba mucho de su vida personal. En Viena vivía en una sucia y vieja pensión. Gracias a ello pudo alquilar un piano que ocupaba media habitación, y se concentró en componer su ópera. Vivía de pan, leche y sopa de verduras. Su pobreza era real. Ni siquiera tenía un abrigo. Recorría las ciudades en días de nieve. Transportaba equipaje en la estación de trenes. Pasó muchas semanas en centros de acogida de gente sin hogar. Pero nunca dejó de pintar o escribir. A pesar de su gran pobreza Hitler se las apañó para tener una apariencia aseada. Todos los caseros y caseras de Viena y Munich le recordaban por sus buenas maneras y su gran disposición. Su comportamiento fue intachable. Su cuarto estaba siempre impecable, sus pocas pertenencias siempre ordenadas, y su ropa siempre bien colgada y doblada. Lavaba y planchaba su propia ropa, algo que en esa época poca gente hacía. No necesitaba casi de nada para sobrevivir, y el dinero que sacaba en la venta de sus pinturas era suficiente para obtener todo lo que necesitaba.

En busca del destino

Impresionado por la belleza de la iglesia del monasterio de los Benedictinos, en la que participaba en su coro y como monaguillo, Hitler soñó por un instante en convertirse en monje Benedictino. Y fue por entonces también, cuando cada vez que atendía a la Misa pasaba por debajo de la primera esvástica que jamás vio: Estaba tallada en el escudo de piedra de la puerta de la abadía. El padre de Hitler, un funcionario de aduanas, quiso que el chico siguiese sus pasos. Su tutor le animó a que se convirtiese en monje. Por el contrario Hitler fue, más bien escapó, a Viena. Y allí, frustrado en sus aspiraciones artísticas debido a los mediocres burócratas de la academia, pasó al aislamiento y a la meditación. Perdió en la gran capital del Imperio Austrohúngaro, se dispuso a buscar su destino. Al cumplirse los primeros 30 años de su vida, el 20 de Abril de 1889, el nombre de Hitler no le decía nada a nadie. Había nacido ese día en Baunau, una pequeña ciudad en el valle de Inn. Durante su tiempo en Viena pensó asiduamente en su modesto hogar, y particularmente en su madre. Cuando ésta cayó enferma, volvió a casa para cuidar de ella. Durante semanas la asistió, hizo todas las labores del hogar, y la apoyó como su hijo más querido. Cuando finalmente murió, en Nochebuena, su dolor era inmenso. Abrumado por el pesar, la enterró en el pequeño cementerio. "Nunca he visto a nadie tan abatido por el dolor", dijo el médico de su madre, que curiosamente era judío.

Un alma fuerte

Hitler no estaba todavía concentrado en la política, pero sin realmente saberlo, esa era la carrera para la que más era llamado a desempeñar. La política se combinaría finalmente con su pasión por el arte. El Pueblo, las masas, serían la arcilla a la que el escultor daría una forma inmortal. La arcilla humana se convertirían para él en un bello trabajo como si se tratase de una de las esculturas de mármol de Myron, de una pintura de Hans Makart o de la trilogía de Wagner. Su amor por la música, arte y arquitectura no le separaron de su vida política y su conciencia social en Viena. Para poder sobrevivir trabajó como un peón codo con codo con otros trabajadores. Era un silencioso espectador, pero nada escapaba de él: Ni la vanidad y el egoísmo de la burguesía, ni la pobreza material y moral del Pueblo, ni los cientos de miles de obreros que se agitaban por las anchas avenidas de Viena con el miedo en sus corazones. También se dio cuenta de la creciente presencia en Viena de barbudos judíos con sus caftanes. Algo no visto en Linz. "¿Cómo podían ser ellos alemanes?", se preguntaba a sí mismo. Leyó las estadísticas: En 1860 vivían 69 familias judías en Viena; 40 años después eran 200.000. Estaban en todas partes. Observó su invasión en las universidades y en las profesiones médicas y de leyes, así como el control que tenían sobre los periódicos. Hitler estaba expuesto a las pasionales reacciones de los obreros con respecto a esta influencia, pero los obreros no estaban solos en su infelicidad. Había muchas personas importantes en Viena y Hungría que no ocultaban lo que consideraban una invasión extranjera en su país. El alcalde de Viena, democrático-cristiano y gran orador, era vivamente escuchado por Hitler. Hitler también estaba concienciado por el destino de los ocho millones de alemanes austríacos que estaban separados de Alemania, y por tanto privados de la nacionalidad alemana a la que tenían derecho. Consideraban al Emperador Francisco José como un áspero y mezquino viejo hombre incapaz de solucionar los problemas de esos momentos y las aspiraciones de futuro. Calladamente, el joven Hitler estaba sumando más y más cosas en su mente. Primero: Los austríacos eran parte de Alemania, la Patria común. Segundo: Los judíos eran extranjeros en la comunidad alemana. Tercero: El patriotismo sólo era válido si era compartido por todas las clases. La gente común con la que Hitler compartió dolor y humillación eran la misma parte de la Patria que los millonarios de la alta sociedad. Cuarto: La lucha de clases condenaría, tarde o temprano, tanto a los trabajadores como a los patronos a la ruina del país. Ninguna nación puede sobrevivir a la lucha de clases; sólo la cooperación entre los trabajadores y los patronos puede beneficiar al país. Los trabajadores deben de ser respetados y vivir con decencia y honor. La creatividad nunca debe de ser sofocada. Cuando Hitler después dijo que había formado su doctrina política y social en Viena dijo la verdad. Diez años después, sus observaciones en Viena se convertirían en realidad. De este modo tuvo que vivir Hitler por unos años en la populosa ciudad de Viena como un virtual paria, pero observando silenciosamente cuanto ocurría alrededor suyo. Su fuerza le vino desde dentro. Los hombres excepcionales siempre se sienten solos entre una muchedumbre de gente. Hitler vio en su soledad una magnífica oportunidad para meditar y no para convertirse en alguien que no pensaba. Para no perderse en un estéril desierto, un alma fuerte busca refugio dentro de uno mismo. Hitler poseía un alma así.

La palabra

La iluminación en la vida de Hitler vendría gracias a la Palabra. Todo su talento artístico sería encauzado gracias a su maestría en la comunicación y la retórica. Hitler nunca concibió las conquistas populares sin el poder de la Palabra. Podía encantar y ser encantado por ella. Conseguía la máxima realización cuando la magia de sus palabras inspiraban el corazón de las masas con las que conversaba. Sentía que volvía a nacer cada vez que comunicaba con mística belleza los conocimientos que había adquirido en su vida. La encantadora retórica de Hitler permanecerá, por mucho tiempo, como amplio objeto de estudio de psicoanalistas. El poder de la palabra de Hitler es la clave. Sin ella, nunca hubiera habido una era Hitleriana.

Fe transcendental

¿Creía Hitler en Dios?. Creía profundamente en Dios. Llamaba a Dios el Todopoderoso, maestro de todo lo que es conocido y desconocido. Los propagandistas describieron a Hitler como un ateo. No lo era. Sentía desprecio por los clérigos hipócritas y materialistas, pero no era el único que así pensaba. Creía en la necesidad de modelos y dogmas teológicos, sin los cuales, decía repetidamente, la gran institución de la Iglesia Cristiana se derrumbaría. Estos dogmas chocaban con su inteligencia, pero reconocía que era duro para una mente humana abarcar todos los problemas de la creación, su ilimitada extensión y su imponente belleza. El aprendió que todo humano tenía necesidades espirituales. La canción de un ruiseñor, la forma y color de una flor, le llevaban continuamente a los problemas de la creación. Nadie en el mundo me ha hablado tan elocuentemente acera de la existencia de Dios. No tenía este punto de vista por haber sido educado como un cristiano, sino porque su mente analítica le llevaba al concepto de Dios. La fe de Hitler trascendía de fórmulas y accesorios. Dios era para él la base de todo, el ordenador de todas las cosas, de su destino y del de todos los demás.